Home Opinion El Coronavirus en Latinoamérica. Por: Armando Zarazú

El Coronavirus en Latinoamérica. Por: Armando Zarazú

Al igual que casi todos los países del mundo nuestros países latinoamericanos están sufriendo las consecuencias de la pandemia del siglo 21, la cual ha infectado a millones y quitado la vida a cientos de miles de seres humanos. El virus que atacó la región semanas después de hacerlo con China, Europa y Estados Unidos ha volcado toda su furia sobre Latinoamérica.

Lamentablemente algunos gobernantes, caso el presidente brasileño, poco o nada han hecho para enfrentar la crisis. Sus infortunados comentarios e inacción para buscar medidas que puedan ayudar a evitar que la enfermedad pandémica se expanda explican que a la fecha Brasil cuente con algo más de 180,000 infectados y poco más de 12, 500 fallecidos.

Debido a que algunos gobiernos latinoamericanos tomaron medidas de precaución anticipadas como cerrar las escuelas, imponer la restricción de salir a la calle, además de obligar a practicar lo que se conoce como distancia social antes de finalizar el mes de marzo, el impacto del Coronavirus, en cierta medida no ha sido tan fuerte como en España o Italia.

Sin embargo, pese a todas las medidas tomadas, la pandemia ha llegado a nuestros países y está causando daño, dolor y muerte. Existen muchísimas personas que no están acatando las restricciones de permanecer en sus domicilios, lamentablemente la capacidad económica de buena parte de los que la infringen lo hacen por necesidad. Estadísticas de Google, que registra el uso de los teléfonos celulares, muestran que el movimiento de sus usuarios es mayor en las zonas económicamente menos favorecidas.

Algunos países, como Perú y Colombia han implementado sistemas de bonos, o ayuda económica para los más necesitados. Lamentablemente, esa ayuda no llega a todos lo que realmente la necesitan y, para empeorar las cosas, casi la mitad de los latinoamericanos trabaja informalmente, viviendo únicamente de lo que ganan cada día; de allí que muchos de los infractores de las medidas de emergencia sostengan que “es mejor morir de Coronavirus que de hambre”.

Por otro lado, el sistema de salud latinoamericano no es de los mejores en general, con escasas excepciones. Muchos hospitales están por colapsar por falta de camas y de equipos adecuados para combatir la pandemia, lo cual afecta no solo a los pacientes, sino también al personal de salud. Para muestra un botón, en el Perú, en la ciudad amazónica de Iquitos, 189 médicos de un total de 350 están infectados, habiendo muerto algunos en el cumplimiento de su juramento hipocrático.

Comparando las estadísticas de infectados y muertos con los de Europa y EEUU se puede ver que Latinoamérica tiene una curva ligeramente inferior. No está claro el por qué, podría ser que no se están reportando los casos de infección y muerte adecuadamente o, debido a que, en los países Latinoamericanos en general, desde hace años se realizan campañas de vacunación contra el sarampión y tuberculosis. Algunos investigadores sostienen que eso podría dar alguna forma de inmunidad contra el Coronavirus, además que proporcionalmente con España e Italia, en nuestros países hay menos personas mayores que son vulnerables.

Lo que sí es bueno recalcar que es necesario incrementar las pruebas para detectar quiénes están infectados o no. Los sistemas de salud latinoamericanos tienen experiencia enfrentando este tipo de enfermedades que se han desatado en el área, solo basta recordar las recientes epidemias causadas por el Zika y Chikungunya.

En definitiva, además de las lamentables pérdidas humanas que está causando esta pandemia en América Latina, las consecuencias para la economía de nuestros países serán terribles. Esperemos que pronto termine esta pesadilla para todos, aquí y en nuestra amada Latinoamérica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here