Home Noticias Locales Lamont recibe críticas por su plan de vacunación y se defiende

Lamont recibe críticas por su plan de vacunación y se defiende

El Gobernador de Connecticut, Ned Lamont se mantiene firme en su enfoque basado en la edad para las vacunas COVID-19, que rechaza las pautas federales y decepciona a los trabajadores esenciales y a las personas médicamente vulnerables que pensaban que eran los siguientes en la fila para las vacunas.

Lamont dijo que no tenía dudas sobre su decisión anunciada el lunes 22 de febrero, de romper con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que recomienda el uso de comorbilidades y descripciones de funciones para establecer la elegibilidad para la siguiente fase de vacunas.

A pesar de las historias convincentes sobre los médicamente vulnerables, a propósito un Legislador habló sobre un joven de 20 años con un trasplante de pulmón que ahora tendrá que ir al final de la línea. A raíz de esto, el Gobernador dijo que no contemplaba excepciones. “Una vez que comienzas a hacer excepciones, se vuelve realmente complicado”, dijo Lamont.

Al reservar la siguiente fase de vacunaciones para cualquier persona de 55 años o más, además de los educadores y otros empleados de la escuela, la administración de Lamont está optando por la simplicidad, esencialmente diciendo que el enfoque de los CDC era demasiado complejo.

En el mundo político de Hartford, la reacción fue más mesurada que fuera del Capitolio, donde la rabia y la decepción eran palpables.

Pero la lista de comorbilidades tenía inconsistencias, en opinión de la administración. Incluyó a cualquier persona con un índice de masa corporal de más de 30, un estándar para la obesidad. Aproximadamente el 30% de los hombres blancos de 18 años o más tienen un IMC superior a 30.

El presidente de la Cámara de Representantes Matt Ritter, un Demócrata de Hartford, dijo que el estándar de 55 años, especialmente combinado con los educadores, era defendible dado que casi todas las muertes por COVID fueron personas de 50 años o más, aunque la gran mayoría eran mayores.

Cualesquiera que sean los estándares de elegibilidad futuros, la administración de Lamont debe venir con un plan detallado para abordar las desigualdades raciales y económicas, dijeron Ritter y otros. Los primeros datos son claros: los residentes blancos están siendo vacunados a tasas más altas que las personas de color.

El representante Geraldo Reyes, demócrata por Waterbury, líder del Caucus Negro y Puertorriqueño de la legislatura, dijo que se llegó a muy poco a las minorías en las primeras fases, lo que abrió las vacunas a cualquier persona de 75 años o más y, más recientemente, de 65 años o más.

Esos grupos de edad incluían a muchas personas con problemas de salud importantes. “Yo personalmente no tengo un gran problema con los de 55, pero creo que aquellos que tienen condiciones subyacentes ya deberían haber sido vacunados. Entonces, el hecho de que todavía no sean una prioridad no se esta haciendo bien con el grupo de minorías que represento”, dijo Reyes.

Mark Pazniokas (CT Mirror)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here