Yo lo “banco” a Messi

Es necesario aclarar que el término “banco” viene de “bancar” que usan los argentinos popularmente para indicar “apoyo” o “respaldo” a determinada persona. En este caso, mi respaldo es a la actitud de Lionel Messi, quien anunció su retiro de la selección Argentina, apenas terminado el partido contra Chile en la Copa América Centenario, que fue decidida por penales y precisamente el capitán gaucho falló su tiro. Las imágenes de su llanto y desesperación ya es parte de ese ambiente de tristeza y frustración que dejó aquella final en el verano de New Jersey.
Por supuesto, como ocurre luego de un hecho de gran impacto, en este caso la renuncia a su selección del mejor jugador de fútbol actual, a los 29 años; los comentarios a favor y en contra se sucedieron. Siendo realistas la gran mayoría se solidarizó con el pibe de Rosario y palabras mas, palabras menos le dió su apoyo.
Pero es bueno analizar, por lo menos a los que seguimos el fútbol con pasión, por qué Messi tomó esa decisión. Es evidente que, desde hace unos años, Argentina recarga el peso de su selección en lo que pueda hacer su máxima estrella. En otras palabras, hay una dependencia exagerada de lo que él pueda hacer. En el último partido contra Chile fue bien gráfico, por momentos todos le daban la pelota al pequeño jugador y esperaban que sacara algo de la galera para hacer la diferencia.
Sería bueno, analizar mas a fondo el trabajo de los directores técnicos que han dirigido Argentina para darse cuenta que, pese a tener uno de los mejores planteles del mundo, no logran los títulos que se les exige. Martino y su falta de ambición es la mejor prueba de esto.
Volviendo a la renuncia de Messi, pensamos que una vez mas, demostró que pese a sus genialidades con la pelota en los pies, es un muchacho como cualquiera, que sufre, que se siente dolido y que deseaba sacarse la presión, de alguna forma. Ahora que lo hizo, muchos en su país se dan golpes de pecho y tratan de “perdonarlo” como si él lo pidiera. Ya se escuchó por ahí, que muchos de los aficionados le hacen sentir como un “extranjero”, cuando su historia de amor a la celeste y blanca es palpable y demostrada con hechos. Basta uno, ya es el máximo goleador histórico de esa selección.
El otro punto de presión injustificada, vino de la mano del inefable Maradona, quien días atrás en una reunión en Francia, se abrazó hipócritamente con Pelé. En realidad ambos no se respetan cada vez que pueden, pero en esa reunión por algún motivo publicitario de la Copa Europea los unió, y el Diego soltó eso de que Messi no tiene la personalidad de capitán, a lo que el brasileño se colgó y aprobó la afirmación.
No es la primera vez ni será la última que ambos tratan de menospreciar a la estrella del Barcelona. Es clara sus intenciones de no sentirse comparados y menos que alguien los ponga por debajo en el podio de los mejores. Celos, celos y envidias…
A estas alturas del partido, se puede todavía seguir pensando que las Copas del Mundo que ganaron Pelé y Maradona tienen mas peso que las innumerables Copas Europeas de la Pulga?, amén de los 5 Balones de Oro como el Mejor del Mundo, los 100 goles en un año, y sobre todo, la gran cantidad de horas de juego permanente y de primer nivel, que pensamos ya supera largamente lo que hicieron los otros dos astros.
De algo estoy seguro, aun quedan varios años para seguir disfrutando de las maravillas que hace Lionel Messi en una cancha de fútbol, y estemos tranquilos que él volverá a su selección porque lo que mas le gusta es jugar. Algo mas, la imagen de deportista sano, humilde y muchacho de familia lo encumbran cada vez mas y ahí si no tiene comparación.
Jorge Alatrista
Jorge Alatrista
news@identidadlatina.com
Identidad Latina

Identidad Latina
Acerca del Autor