Vigilia en Norwalk llamó a terminar con el racismo y la violencia actual

El líder de la mayoría del Senado, Bob Duff, y otros líderes de Norwalk realizaron una vigilia el miércoles 18 de mayo, en honor a las víctimas del tiroteo masivo racista en Buffalo, Nueva York del 14 de mayo, y prometieron denunciar el racismo y hacer más para prevenir los ataques racistas.

“Necesitamos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para denunciar el racismo, denunciarlo donde sea que lo veamos y asegurarnos de erradicarlo”, dijo Duff. Además agregó que Connecticut ha hecho un esfuerzo para detener los ataques racistas. Recordemos que nuestro Estado aprobó este año una ley que identificó el racismo como una emergencia de salud pública.

También dijo que las políticas de control de armas y la reciente aprobación de la legislación sobre salud mental deberían ayudar.

Duff dijo que deseaba que el Congreso aprobara una legislación similar a la de Connecticut y que leyes más estrictas a nivel nacional dificultarían el movimiento de armas entre los Estados.

“Connecticut es el cuarto estado más seguro de la nación”, aseguró. “Y hemos visto una reducción en la violencia armada desde la tragedia de Sandy Hook debido a las leyes que aprobamos” desde entonces”.

Más de 100 personas participaron de la vigilia en el parque de la ciudad de Norwalk. Asistieron el alcalde de Norwalk, Harry Rilling, miembros de CT Against Gun Violence, líderes religiosos locales, miembros de la junta de educación y miembros del Concejo de la ciudad.

El Concejal Greg Burnett, quien es afroamericano, dijo que el mismo habría sido un objetivo si hubiera Estado en esa tienda de comestibles en Buffalo durante el ataque.

“¿Cuántos tiroteos sin sentido se necesitarán antes de que se tomen medidas reales para abordar esto?” dijo. “Debemos ser más proactivos para poner fin a estos ataques violentos contra personas de diferentes razas, etnias, orígenes religiosos, así como la comunidad LGBTQ+. El momento de actuar es ahora”.

Jeremy Stein, director ejecutivo de CT Against Gun Violence, dijo que las personas negras y marrones se ven afectadas de manera desproporcionada por la violencia armada y que los hombres negros tienen 39 veces más probabilidades de ser víctimas de la violencia armada en Connecticut.

El Representante Estatal Travis Simms, quien es afroamericano, dijo que la violencia armada ha afectado mucho a su familia. Su hermano mayor fue asesinado a tiros el día de Navidad de 2007. Luego, su hermano gemelo recibió un disparo en su cumpleaños número 18 y sobrevivió.

“Tenemos que asegurarnos de presionar a nuestros legisladores y representantes en D.C. para que elaboren reformas que realmente aborden estos problemas con los que hemos estado lidiando”, dijo.

Kara Nelson Baekey, miembro de la junta de educación y fundadora del capítulo del condado de Fairfield de Moms Demand Action for Gun Sense in America, manifestó que se involucró en el activismo de prevención de la violencia armada después de Sandy Hook.

“Pero el hecho es que hubo un par de personas que recibieron disparos en las calles de Hartford ese mismo día [el día del tiroteo en Sandy Hook] a las que nadie prestó atención”, dijo. “Eso está sucediendo todos los días aquí en Connecticut y en todo el país”.

Stuart Garrelick, un abuelo y residente de Norwalk desde hace mucho tiempo, dijo que tenía “graves preocupaciones” con el país en el que está dejando a sus nietos. “Necesitamos que nuestros líderes electos hagan más que dar discursos, que nos den acciones que puedan llevarse a cabo y no tener vigilias cada dos semanas”.

Jessica Bravo (CT Mirror)