Home Deportes Surfear, una nueva forma de hacer terapia

Surfear, una nueva forma de hacer terapia

EJEMPLO DE SUPERACION

En el 2017, Kali Marino llevó a su hijo de 9 años, quien vive con autismo, para participar de un campamento de surfeo promovido por LA “International Surf Therapy Organization” en Nueva York, allí conocieron a Christopher Antao, fundador de “Gnome Surf”, una organización sin fines de lucro con base en Little Compton, Rhode Island y en Westport, Massachusetts, que implementa “Surf Therapy” (Surfear como Terapia) para promover el bienestar físico y mental de aquellos pequeños con autismo, síndrome de Down o que son parte de la comunidad LGBTQI+.

En aquella primera ocasión que le entregué mi hijo a un surfista, subido en la tabla y montando las olas, pude ver en él la sonrisa más grande del mundo, estaba feliz y al salir del agua lo vi tan emocionado, diciéndome ‘divertido’ y utilizando más palabras de las habituales”, cuenta Kali.

Ese día ella supo que “Surf Therapy” era una de las actividades que formarían parte de sus vidas y desde entonces, esperan con ansias los fines de semana del mes de septiembre, cuando empacan sus maletas y traje de surfeo con dirección a South Shore Beach in Little Compton, Rhode Island para asistir al campamento que ofrece Gnome Surf.

Beneficios que se notan

“Surf Therapy es una manera alternativa de atención médica que ayuda a aumentar la felicidad, la confianza en sí mismo, las conexiones, el estado de ánimo y la condición física en general”, dice Chris; quien es el perfecto ejemplo de que surfear como terapia es sanador, y cree en sus beneficios con tanta pasión, que lo único que busca es compartirlo con el mundo para transformar vidas y comunidades. “Siento un profundo sentido de alegría, es obvio que este es mi llamado y el impacto que estamos generando en las familias es muy satisfactorio. Me siento muy agradecido por la oportunidad de dirigir este programa que cambia vidas”, expresa.

Durante los últimos 4 años, Kali y su hijo, Nathan Marino, viajan cada verano desde Pleasantville, Westchester, una comunidad ubicada a una hora al norte de la ciudad de Nueva York, para beneficiarse de la visión que Chris profesa con tanto fervor.

Ella cuenta que desde esa primera experiencia en el agua cuando vio a Nathan parado en una tabla de surf ha podido sentir cómo ha cambiado su vida y la de su hijo; aunque su alegría más grande llegaría el verano pasado, mientras disfrutaba viendo a Nathan que por primera vez se paraba en la tabla por su propia cuenta. “En ese momento tenía la sonrisa más grande de todas, una sonrisa que decía ‘puedo hacer esto’ y eso es lo mejor que puedo esperar como madre”.

Para Kali, Nathan ha encontrado en el surfeo calma y confianza en sí mismo, a la vez que ha mejorado su comunicación verbal, pues ella cree que surfear como terapia consiste en que él gane confianza, desarrolle sus músculos centrales, mejore la regulación en su sistema sensorial, al igual que se sienta seguro y orgulloso de poder pararse en una tabla de surf.

Otros horizontes

“Gnome Surf” no se trata solo de surfear, también ofrece diferentes actividades relacionadas con arte-terapia, eco-terapia y yoga. Y como apoyo a más de 400 familias que hacen parte de su comunidad, busca expandirse durante el año entero, trabajando en el proyecto de construcción de un campamento, que ya se está llevando a cabo en Costa Rica, con la idea de ayudar a las familias para que puedan asistir a un retiro de bienestar durante cualquier mes, pues las circunstancias climáticas de Nueva Inglaterra no permiten surfear gran parte del año. “La idea es ofrecer a nuestras familias un escape terapéutico de talla mundial y a la misma vez unas vacaciones”, dice Chris.

Recientemente Kali se unió a la junta directiva, tratando de ayudar con la recaudación de fondos para que las terapias sean algo más incluyentes, porque no cree que solo sea algo provechoso para niños como el suyo, sino que muchas personas de todas las edades podrían beneficiarse de esta forma tan particular de terapia. “Creo que el agua es un sanador tan importante que está disponible para todas las personas, mucha gente se beneficiaría de ella, entre ellos gente que lidia con ansiedad y estrés”.

Para ella, difundir el mensaje se ha convertido en su más reciente propósito, y desea lograr que más personas comprendan los beneficios y ayuden a ofrecer apoyo a una organización que le ha brindado a su hijo la oportunidad de ver la vida con otros ojos. Para más información visite http://gnomesurf.com/

Jhon J. Cardona (jcardona@ric.edu)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here