Coalición insta a Legisladores abrir la Oficina de Prevención de Violencia Armada

Los sobrevivientes de la violencia armada y aquellos que trabajan en la comunidad para detener su propagación se reunieron en el Capitolio recientemente, para instar a los legisladores a crear y financiar una Oficina de Prevención de la Violencia Armada y declarar la violencia armada como una crisis de salud pública.

Janet Rice contó cómo su único hijo -Shane Oliver- murió hace nueve años tras recibir un disparo durante un altercado verbal. También recordó que Randell Jones, de 3 años, fue asesinado a tiros el año pasado, mientras estaba sentado en el auto de su madre, esperando un regalo especial de la tienda de la esquina. Mencionó a Sylvia Cordova, una abuela que fue asesinada a tiros mientras preparaba la cena en su casa, y Heriberto García, quien recibió un disparo en la espalda de un amigo. Y mencionó una muerte reciente, Allison McCoy, asesinada a tiros mientras dormía en su cama.

El problema que se estaban reuniendo para discutir no era nuevo, dijo Rice. “Esta epidemia ha estado ocurriendo durante décadas”.

La manifestación tuvo lugar en el noveno aniversario de March for Change Rally, cuando 5.000 personas se reunieron tras el tiroteo en la Escuela Primaria Sandy Hook para exigir cambios en las leyes de armas de Connecticut, y el cuarto aniversario del tiroteo en la escuela Parkland, en el que 17 personas fueron delicado.

Los homicidios con armas alcanzaron un máximo de 25 años en Connecticut el año pasado, reflejando las tendencias nacionales. Las víctimas eran desproporcionadamente personas de color. De las 118 personas que murieron en un homicidio relacionado con armas de fuego en 2021, el 65% eran negros, dijo Jeremy Stein, director ejecutivo de CT Against Gun Violence, en la manifestación.

Una hora antes de la conferencia de prensa, el Comité de Salud Pública acordó realizar una audiencia pública para un proyecto de ley que establecería una Oficina de Prevención de la Violencia Armada y declararía la violencia armada como una crisis de salud pública.

La violencia armada es tan contagiosa como el COVID-19, dijo Jacqueline Santiago, directora ejecutiva de COMPASS Youth Collective, una organización que, según Santiago, trabaja con jóvenes “que están en ambos lados del arma: son impulsores de la violencia o víctimas de la violencia, porque la violencia es un problema de salud pública”.

Kelan Lyons (CT Mirror)