Actores Jon Martens y Taven Blanke (Foto de: Diane Sobolewski. Cortesía de Goodspeed)

La obra teatral Billy Elliot: The Musical está basada en la película del mismo nombre; sin embargo la versión musical fue compuesta por el conocido músico Elton John, con letra de Lee Hall. La producción en “Goodspeed Musicals”, en East Haddam, Dirigida por Gabriel Barre cuenta con un reparto de 23 actores, entre niños y otros adultos. El papel de Billy, el cual requiere un gran esfuerzo físico, es interpretado por dos actores que se turnan haciendo el papel en diversos días de la semana. La noche en que yo asistí, Billy fue interpretado por el joven actor Liam Vincent Hutt.

            La historia de esta obra puede resumirse en muy pocas palabras ya que no tiene mayor complejidad. Billy es huérfano de madre, vive en un pueblo donde el empleo principal es el trabajo en una mina de cobre. El trasfondo de la obra es la huelga de esos mineros que duró un año y fue muy violenta. El padre de Billy, (interpretado por Sean Hayden) es un hombre muy “macho”, el que tiene las riendas de su hogar donde vive con su madre (Barbara Martineau), la cual sufre de episodios de demencia, y con Tony, el hijo mayor (Gabriel Sidney Brown), el cual también es minero. El padre de Billy quiere que Billy sea minero y que aprenda boxeo para probar su masculinidad. Billy asiste por casualidad a una clase de ballet y queda muy impresionado. Alli mismo copia algunos movimientos de las jóvenes estudiantes y al verlo, la maestra Mrs. Wrs. Wilkinson (Michelle Aravena) lo entusiasma para que tome clases con ella. El padre de Billy solo conoce los peores estereotipos, los más negativos de los que se consideran los hombres que bailan ballet, y se pone furioso al enterarse de que Billy quiere aprender ballet.

            Mientras esto está pasando en la vida de este niño de solo once años, vemos escenas donde los mineros están en huelga; siendo golpeados por los policías y tratando de evitar que cierren la mina, la que es su única fuente de ingreso. El pueblo está a punto de tener una lucha interna, entre los que quieren trabajar en la mina, los que están en huelga y los rompe-huelgas.

Pero, el joven Billy solo piensa en estudiar ballet. Su aislamiento emocional es aliviado ya que el encuentra apoyo en Mrs. Wilkinson y su amiguito Michael, interpretado por el niño Jon Martens, quien para mí se “roba el show” con su gracia y talento, el que sale a relucir en el número “Expressing Yourself” donde Michael y Billy bailan tap, y se ponen vestidos de mujer. Considero que este es uno de los mejores en esta producción y sirve para hacer resaltar el talento y destreza de estos dos niños.

El segundo número musical, “Dream Ballet” que fue también memorable es cuando Billy, quien está solo en el escenario, empieza a bailar con pasos de ballet imaginándose la música de “El Lago de los Cisnes” de Tchaikovsky, y entra un bailarín vestido al igual que Billy con camiseta blanca y leotardos verdes, y es un reflejo de lo que Billy piensa cómo será el en un futuro, como si estuviera mirándose en un espejo. Tanto Billy como su imagen adulta (el bailarín Nick Silverio) bailan al unísono en una escena muy emotiva.

            El trasfondo de la obra tiene base en la huelga de los mineros, debido a la política de la Primera Ministra Margaret Thatcher, la cual sirvió en esa posición de 1979 a 1990 en Inglaterra. Al asumir el poder en medio de una recesión económica, ella se volvió una déspota contra los sindicatos y trató de privatizar las empresas del estado. Thatcher fue una de las primeras en iniciar también actos en contra de los inmigrantes. La obra Billy Elliot hace mucha referencia a Thatcher, ya que es por culpa de su política que van a cerrar las minas. Mientras veía la obra  me hubiera gustado saber cuántas personas en el público asistente tenían idea, o recuerdan quien fue ella, o cual fue su política y por qué le pusieron el nombre de “La Dama de Hierro”, por su intransigencia y políticas reaccionarias.

            La producción de Goodspeed Musicals tiene momentos que sobresalen, como los dos que menciono, y otros que resultan no tan bien logrados. Lo  más importante de la obra es el mensaje que quiere transmitir sobre la necesidad de apoyar la creatividad y el interés por las artes cuando los niños desean aprender. La idea principal que sirve de eje para desarrollar la trama, es que Billy no puede dejar de luchar contra el medio ambiente, su familia y la cultura machista de la gente de su pueblo que considera que los hombres bailarines de ballet son homosexuales. Mrs. Wilkinson no se da por vencida y trata de convencer al padre que deje a Billy ir a una audición en la escuela de la Real Academia de Ballet, pero el padre se niega rotundamente. El usa como excusa que costaría demasiado dinero inclusive para viajar a Londres a la audición.

            Cuando la gente del pueblo se entera de esto, y en un momento de unidad de todos dejando atrás sus prejuicios, son ellos los que, a pesar de tener muy poco dinero, debido a la huelga, empiezan a donar lo suficiente para que Billy pueda viajar a Londres a la audición.

La obra tiene un medio final feliz. Mientras los trabajadores han perdido la huelga y la mina será cerrada, Billy logra ser aceptado por la Academia de Ballet y deja atrás a su familia, sabiendo que ahora su padre también apoya sus estudios.

             A pesar de que la obra no me acabó de convencer y no es una de las mejores producciones que he visto en ese gran teatro, el público asistente le dio una calurosa acogida con fuertes aplausos y gritos de ¡Bravo! ¡Bravo!

            La obra es muy popular ya que duró cuatro años en Broadway y ha sido traducida y presentada en varios países, entre ellos Korea del Sur, Italia, Noruega, Dinamarca y muchos otros.

            Billy Elliot-The Musical, se presenta en “Goodspeed Musicals” hasta el 24 de noviembre. Para mayor información visiten: www.goodspeed.org o llamen al 860-873-8668.

* Bessy Reyna es miembro de la Asociación de Críticos de Teatro de Connecticut.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here