Historia de un periodista cubano que llegó a Connecticut y espera asilo político

En un fin de semana reciente, el periodista cubano Reynaldo Cruz Díaz informaba sobre un partido de béisbol antiguo en Muzzy Field en Bristol, Connecticut. “Estoy bastante seguro de que cuando publique las fotos y todo eso, la gente en Cuba lo mirará y dirá ‘wow’”, dijo.

Cruz huyó recientemente de Cuba en medio de crecientes restricciones a la libertad de expresión y varias amenazas dirigidas. Su caso está programado para presentarse ante un juez de inmigración en noviembre.

“Me encantaría seguir ayudando a mi país. Soy un cubano orgulloso”, dijo. “Pero una de las cosas que me pusieron realmente me conmovieron fue cuando leí que Mark Twain había dicho: ‘El patriotismo es defender a tu país todo el tiempo y a tu gobierno cuando lo merece’.

Cruz lanzó una revista de béisbol en línea en Cuba hace aproximadamente una década llamada “Universo Beisbol”. En ese momento trabajaba como fotógrafo en un periódico local del Partido Comunista.

“La gente no tenía información sobre las ligas mayores”, dijo Cruz. “Y hay una brecha en Cuba cuando se trata de la historia del juego. El gobierno ha hecho un trabajo muy, muy “bueno” –y “bueno” entre comillas– al impedir que la gente conozca la historia del béisbol en Cuba antes de que ocurriera la revolución”.

El béisbol en la isla ha estado vinculado durante mucho tiempo a la lucha de liberación nacionalista. El juego llegó a la Cuba colonial a fines de la década de 1860 y se convirtió en el deporte más popular de la isla, reemplazando efectivamente a las corridas de toros españolas.

El béisbol profesional se integró en Cuba en un momento en que los atletas negros en los EEUU estaban excluidos de las ligas mayores. Los equipos estadounidenses enviaron jugadores a Cuba durante la temporada baja, y los atletas blancos y negros compitieron libremente juntos.

Pero eso cambió después de que Fidel Castro llegó al poder, dijo Kit Krieger, fundador de Cubaballtours. Ha llevado fans a Cuba más de 20 veces.

“La revolución de 1960 corta la relación entre las ligas mayores, o el béisbol organizado en los Estados Unidos, y Cuba, y Fidel Castro inicia la Serie Nacional”, dijo Krieger. “Es un tipo de béisbol muy distintivo, lo que llegué a llamar un universo de béisbol paralelo”.

También fue un poderoso universo de béisbol. Durante décadas, los mejores equipos de Cuba dominaron la competencia internacional. Cruz escribió todo al respecto. Universo Beisbol fue recogido por MLBlogs de Major League Baseball. Y en 2015, se le otorgaron las credenciales de la MLB. Cuando el presidente Barack Obama asistió a un juego en la isla en 2016, Cruz era el único reportero gráfico cubano permitido en el campo.

Al mismo tiempo, comenzó a tener problemas en su trabajo diario.

“Porque estaba completamente en contra de la censura”, dijo. “Y había momentos en que pasaba algo y no querían publicarlo. Y hubo momentos en que publicaron cosas que no eran precisas”.

Cruz dejó el periódico en 2017. Comenzó como voluntario en un popular programa de televisión que presentaba la historia del béisbol cubano y comentarios agudos sobre el estado del juego.

Cruz comenzó a publicar imágenes de la vida cotidiana en Instagram: largas filas para obtener alimentos, falta de productos básicos.

En 2020, Cruz criticó a los medios locales por no reconocer a José Abreu, un jugador de Grandes Ligas en los EE. UU. que ganó el premio al Jugador Más Valioso. Fue entonces cuando Cruz dijo que recibió la primera de una serie de llamadas telefónicas amenazantes.

“El tipo que llamó no se identificó”, dijo Cruz. “Simplemente dijo, ‘¿Reynaldo Cruz?’ Y yo dije, ‘Sí. ¿Quién es este?’ Y él dijo: ‘Te estamos llamando para decirte que debes mirar lo que estás publicando en esa pequeña revista tuya’. “Y luego colgó”.

Cruz escribió muy poco sobre béisbol después de eso.

Julio de 2021 trajo grandes protestas contra el gobierno en toda la isla. El gobierno cubano respondió con una ola de represión, detenciones y arrestos. Aunque Cruz no había informado sobre las protestas, dijo que la vigilancia empeoró.

“Tenía la sensación de que me seguían todo el tiempo”, dijo.

En enero, Cruz se unió al número récord de este año de cubanos que huyen a los EE. UU. Viajó primero a México. Luego, solo, cruzó el Río Grande. Se entregó, estuvo detenido durante 18 días y sus amigos lo ayudaron a llegar a Connecticut.

Obtener un estatus legal es más difícil que antes para los cubanos. Pero Ariel Ruiz Soto, analista de políticas del Instituto de Políticas Migratorias, dijo que las tasas de asilo cubano siguen siendo bastante altas, alrededor del 55%.

“Ahora, el 55% puede no parecer mucho”, dijo Soto. “Es solo la mitad. Pero en comparación con los mexicanos, solo el 15% de los casos mexicanos reciben asilo. Honduras, es el 18%. El Salvador es el 20%. Y Guatemala es el 19%”.

Mientras espera noticias sobre su caso de asilo, Cruz dijo que se siente bien estar escribiendo y fotografiando béisbol nuevamente.

Diane Orson-CT Public (CT Mirror)