Home Opinion Trabajando para ganar el voto latino. Por: Hugo Balta

Trabajando para ganar el voto latino. Por: Hugo Balta

Con 32 millones de votantes elegibles, las elecciones de este 2020 serán la primera vez en que los latinos sean el grupo racial o étnico más grande del electorado, en la carrera final hacia una elección presidencial sin precedentes, tanto los candidatos republicanos como los demócratas apenas se han ganado nuestro apoyo.

Si bien la mayoría de las narrativas permanecen estancadas en torno al comportamiento insensible del electorado, las suposiciones miopes carecen de contexto esencial. Lo más importante es que los candidatos no han abordado adecuadamente cómo los miembros de la comunidad afroamericanos y latinos enfrentan barreras estructurales para ejercer sus votos. Según un estudio del Public Religion Research Institute (PRRI), los participantes negros e hispanos tenían el doble de probabilidades de no tener tiempo libre para votar que los participantes blancos.

Y tenemos que preguntarnos:

¿Por qué un votante arriesgaría su trabajo por un candidato que ha hecho un esfuerzo mínimo para demostrar una oportunidad real de actuar en su propio interés?

¿Qué candidato podría hablar sin esfuerzo con las nacionalidades o la diáspora para hacer referencia con precisión a poblaciones o individuos, en lugar de apoyarse en la intercambiabilidad de términos como hispanos, latinos o latinx?

¿Qué han visto los votantes hasta ahora que indique la capacidad de un candidato para tener empatía verdadera con las experiencias de los inmigrantes que se extienden por Latinoamérica y México?

¿Cómo es que alguno de los candidatos presidenciales aún no ha prestado la debida atención a los ciudadanos estadounidenses en Puerto Rico de manera inteligente y con buenas intenciones?

Si bien las necesidades de información y los problemas de acceso son evidentes, tratar de afirmar que el electorado está poco informado por sus propios medios es impreciso.

Antes del 3 de noviembre, la Comisión de Debates Presidenciales no hizo ningún favor a nuestras comunidades, una vez más, nos excluyó conscientemente en el escenario más visible para el público estadounidense. Ciertamente no somos un monolito, pero una voz que pueda abordar la economía, la atención médica, la inmigración y otros temas importantes de los constituyentes, desde una perspectiva marginada, es clave para llevar a los votantes informados a las urnas. Los votantes pueden sentir que una carga particular recae únicamente sobre sus hombros, pero en realidad es una preocupación pública colectiva.

Hay un cambio a destacar que no tiene casi nada que ver con el esfuerzo y la comprensión de los candidatos. En esta elección y en las próximas elecciones, se está produciendo un cambio demográfico notable de forma natural.

El electorado hispano que brota de los 12,4 millones de hispanos que cumplieron 18 años entre 2000 y 2018, según Pew Research, representa el 80% del crecimiento de los votantes elegibles de la población. Además, comprender la composición racial y étnica cambiante en estados claves, ayuda a ilustrar las próximas tendencias de votación. Estos grupos raciales y étnicos tampoco son monolíticos; sin duda, existe diversidad de opiniones y experiencias, a menudo variadas según el origen de la familia. Pero a medida que se acercan las elecciones presidenciales del 2020, estos cambios demográficos son particularmente notables en algunos estados claves como Florida, Arizona, Pensilvania, Carolina del Norte, Wisconsin y Michigan.

Los cambios en la composición demográfica ciertamente podrían afectar los resultados de las elecciones. ¿Será posible que los candidatos aprovechen este cambio?

La campaña de Biden debe tener una comunicación constante y sincera con los latinos, especialmente entre las edades de 18 a 29 años. Conectarse, recordar y compartir en voz alta, brindar la oportunidad de permitir el cambio y despertar la imaginación. Este es el alcance activo y diligente que se necesita para movilizar a nuestras comunidades. Mientras que Donald Trump ha hecho poco en sus cuatro años en el cargo y no parece estar en camino de obtener el apoyo mayoritario de los latinos.

Ciertamente se pueden dar votos. Pero el candidato que esté dispuesto a hacer el trabajo, demostrar su capacidad para compartir espacio y traernos a la mesa, será el que se gane el voto latino.

Hugo Balta (hugo@ctlatinonews.com)

Latino News Network

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here