Home Opinion REFLEXION: Adiós al fatídico 2020 y Bienvenido a la esperanza del 2021

REFLEXION: Adiós al fatídico 2020 y Bienvenido a la esperanza del 2021

Pandemia, manifestaciones y elecciones en los Estados Unidos en el año 2020. Se dice que cada noticia es local en alguna parte, pero este año, Connecticut fue dominado por noticias con origen nacional e internacional. Ya se sabía que el 2020 sería un año importante en la política, debido a las elecciones presidenciales en noviembre y el Censo en abril. Pero nadie pensaba que la noticia más dominante comenzaría en Wuhan, China donde, en los últimos días del 2019 se informó de un brote de una enfermedad desconocida.

La enfermedad, que se terminó llamando Coronavirus, o COVID-19 se esparció por todo el mundo, y se convirtió en el evento más trascendental de nuestras vidas. El 6 de marzo, se confirmó la primera persona con el virus en Connecticut, un trabajador que vivía en Nueva York, y el 8 de marzo, el primer caso de alguien que vive en Connecticut. La semana del 10 de marzo empezó una serie de acontecimientos que quedarán por siempre en la memoria. El Gobernador del Estado, Ned Lamont anunció una emergencia de salud pública y comenzó a comunicar restricciones que nadie se imaginaría.

Todos los eventos públicos serían prohibidos y solo los negocios esenciales podían quedar abiertos. El Gobernador comenzaría a tener conferencias de prensa todos los días para informar al público sobre la actualidad de la pandemia. Connecticut se convirtió en uno de los estados con el más alto porcentaje de infectados durante la primavera, en gran parte por ser vecino de Nueva York, el primer epicentro de la pandemia en el país, ya que muchos trabajadores de Connecticut laboraban en Nueva York.

Es así que Connecticut tuvo una de las cuarentenas u órdenes de quedarse en casa de las más largas de EEUU. Duró hasta el 26 de mayo, lo que se llamó la Primera Fase de la emergencia. En esos meses, poblaciones de nuestro estado y en realidad, en todo el mundo aparecieron los “tapabocas”, y fuimos educados de manera básica para combatir la propagación del virus. El cubrirse la boca y nariz, el distanciamiento social (de 6 pies entre las personas) y el lavado de manos permanente se empezó a hacer cotidiano. La vida de todos fue cambiando dramáticamente.

Muchos empezaron a trabajar desde casa online o “remoto” (como nosotros en IDENTIDAD LATINA), y las aplicaciones como Zoom, WebEx, y Microsoft Teams se convirtieron en el camino más común para comunicarse entre los seres humanos, incluso con personas en el extranjero. Las clases virtuales se incrementaron cada vez más.

También se dio que por el cierre de fronteras, varios residentes de nuestro estado estuvieron varados en el exterior, así como extranjeros quedaron prácticamente inmovilizados en Connecticut. Esto provocó que se habilitaran aviones de emergencias para retornar a sus casas a los viajeros.

Durante el verano, Connecticut se convirtió en una de las historias de éxito en EEUU referente a la pandemia, ya que los niveles de contagio bajaron bastante per cápita. Por otra parte en el otoño, la situación se convirtió algo controversial referente a la educación. Hubo discusiones sobre si los estudiantes deberían regresar a las clases en persona, o hacerlo por internet desde sus casas, o de manera híbrida (personal y remotamente). También aparecieron una variedad de opiniones sobre cómo combatir la nueva subida de casos.

A diferencia de la primavera, el Gobernador apareció con menos ganas de poner restricciones, aunque algunas medidas regresaron, mayormente a nivel municipal. Es indudable que la alta popularidad de Lamont ha comenzado a bajar, con críticas de varios lados, opinando que debería ver más o menos restricciones.

En los finales del 2020 llegaron  al país y a Connecticut las vacunas para combatir el virus, y aproximadamente 1.5% ya lo han recibido, pero la cantidad está limitada y todavía deberíamos estar vigilantes por algunos meses más para saber de su efectividad contra el virus, que ha matado a casi 6.000 personas en nuestro estado.

Durante este tiempo, la disparidad económica se ha visto más que nunca en nuestro país. Mientras muchos de los más vulnerables han perdido sus trabajos, y entrado en la incertidumbre de pagar por sus alimentos básicos o su renta, la pandemia ha sido una etapa de oro para los más ricos. La venta de casas ha crecido de manera impresionante en nuestro estado, con muchos llegados de Nueva York comprando propiedades en Connecticut para escapar de la densa ciudad. Recordemos que, a pesar de que Connecticut está entre los estados más ricos per cápita, la desigualdad es tremenda, con grandes poblaciones con carencias, especialmente de morenos e hispanos.

El Departamento de Labor pareció no preparado para adaptarse a la explosión de desempleados por la pandemia, y dejó a muchos en la incertidumbre sobre su estatus de beneficios.

Y no hay que olvidar que la tormenta Isaías en agosto pasado dejó a casi 800,000 sin luz eléctrica por varios días, creando broncas contra Eversource, empresa que ya había sido criticada por la lenta restauración de sus servicios en tormentas previas.

A todo esto, miles de residentes de Connecticut, especialmente jóvenes como el resto del país, fueron parte de las manifestaciones más grandes de la historia, pidiendo justica racial. También  las elecciones presidenciales mostraron la más alta participación en la historia estadounidense.

Se va el 2020, un año de gran sufrimiento a nivel mundial, pero también de gran adaptación a la tecnología, y de sobreponerse a  las circunstancias. El 2021 aparece como un año de grandes esperanzas, especialmente en materia de salud con la distribución de la vacuna contra el Covid-19. Cada nuevo año es visto como una nueva oportunidad para mejorar, y el año que se va nos deja mucho tiempo de reflexión, pensando en temas importantes, como la salud, los seres queridos, la familia y por qué no? La búsqueda de la felicidad en las cosas simples de la vida. 

Alonso Velásquez/IDENTIDAD LATINA

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here