Home Primera Plana SALUD: Vivir con Diabetes. Escribe: Armando Zarazú

SALUD: Vivir con Diabetes. Escribe: Armando Zarazú

La diabetes se ha convertido en la enfermedad de moda de los últimos años. Pareciera que fuera producto de la modernidad y velocidad con que se vive en la actualidad. La verdad sea dicha, en tiempos de nuestros abuelos ni siquiera se conocía la palabreja de marras. Hoy, con esa aura especial de solemnidad que solo la tienen los que la sobrellevan con dignidad, se dice, como quien no quiere, pero muy ufanamente, por cierto, se dice: “soy diabético”, suena interesante. Algunos lo miran con benevolencia porque no saben de qué se está hablando, mientras que la mayoría le dará recetas caseras “con las que se curó fulanito en un santiamén”.

Las historias más creíbles son las contadas de primera mano; no en balde existe ese dicho que a la letra dice “que nadie habla de ciencia sino de experiencia”. Por ello, y como alguien que tiene diabetes dos, debo decir que cuando el médico comunica que nos tocó el número premiado con la bendita enfermedad, no hay que desesperarse y mucho menos seguir los consejos de familiares y amigos que, por más bien intencionados que estos sean, solo son eso, consejos y buenos deseos. Lo mejor es consultar con un especialista y seguir el tratamiento adecuado, así no sea de nuestro agrado, debido a que traerá en cambios radicales en cuanto a la alimentación y forma de vida.

Existen dos tipos de diabetes, la número 1 y la número 2. En la primera, el páncreas no produce insulina y por lo tanto el que la padece tiene que inyectarse la insulina cada que su cuerpo lo necesite. La diabetes 2 es cuando el páncreas no produce la cantidad suficiente de insulina, este tipo de diabetes puede ser tratado con dieta especial, ejercicios físicos y los medicamentos que el médico recete. Indudablemente que en los dos casos el cambio de las costumbres personales, léase alimentación, actividad física y seguir al pie de la letra las indicaciones médicas son fundamentales. Un caso que debe servir de ejemplo a las personas que lo padecen es el de Sonia Sotomayor, la abogada de origen puertorriqueño que tiene la diabetes 1 desde que era una niña, lo cual no ha sido impedimento para que desarrolle una brillante carrera judicial que la ha llevado a formar parte de la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Ahora bien, existen algunos factores de riesgo que es necesario tomar en cuenta y que hacen que algunas personas estén en mayor peligro de contraer diabetes que otras. Se han identificado claramente las siguientes: Historia familiar de diabetes, falta de actividad física, sobrepeso, ser mayor de cuarenta años y, ser Hispano, Afroamericano, Nativo Americano y algunos otros grupos étnicos.

En efecto, en lo referente a los hispanos la situación es bastante seria, al punto que la diabetes se ha convertido en la sexta causa de muerte entre los miembros de la comunidad hispana de los Estados Unidos y, la cuarta causante de la desaparición entre las mujeres y ancianos del mismo grupo. Uno de los factores que contribuye a la alta tasa de diabéticos entre la población hispana es la alimentación. Bien sabemos que el arroz, las papas y la carne de cerdo son ricos en carbohidratos, si a ello se le agrega el apego que nuestra comida tiene por las frituras y sazones de todo estilo, tenemos la combinación perfecta para que la diabetes haga su agosto entre la población de origen hispano. Por otro lado, el consumo de dulces, chocolates y bebidas carbonatadas es causal para que esta enfermedad se extienda.

Entonces, ser diabético no es el fin del mundo. Si bien es cierto que con esta enfermedad el organismo produce poca o simplemente no produce insulina, cierto es también que existen maneras de controlarla. En primer lugar, un poco de ejercicio físico ayudará a mantener a raya la diabetes. Segundo, perder un poco de peso no cae mal y, por supuesto, se debe manejar adecuadamente las cantidades de lo que se vaya a comer; evitando grasas, almidones y azúcares. Dándole preferencia, en la alimentación diaria a los vegetales, pescado y carne de aves. Además, es muy importante, seguir las indicaciones del médico y tomar religiosamente las medicinas prescritas. Las bebidas espirituosas deberán ser cosa del pasado si se quiere llegar a acariciar a los nietos.

De todo lo dicho anteriormente se puede deducir que la diabetes, si bien es una enfermedad que todavía no tiene cura conocida, es controlable y depende de las decisiones que tome el paciente. Por supuesto que es difícil dejar los hábitos de alimentación (con lo deliciosa que es nuestra comida), y de todo aquello que nos gusta, pero si sabemos que el sacrificio tendrá buenos resultados en el tratamiento de la enfermedad, bien vale la pena intentarlo.

1 COMMENT

  1. ¡Increíble artículo! Realmente es sorprendente ver como aumenta este problema y saber que no existe cura, me recordó que alguna vez pase por esta situación … En realidad, hace tiempo me sentía muy mal porque un familiar muy cercano se le diagnosticó DM2, y fue un proceso bastante complicado, pero este tipo de artículos que ayudan a informar a la población, para tener consciencia del problema nos motivan a buscar alternativas, y yo realmente encontré uno, les puedo compartir un sistema para tratar la diabetes de manera natural, y con el tiempo mejorar la calidad de vida de la persona. Para los que también se encuentren en alguna situación similar, pueden ver el sistema de diabetes gratuito aquí, espero que ayude a alguien >> https://hotm.art/h6rC6tH

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here