Siete personas murieron en accidente de un bombardero de la Segunda Guerra Mundial (B-17G Flying Fortress) el miércoles en el Aeropuerto Internacional Bradley.

El avión se estrelló y fue envuelto en fuego poco después del despegue a las 9:45 am. Llevaba dos pilotos, 10 pasajeros y un asistente.

En una conferencia de prensa en la misma noche, cerca del aeropuerto, el comisionado de la policía estatal, James Rovella dijo que no podía divulgar los nombres de los muertos en el accidente porque tres de las familias de los fallecidos aún no habían sido contactados. Rovella también se negó a liberar los nombres de los seis sobrevivientes del avión.

Dijo que no había niños en el avión y que dos personas en tierra, un empleado del aeropuerto y un bombero, también sufrieron lesiones.

Rovella también dijo que hay historias de heroísmo, incluyendo “un individuo heroico que fue al avión y ayudó a la gente”.

El bombardero B-17 era propiedad de la Fundación Collings, una organización sin fines de lucro de Massachusetts que restaura aviones de la Segunda Guerra Mundial. Fue uno de los cinco aviones en el aeropuerto esta semana para visitas públicas.

El avión se estrelló poco después de un despegue a las 9:45 a.m. El B-17 había estado tratando de aterrizar de nuevo, dijo la Administración Federal de Aviación en Twitter. Luego chocó contra una instalación de deshielo y estalló en llamas, alimentado por el combustible que gotea del avión.

Los investigadores de aún no saben por qué el bombardero intentó aterrizar tan pronto después del despegue.

Dijo que una investigación completa del accidente puede tardar hasta 18 meses y la NTSB pasará varios días recopilando información, incluyendo fotos, video y documentación y entrevistando a testigos y personal del aeropuerto.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here