El Senador Chris Murphy y un grupo bipartidista están tratando de evitar otro 6 de Enero

Como demócrata liberal y uno de los miembros más jóvenes del Senado de EEUU, Chris Murphy de Connecticut parece una fuente poco probable de angustia por los retiros de Republicanos mayores como Rob Portman de Ohio, un socio negociador sobre cómo preservar las transferencias pacíficas del poder presidencial en Estados Unidos.

Pero Murphy dice que la salida inminente de “Republicanos moderados y reflexivos” como Portman subraya la urgencia de reformar la Ley de Conteo Electoral de 1887, la ley que, según insiste Donald J. Trump, podría haber permitido a Mike Pence negar unilateralmente a Joe Biden la Casa Blanca el 6 de enero de 2021.

Murphy pasó la tarde del 6 de enero refugiándose con otros Senadores mientras una turba incitada por Trump irrumpía en el Capitolio, agredía a los policías e interrumpía lo que normalmente ha sido un acto ceremonial: el vicepresidente que presidía la aceptación de los votos del Colegio Electoral certificó y elegido por los Estados para presidente.

En las últimas semanas, Murphy y Portman formaron parte de un grupo de trabajo de Demócratas y Republicanos que negocian cómo aclarar lo que ya estaba claro para la mayoría de los estudiosos del derecho y el vicepresidente de Trump: la Ley de conteo electoral no es una licencia para deshacer una elección.

Pero la Ley de 135 años, entre otras fallas a juicio del grupo de trabajo, ofrece una invitación a la insurrección: sin ningún estándar para las objeciones, requiere un debate sobre la aceptación de los votos electorales de un Estado ante la insistencia de un solo Senador y un solo Representante.

“El mismo hecho de que fue tan fácil para los partidarios de Trump en el Congreso forzar un debate y una votación es parte de la historia de lo que condujo al 6 de enero”, dijo Murphy. “Todas esas personas estaban asaltando el Capitolio, porque estábamos teniendo un debate sobre la certificación de los electores de Biden”.

El grupo de trabajo está hablando de subir el listón para forzar un debate sobre la certificación, quizás una cuarta o tercera parte de cada Cámara del Congreso. Los editorialistas han sugerido que mantener una objeción a los electores de cualquier Estado requiere una gran mayoría.

“Si dificultamos que se lleve a cabo ese debate, si requerimos que haya más de dos miembros del Congreso, entonces hay menos posibilidades de que ocurra ese tipo de travesura popular”, dijo Murphy.

Pence ha sido decidido, afirmando en un discurso reciente: “Nuestro expresidente dijo que tenía derecho a ‘anular la elección’. El presidente Trump está equivocado”, dijo Pence. “No tenía derecho a anular la elección. La presidencia pertenece al pueblo estadounidense y solo al pueblo estadounidense”.

“En este momento, el Partido Republicano está controlado por Donald Trump y su multitud que antepone el poder a la democracia”, dijo Murphy. “Eso es increíblemente preocupante. Pero hay un grupo considerable de republicanos que ven a Trump y su movimiento como una amenaza creciente para la democracia. Y están hablando más a menudo”.

Pero Murphy dijo que también ve evidencia preocupante de que la nueva generación de Republicanos en el Congreso está más alineada con Trump y los Senadores Ted Cruz de Texas y Josh Hawley de Missouri, quienes lideraron el esfuerzo para detener la certificación de la victoria de Biden.

Mark Pazniokas (CT Mirror)