El precio de la gasolina alcanzó un récord histórico en Connecticut

Los altos precios de la gasolina tienen a Republicanos y Demócratas luchando por encontrar opciones para brindar alivio a los automovilistas de Connecticut.

El contendiente Republicano a Gobernador Bob Stefanowski pidió el miércoles la suspensión de los impuestos estatales aplicados a la gasolina, mientras que los Republicanos de la Cámara y el Senado programaron una conferencia de prensa para este jueves para revelar un plan de alivio.

Mientras tanto, los líderes de las mayorías Demócratas en la Cámara y el Senado se han reunido con la administración del Gobernador Ned Lamont esta semana para considerar opciones para aliviar los presupuestos familiares que se ven afectados.

El precio minorista promedio de la gasolina regular informado el miércoles por AAA llegó a $4.42 en Connecticut, la marca más alta registrada en la historia del Estado. Eso también es un 20% más alto que el 23 de febrero, el día antes de que Rusia invadiera Ucrania, un movimiento que hizo tambalear a los mercados petroleros.

Según la Asociación de Comercializadores de Energía de Connecticut, una coalición de los principales distribuidores de combustible, el precio mayorista en New Haven Harbor, el sitio de importación de combustible más grande del Estado, ha aumentado un 22% desde el 1 de marzo.

Connecticut actualmente impone un impuesto minorista fijo de 25 centavos por galón sobre la gasolina.

También grava las transacciones mayoristas en un 8,1 %, aunque un recargo aprobado por el Estado aumenta efectivamente la tasa al 8,81 %. Y aunque a las gasolineras se les cobra este impuesto, incorporan el costo al precio que se les cobra a los automovilistas.

Cada vez que el precio mayorista supera los $3 por galón (llegó a $3,40 para comenzar la semana en el puerto de New Haven), un tope promulgado en 2012 limita el impuesto a 26,4 centavos, como si el precio mayorista fuera solo $3.

Eso significa que los automovilistas actualmente pagan alrededor de 51 centavos por galón en impuestos estatales cuando llenan el tanque.

Los dos impuestos al combustible recaudan cerca de $680 millones en 12 meses. Suspenderlos durante nueve meses, digamos de abril a diciembre, podría eliminar cerca de $500 millones en ingresos.

Stefanowski señaló que el estado tiene $ 3.1 mil millones en su reserva presupuestaria de emergencia y puede afrontar el golpe sin dañar el programa de transporte.

Pero otros dicen que es un alto precio a pagar cuando no hay garantía de que los automovilistas obtengan los beneficios.

Keith M. Phaneuf (CT Mirror)