Home Opinion La educación y sus desafíos en tiempos de pandemia. Por: Armando Zarazú

La educación y sus desafíos en tiempos de pandemia. Por: Armando Zarazú

Cuando a comienzos de marzo los centros educativos de los diferentes niveles se vieron obligados a cerrar, las universidades se adaptaron rápidamente al sistema de enseñanza a la distancia utilizando las herramientas educativas que proporciona la tecnología cibernética. En realidad, ya hacía años que ofrecían clases a distancia utilizando la internet en todos los niveles, lo cual indudablemente facilitó la transición. Por otro lado, los estudiantes universitarios son emocionalmente mucho más maduros como para poder tener la responsabilidad manejar su educación frente a un problema como el que estamos viviendo.

Mientras tanto, las escuelas secundarias y primarias enfrentaron, lo que se dice comúnmente, un “sálvense quien pueda”, dado el corto tiempo que tuvieron las autoridades educativas de cada sistema educativo del estado para enfrentar la crisis. Cada sistema educativo se vio obligado a utilizar alguno de los sistemas o plataformas educativas que existen en el mercado digital para poder salvar el año educativo. En realidad, la situación era crítica debido a que, cuanto más joven es el estudiante, mayor es la necesidad de que una persona mayor se encargue de supervisarlo. El problema se agravó más debido a que muchos de los adultos que se hicieron cargo de esa tarea, no tenían la familiaridad necesaria con la computadora como para poder guiar y ayudar a los niños y jóvenes. Además había que enfrentar la cruda realidad, la carencia de computadoras en casa y el acceso al internet. En fin, de una forma u otra, se llegó a finalizar el año escolar anterior con éxito, al menos relativo.

Para este nuevo año académico que recién empezamos, los sistemas escolares han estado mejor preparados para poder hacer frente a la situación que se vive. Han investigado y buscado programas y sistemas educativos que, de la mano con la tecnología, se adapte mejor a la realidad pedagógico de sus escuelas y sobre todo de los jóvenes estudiantes a los que tienen que servir. En la mayoría de las escuelas del Estado se está utilizando el sistema llamado híbrido, es decir una combinación de clases presenciales y a distancia, algo que está el momento está funcionando…bajo la amenaza de “la espada de Damocles”, es decir de que en cualquier instante aparezcan signos de la maldita enfermedad, haciendo que las escuelas cierren por algunos días, como ya ha sucedido en algunos pueblos.

El sistema Híbrido, tal como su nombre lo indica, es una mezcla de clases presenciales y a distancia, guardando todos los protocolos de salud que sean necesarios en estos álgidos tiempos. Vamos con un ejemplo en una de las tantas escuelas: En primer lugar, los estudiantes son divididos en dos grupos, digamos A y B; mientras el grupo A físicamente asiste a clases los lunes y martes, el grupo B se queda en casa, pero participa activamente en la clase a través de sus computadoras que, en muchos casos han sido distribuidas antes de empezar el año escolar. Luego, los jueves y viernes se invierte el orden, el grupo B asiste a clases presenciales mientras que los del A se quedan en casa participando en línea del proceso educativo. Los miércoles se utilizan a discreción de los sistemas escolares, algunos lo usan para reforzar las medidas sanitarias de desinfectar los locales escolares, mientras que otros hacen que todos los estudiantes se queden en casa participando en clases en línea de refuerzo para los dos grupos. Por otro lado, hay un tercer grupo de estudiantes cuyos padres prefieren que se queden en casa llevando las clases solamente en línea.

El sistema Híbrido, si bien no es el ideal hablando estrictamente en términos educativos, permite además que la aglomeración en los salones de clase y en los pasillos se reduzca a la mitad. Los salones de clase se han acondicionado para que quepan menos estudiantes de lo que su capacidad normal permite y, se mantenga la distancia social recomendada de seis pies entre cada estudiante. Así mismo, permite también ordenar el tráfico en los pasillos de las escuelas en una sola dirección para evitar, en lo posible, el contacto físico entre los estudiantes.

Ahora bien, existen sistemas escolares que están ofreciendo clases presenciales al cien por ciento, sobre todo en los primeros grados; e intentando sistemas parecido al Híbrido de manera acondicionada a la realidad educativa de la comunidad a la que sirve.

Otro problema que enfrentan los sistemas educativos es el referente a Educación Especial para estudiantes con discapacidad, los cuales tienen derecho a tener acceso a las mismas oportunidades que se ofrece a todos los estudiantes, incluyendo una apropiada educación pública. Dentro de lo posible, cada estudiante con discapacidad recibirá educación especial y todos los servicios que necesite y que están detallados en su IEP, lo mismo aplica para aquellos estudiantes que necesitan acomodaciones y modificaciones especiales que requiera su plan 504.

Como se puede apreciar, el proceso educativo que se inició este año es completamente diferente a todos lo que hemos visto anteriormente y que implica colaboración estrecha entre padres y educadores, algo que debe existir en tiempos regulares, porque el compromiso con la educación de los niños no solo es responsabilidad exclusiva de los maestros, los padres deben tener parte activa en ella. Vivimos tiempos difíciles, en los cuales se tiene que hacer lo humanamente posible a fin de que nuestra juventud reciba la educación que merece.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here