La FDA toma medidas para mejorar el suministro de productos de fórmula infantil

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) está proporcionando una actualización de su trabajo para aumentar la disponibilidad de los productos de fórmula infantil y especializada.  El 17 de febrero, la agencia advirtió a los consumidores que no usaran ciertos productos de fórmula infantil en polvo de las instalaciones de Abbott Nutrition en Sturgis, Michigan, y Abbott inició un retiro voluntario de ciertos productos. Desde entonces, la agencia ha estado trabajando con Abbott y otros fabricantes para introducir productos seguros en el mercado estadounidense.

“Reconocemos que muchos consumidores no han podido acceder a la fórmula infantil y a los alimentos médicos esenciales que acostumbran a utilizar y se sienten frustrados por no poder hacerlo. Estamos haciendo todo lo posible para garantizar que haya un producto adecuado disponible donde y cuando lo necesiten”, dijo el comisionado de la FDA, el Dr. Robert M. Califf. “Garantizar la disponibilidad de productos seguros que son la única fuente de nutrición, como la fórmula infantil, es de suma importancia para la FDA. Nuestros equipos han estado trabajando incansablemente para abordar y aliviar los problemas de suministro y seguirán haciendo todo lo que esté a nuestro alcance para garantizar la producción de productos de fórmula infantil seguros”.

Antes del retiro de varios productos de fórmula infantil producidos en las instalaciones de Abbott Nutrition, la FDA estaba trabajando para abordar los problemas de la cadena de suministro asociados a la pandemia, incluidos los que afectan a la industria de la fórmula infantil. La FDA sigue tomando medidas importantes para ayudar a aumentar el suministro actual de fórmula infantil en los EEUU. De hecho, otros fabricantes de fórmula infantil están alcanzando o superando los niveles de capacidad para satisfacer la demanda actual. En particular, en el mes de abril se compró más fórmula infantil que en el mes anterior al retiro. 

La agencia sigue desaconsejando la elaboración de fórmulas infantiles en casa y anima a los cuidadores a colaborar con el proveedor de atención médica de su hijo para obtener recomendaciones sobre cómo cambiar las prácticas de alimentación, si es necesario.

FUENTE: U.S. Food and Drug Administration