LocalesPrimera Plana

Ahora también los médicos piden expansión de Medicaid para niños indocumentados

El Dr. Nish Pandya, residente de pediatría en Yale New Haven Health, recuerda al niño de 10 años que llegó cinco veces a la sala de emergencias con dificultades para respirar. “Su respiración mejoró cuando recibió la medicación y el tratamiento necesarios”, dijo Pandya el jueves. “Comenzó a sentirse mejor. La expresión de miedo comenzó a desaparecer de su rostro”.

Pandya le preguntó a la madre del niño qué tipo de medicamentos tomaba en casa. “Ella inclinó la cabeza y dijo: ‘No tenemos medicamentos. No tenemos seguro. Somos indocumentados”, recordó Pandya. “Este paciente había sido atendido en la sala de emergencias cinco veces en el último año. Su asma no se manejó adecuadamente porque su familia no podía pagar los medicamentos que necesitaba para poder respirar cómodamente. Su familia no pudo acceder a la atención ni pagar un seguro de salud”.

Pandya es uno de los cientos de médicos y otros proveedores de atención médica en todo el Estado que instan a la Legislatura y al Gobernador Ned Lamont a expandir Medicaid, conocido como HUSKY en Connecticut, a la comunidad indocumentada.

Los Legisladores aprobaron una ley el año pasado que abrirá el programa Medicaid a niños de 8 años o menos, independientemente de su estado migratorio, a partir del 1 de enero de 2023. Los niños deben provenir de hogares con ingresos de hasta el 201 % del nivel federal de pobreza (para una familia de cuatro este año, eso es $55,778). Los niños de 8 años o menos de hogares que ganan entre el 201 % y el 325 % del nivel federal de pobreza también califican, pero están sujetos a una prueba de activos.

A principios de este año, los legisladores intentaron sin éxito promover un proyecto de ley que habría ampliado la elegibilidad a los niños menores de 18 años, independientemente de su estatus migratorio. La medida murió en el Comité de Servicios Humanos.

Pero este mes de abril, se revivió una versión del plan y se vinculó a una nueva propuesta de presupuesto Estatal. El Comité de Asignaciones recomendó abrir el programa a niños menores de 12 años. Una vez inscritos, esos niños seguirían siendo elegibles para la cobertura de Medicaid hasta los 19 años. Los niños mayores de 12 años que buscan inscripción no estarían cubiertos.

En manifestaciones últimas se pide expandir el Programa de Salud HUSKY a todos los inmigrantes en Connecticut, comenzando con los menores de 18 años indocumentados este año. Defensores de la atención médica, miembros de la comunidad inmigrante y proveedores de atención médica protestaron durante cuatro días consecutivos en el Capitolio estatal.

Mientras la Asamblea General evalúa la última propuesta, más de 400 médicos, asistentes médicos, enfermeras y otros proveedores de atención médica firmaron una carta instando a los líderes legislativos y a Lamont a expandir Medicaid a todos los residentes de bajos ingresos, independientemente de su estatus migratorio.

“Como proveedores de atención médica, reconocemos nuestra responsabilidad de atender a todos los pacientes, independientemente de su raza, ingresos o estatus migratorio. Desafortunadamente, nuestras leyes estatales no reflejan ese mismo compromiso. Si bien la tasa de personas sin seguro en Connecticut es de aproximadamente el 5,9%, se estima que el 52% de los inmigrantes indocumentados en nuestro estado no tienen seguro”.

La carta fue aceptada por el Senador Saud Anwar, D-South Windsor, quien es médico, el jueves por la mañana frente al Capitolio estatal. Varios médicos se reunieron allí para compartir historias sobre el tratamiento de residentes indocumentados y la necesidad de ampliar la cobertura de salud.

La Dra. Heidi Zapata conoce de primera mano los desafíos de buscar atención médica como residente indocumentada en los Estados Unidos. Ella no obtuvo la ciudadanía hasta la edad de 12 años.

“Recuerdo que mi familia pagaba de su bolsillo los medicamentos, las visitas al pediatra y las estadías en el hospital”, dijo. “Recuerdo a mi madre ahorrando para el nacimiento de mi hermana menor y rezando para que no tuviera complicaciones, porque no podíamos pagarlo. Ese tipo de estrés no debería estar ocurriendo”.

La Dra. Molly Markowitz, hospitalista pediátrica de la Escuela de Medicina de Yale y pediatra del Centro de Salud Comunitario de Fair Haven en New Haven, dijo que los niños que no tienen seguro médico tienen menos probabilidades de ver a un médico y menos probabilidades de tener un curso de atención de la salud. Es más probable que pospongan la atención o se queden sin ella.

La Dra. Jemma Benson trabajó en una unidad de cuidados intensivos durante la pandemia y trató a varios pacientes enfermos sin seguro “que estaban más preocupados por cómo pagarían la factura del hospital que por la enfermedad en sí”.

“Estos retrasos en la atención no se limitan a COVID. He atendido a pacientes indocumentados que llegaron al hospital con presentaciones avanzadas de enfermedades porque no pudieron obtener atención preventiva o tratamiento más temprano debido a la falta de seguro médico”, dijo Benson, médico de medicina interna de Yale New Haven Health.

Los líderes legislativos esperan enviar un paquete de presupuesto ante la Cámara y el Senado en pleno para su consideración antes de que cierre la sesión regular de 2022 el 4 de mayo.

Ampliar el acceso a la atención médica, particularmente para los niños, ha sido una prioridad para la mayoría de los demócratas en la Legislatura, y el COVID-19 ha exacerbado la necesidad, dijo la senadora Cathy Osten, copresidenta del Comité de Asignaciones.

Los legisladores recomendaron gastar $400,000 en el próximo año fiscal para expandir HUSKY a niños de 12 años o menos (más allá del plan actual para niños de 8 años o menos). Eso es aproximadamente 1/500 del 1% de todo el gasto del fondo general propuesto para 2022-23.

Los analistas proyectan que abrir la inscripción a niños de 12 años o menos agregaría 1020 niños al programa el próximo año fiscal y 2750 para 2024.

Algunos defensores dicen que la expansión, si bien es un paso en la dirección correcta, debería ir más allá. Osten dijo que los legisladores esperan seguir ampliando la elegibilidad en los próximos años. “El objetivo es tener a todos los niños cubiertos”, dijo. “Para mí, el estado legal de un niño no debería importar si lo tratamos por una pierna rota o cáncer, y de eso se trata”.

Jenna Carlesso (CT Mirror)

Share / Comparte, es gratis!