SALUD: Consejos simples para cuidar tu presión arterial

Casi 1,000 personas mueren a diario por afecciones relacionadas con la hipertensión – pero a menudo  no se diagnostica hasta que es demasiado tarde. A diferencia de las variaciones regulares en la presión arterial que ocurren entre actividades, la hipertensión ocurre cuando la presión arterial no regresa a un nivel normal. La presión continuamente elevada causa daño a los vasos sanguíneos y aumenta el riesgo de una serie de afecciones médicas crónicas, que incluyen enfermedad de las arterias coronarias, ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad renal y accidente cerebrovascular.

Lo que hace que la hipertensión sea tan difícil de detectar es que a menudo no hay síntomas asociados, simplemente una lectura elevada de la presión arterial, explicó Steven Borer, DO, cardiólogo acreditado con el Heart & Vascular Institute de Hartford HealthCare. Cuando se desarrollan los síntomas de la enfermedad cardíaca o de la insuficiencia cardíaca, el daño ya está hecho”, explica el Dr. Borer. “Sin embargo, es posible que algunas personas tengan síntomas cuando su presión arterial es muy alta, incluidos dolores de cabeza, hemorragias nasales, cambios visuales, mareos, palpitaciones, dolores en el pecho o dificultad para respirar”. El Dr. Borer enfatizó la importancia de controlar su presión arterial con regularidad para asegurarse de que esté en un rango saludable, idealmente no más de 130/80. 

Se puede comprobar en una visita a tu proveedor de atención primaria, un examen de salud o con un monitor de presión arterial automático en el hogar. Antes de los 40 años, los adultos deben controlar su presión arterial aproximadamente una vez cada uno o dos años. Después de los 40 años, debe revisarse al menos una vez al año y con mayor frecuencia si se observa una lectura elevada.

Si tu presión arterial es alta, hay varias formas de abordar el problema sin medicamentos. “Las personas que comen alimentos más saludables, hacen ejercicio con regularidad, evitan sustancias peligrosas (como fumar o consumir mucho alcohol) y tienen un peso corporal normal tienen muchas menos probabilidades de tener hipertensión”, dice el Dr. Borer. “Por ejemplo, por cada dos libras de pérdida de peso, la presión arterial tiende a disminuir alrededor de 1 mmHg. Por lo tanto, si alguien pierde entre 10 y 20 libras, puede reducir su presión arterial entre 5 y 10 mmHg, lo que es similar al efecto de algunos medicamentos”.

Los enfoques dietéticos para detener la hipertensión (también conocidos como DASH) sugieren comer una variedad de alimentos ricos en potasio, fibra y proteínas y bajos en sodio y grasas saturadas, como verduras, frutas, granos integrales y productos lácteos sin grasa o bajos en grasa, pescado, aves, frijoles, nueces y aceites vegetales.

Los alimentos comunes que se deben evitar o minimizar incluyen la carne roja, la carne procesada (incluyendo el tocino, las salchichas, los perros calientes y muchos embutidos), los bocadillos altamente procesados (como las donas y las barras de chocolate) y las bebidas azucaradas. La actividad física también puede ayudarlo a mantener un peso saludable y reducir su presión arterial.

Las Pautas de Actividad Física para Estadounidenses recomiendan que los adultos hagan al menos 2 horas y 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada, como caminar a paso ligero o andar en bicicleta cada semana, lo que puede reducir la presión arterial otros 5 mmHg. Incluso cantidades menores de ejercicio, como de 15 a 30 minutos a la semana, pueden brindar beneficios para la salud.

“Al realizar cambios, es importante comenzar con establecer objetivos muy realistas y alcanzables, incluso si parecen muy pequeños”, dice el Dr. Borer. “Una vez que se logran esos objetivos, se pueden establecer y trabajar nuevos objetivos. Alcanzar estos pequeños objetivos garantizará un mayor éxito que hacer cambios drásticos todos a la vez”.

Mercedes Sánchez (Camelo Communication)