Dudas entre la alergia y el COVID. Consejos para pasar mejor la primavera

Las señales de la primavera están floreciendo en toda la Nueva Inglaterra, pero es probable que tus alergias también estén floreciendo. Antes de COVID, lo más probable es que tomabas tu medicamento para la alergia a la primera señal de secreción nasal o picazón en los ojos llorosos. Pero ahora, si te despiertas con goteo nasal o picazón en la garganta, ¿deberías hacerte una prueba de COVID-19 en su lugar?

“Hay mucha superposición en los síntomas de las alergias y COVID, lo que lo convierte en un desafío”, dijo Philip Hemmers, DO, un alergista de St. Vincent’s Medical Center en Bridgeport. “Siempre recomiendo a los pacientes que sean precavidos y se hagan la prueba de COVID”. El Dr. Hemmers explica que hay síntomas que serían más comunes con una alergia al polen, como estornudos y picazón, mientras que el dolor de garganta, la fiebre, los dolores corporales y los síntomas similares a los del flu tienen más probabilidades de ser una infección por COVID. En caso de duda, hazte la prueba.

Con tres de las peores ciudades del país para personas con alergias estacionales ubicadas en Connecticut   (Hartford, New Haven y Bridgeport), el Dr. Hemmers espera que este año sea malo para las personas alérgicas. “Tuvimos una marcha bastante suave, pero el polen de los abedules está muy alto ahora”, dijo el Dr. Hemmers. “Esta temporada de primavera habrá una gran cantidad de polen de árboles seguido de una gran cantidad de polen de pasto durante los próximos meses. Así que veremos la temporada de alergias aquí hasta finales de junio”. Para reducir sus síntomas de alergia estacional, el Dr. Hemmers recomienda:

• Evita las actividades al aire libre por la mañana en días con altos niveles de polen.

• Mantén las ventanas cerradas para evitar que entre polen.

• Toma una ducha después de estar al aire libre para lavarte el polen.

• Toma medicamentos para la alergia sin prescripción médica.

Si ninguno de esos métodos alivia tus síntomas y tus alergias son graves, existen opciones de tratamiento de inmunoterapia que pueden volver a entrenar a tu sistema inmunológico para que no seas alérgico al polen. “En lugar de inhalar el polen por la nariz o hacer que entre por los ojos, evitamos esa parte del sistema inmunitario al administrar una inyección o una tableta de polen que se puede poner debajo de la lengua”, dijo. “Exponemos el cuerpo al mismo polen al que eres alérgico una y otra y otra vez hasta que el cuerpo se acostumbra y se vuelve tolerante”.

Mercedes Sánchez (Camelo Communication)