Vámonos pal Monte…“Monte Albán”

Don Alfonso se atrevió a lanzar Monte Albán hace casi 8 años, con esa telúrica perseverancia de su raza Oaxaqueña (México). Eran tiempos difíciles pues hablamos del 2001, año de los trágicos eventos del 11 de setiembre. La idea era presentar a toda la comunidad, latina y no latina, la verdadera cocina mexicana de bandeja y mantel, de plato generoso, de sabor auténtico. A pesar de las limitaciones en cuanto a espacio, la propuesta agradó desde un inicio por su iluminado patiecito empedrado típico de los solares y haciendas en provincia, el ambiente cordial y colorido y las mesas al aire libre con esa deliciosa fuente de agua entre las flores. Detalles adicionales como su astuta ubicación y sus razonables precios, lo han llevado, de manera inevitable, a ser considerado uno de los restaurantes de comida mexicana mas respetados del área, tanto por su antigüedad como por su sólida oferta gastronómica.

Los totopos, chips o nachos con salsa, son como el pan o el maíz tostado en las mesas peruanas. La salsa lleva cebolla, tomate, algo de cilantro y el famosísimo chile (ají) jalapeño. La salsa de chile de árbol o chile japonés es material flamígero; peligro. Jesús nos atendió como a reyes, con una gran honestidad en cada sonrisa, con permanente cuidado de que todo estuviera conforme. Esa simpática pareja de taquitos en masa suave, encerraban una sorprendente merienda completa por sí solos. Recomendamos ampliamente el Combo Albán (foto) que combina el sabor del camarón y el bisteck cocido a pedido, acompañado de arroz sazonado, crema de frejoles negros, guacamole y pico de gallo; de chuparse los dedos. De igual manera, todo un éxito el plato de tres enchiladas. Una de pollo con salsa mole color marrón, otra de queso con salsa de tomatillo verde y la tercera en salsa roja de tomate relleno de carne molida, con el oportuno acompañamiento de crema de frejoles, arroz rojizo y su trocito de tamal para no dejarnos con ganas. No pudimos, muy a mi pesar, saborear la artesanía mexicana en base a tequila. Le dejamos de tarea entonces a nuestros fieles gastronautas, se permitan ese atrevimiento a nombre mío. Monte Albán, representa entonces con esmero y gran calidad, esa cocina que embruja a todos los Estados Unidos y muchas otras naciones por las infinitas posibles combinaciones de masas, salsas y colores.


Nota.- Monte Albán los espera en el 529 de la Farmington Ave. en Hartford y su teléfono es el (860) 523-7423.

Acerca del Autor