LocalesPrimera Plana

Conductores se manifestaron en el Capitolio estatal pidiendo mejores salarios

Los conductores o choferes de viajes compartidos con sede en Connecticut acudieron al Capitolio estatal en Hartford el jueves para protestar contra los bajos salarios y las prohibiciones de recoger pasajeros en los aeropuertos de la ciudad de Nueva York. Dijeron que las prohibiciones hacen que sea más difícil ganarse la vida y quieren que el Estado intervenga.

Alex Johnson, miembro de Connecticut Drivers United, una organización de defensa, es uno de los muchos conductores que dijeron que no pueden vivir de sus ganancias.

“Esto son cinco dólares y algo de cambio para tres entregas, tres restaurantes, tres casas; se supone que tomará 45 minutos, pero les prometo que con todo el tiempo de espera, tomará una hora”, dijo Johnson. “Pero nuestro salario mínimo es de $14”.

Johnson, de 29 años, se puso de pie con otros miembros del grupo en Hartford y desafió el clima frío para apoyar el proyecto de ley del Senado estatal propuesto. El concepto daría a los conductores un pago mínimo por viaje, haría que las compañías de viajes compartidos paguen tarifas como los peajes y proporcionaría recibos a los conductores y pasajeros.

Obtener un salario base ayudaría a trabajadores como Johnson.

“Entendemos que, como trabajadores independientes, no estamos sujetos a los estándares de salario mínimo”, dijo Johnson. “Creen que no podemos bajar más, pero mira, lo harán si no defendemos los estándares salariales”.

Un pago mínimo por viaje es diferente del salario mínimo, según Soledad Slowing-Romero, una estudiante de la Facultad de Derecho de Yale que trabaja con Connecticut Drivers United.

El pago mínimo significa que un conductor obtendría una tarifa base por viaje. El salario mínimo se aplicaría a los trabajadores, pero los conductores de viajes compartidos se clasifican como contratistas independientes. Como resultado, según un comunicado de la CDU, algunos conductores han trabajado hasta 60 horas a la semana pero solo ganaron $600 durante ese período de tiempo, que es menos del salario mínimo.

El proyecto de ley también requeriría que los funcionarios estatales llegaran a un acuerdo con otros estados como Nueva York, otorgando a los conductores de Connecticut permiso para recoger pasajeros en los aeropuertos de Nueva York.

Actualmente, los conductores en Connecticut pueden dejar pasajeros en los aeropuertos de Nueva York, pero no pueden recoger pasajeros allí. Solo aquellos que tienen una licencia de la Comisión de Taxis y Limusinas de la ciudad de Nueva York pueden recoger tarifas en los aeropuertos de la ciudad de Nueva York. Pero los conductores con base en Nueva York pueden dejar y recoger pasajes en Connecticut.

Deborah Wright, directora política de la Región 9A de la UAW, dijo que esto hace que los conductores de Connecticut pierdan lo que podría haber sido su dinero.

“En muchos sentidos, es una pérdida de ganancias para ellos”, dijo Wright.

Los conductores, dijeron los miembros de la CDU, conducen rutinariamente a Nueva York para dejar pasajeros, pero los conductores tienen que pagar los peajes de su bolsillo. El precio para ingresar al distrito de Queens de la ciudad de Nueva York, donde se encuentran los aeropuertos LaGuardia y John F. Kennedy, es de $10,17 con el precio completo y $6,55 con E-ZPass para un viaje de ida.

El proyecto de ley tiene el respaldo de dos senadores estatales, Julie Kushner, D-Danbury, y Martin Looney, D-New Haven. Pero si se aprueba, el proyecto de ley solo les daría a los conductores la mayor parte de lo que piden. El proyecto de ley solo ordenaría que el estado negocie con otros estados para permitirles el acceso a tarifas como en Nueva York.

Todavía no está claro cómo sucedería eso, según Slowing-Romero.

“Esa es una pregunta que todavía estamos considerando”, dijo Slowing-Romero. “Todavía estamos en las primeras etapas del proceso”.

Aún no se ha fijado una fecha para votar sobre el proyecto de ley, según Slowing-Romero.

Uber no respondió a una solicitud de comentarios, pero Lyft sí.

El proyecto de ley, según el portavoz de Lyft, CJ Macklin, aumentaría los precios.

“Los cambios propuestos en este proyecto de ley son tan dramáticos que pondrían en peligro la asequibilidad del servicio”, dijo Macklin. “Esto afectaría de manera desproporcionada a nuestras comunidades desfavorecidas en un momento en que ya están lidiando con una inflación récord y, en última instancia, significaría que los conductores se llevarían a casa menos de lo que tenían antes”.

Eddy Martinez (CT Public TV)

Share / Comparte, es gratis!