Nuevo programa de préstamos busca apoyar a empresas y organizaciones latinas

Los sectores público y privado de Connecticut están trabajando juntos para proporcionar préstamos flexibles y accesibles a más de 100 propietarios de pequeñas empresas y líderes sin fines de lucro en las diversas comunidades del Estado.

El “Small Business Boost Fund” fue diseñado para abordar las barreras financieras y técnicas que impactan específicamente a las pequeñas empresas y organizaciones sin fines de lucro de comunidades marginadas, dijo la directora Sheila Hummel de la Oficina de Desarrollo de Pequeñas Empresas de CT.

“Estamos tratando de llegar a [los residentes] y conseguirles ayuda. Muchas veces es asistencia técnica, ayudándoles a hacer su solicitud o también después”, explicó Hummel. “Tal vez, después de obtener el préstamo, tenga algunos problemas de flujo de efectivo o algo más no salió como quería. Ahora, tiene a quién acudir”.

Los préstamos tienen una tasa de interés fija del 4,5%, que oscila entre $5.000 y $500.000 con plazos de devolución de 60 o 72 meses, según el monto del préstamo.

Las empresas y organizaciones sin fines de lucro elegibles deben operar dentro de Connecticut, tener 100 o menos empleados de tiempo completo, un ingreso anual de menos de $ 8 millones y haber estado en funcionamiento durante al menos un año, aunque hay una pequeña cantidad de financiamiento disponible para empresas nuevas. .

“Este fondo se estableció para apoyar a los propietarios de pequeñas empresas que pueden haber experimentado barreras para acceder al apoyo financiero y trabaja con y a través de prestamistas comunitarios que se dedican a prácticas de préstamos equitativas”, anunció el Gobernador Ned Lamont en un comunicado de prensa de julio.

El presupuesto de $150 millones del programa consiste en una inversión de $75 millones del estado, mientras que $75 millones se están recaudando, provenientes de donaciones realizadas por bancos locales, dijo Hummel.

La mayor parte del presupuesto se presta a las empresas y organizaciones sin fines de lucro del programa, mientras que una porción más pequeña financia la asistencia técnica para las empresas y organizaciones sin fines de lucro que lo solicitan.

Más de mil empresas y organizaciones sin fines de lucro se han postulado para el programa desde su lanzamiento este verano, según Hummel. El portal de solicitud previa les hace a los residentes unas 18 preguntas para relacionarlos con un prestamista o asesor técnico.

Todas las solicitudes del fondo están disponibles en varios idiomas, incluido el español. Los residentes también pueden hablar con el personal multilingüe para obtener información sobre el programa o cuando presenten la solicitud.

Más de 100 organizaciones se han asociado con un prestamista que ayuda a los residentes con el proceso de solicitud. Los solicitantes que primero se emparejan con asesores técnicos reciben comentarios y apoyo para mejorar aspectos específicos de sus negocios u organizaciones sin fines de lucro antes de postularse para el programa.

“Existen numerosas [razones] diferentes por las que es posible que no te asocien”, como puntajes crediticios bajos o registros financieros desorganizados, explicó Hummel. “Entonces, tienes la opción de emparejar con asistencia técnica para ayudarte a poder calificar para un préstamo. Trabajarán con usted y verán lo que está pasando”.

Actualmente, alrededor del 60 % de los préstamos del Small Business Boost Fund se han otorgado a propietarios de negocios marginados y líderes sin fines de lucro, incluidos empresarios que son mujeres, veteranos, personas de color, personas con discapacidades y miembros de comunidades LGBTQ+.

“En este momento, tenemos nueve negocios latinos que han sido financiados”, compartió Hummel. “Entonces, queremos aumentar ese número y luego ver dónde se financian estos préstamos. Tal vez no haya suficiente publicidad [del programa] en Hartford… o Meriden”.

El fondo ha trabajado con cámaras de comercio locales junto con organizaciones hispanas y latinas sin fines de lucro para correr la voz acerca de sus préstamos.

“Ajustamos constantemente nuestras campañas de divulgación y marketing para llegar a una variedad de comunidades diversas”, dijo. “Estamos haciendo anuncios en periódicos, anuncios de radio en español, vamos a tener un video [informativo] en español”.

Algunos de los siete prestamistas del programa y las instituciones financieras de desarrollo comunitario local (CDFI) son conocidos por sus décadas de experiencia “sirviendo históricamente a comunidades con escasos recursos y sin servicios bancarios”, según el comunicado de prensa.

Las CDFI participantes incluyen Ascendus, HEDCO, NDC Community Impact Loan Fund, Pursuit Lending, Southeastern CT Enterprise Region (SeCTer) y Capital for Change.

Esta historia fue publicada originalmente el 22 de noviembre de 2022 por CTLatinoNews.

FOTO: Belen Dumont

Share / Comparte, es gratis!