Una mezquita en la zona cero desata una polémica cuando su construcción es aún incierta

Nueva York, 27 may (EFE).- La mezquita que se pretende levantar junto a la zona cero de Manhattan ha desatado una acalorado debate social entre los neoyorquinos, pese a que su construcción aún está en el aire y pendiente de superar muchos obstáculos.

Uno de los obstáculos que acaba de superar es la aprobación del proyecto por parte del Consejo Municipal Primero, que, aunque no tiene un voto vinculante, sí puede influir en el devenir de este polémico proyecto.

"Este apoyo envía un claro mensaje de que nuestra ciudad promueve la diversidad y la tolerancia", aseguró el presidente del condado de Manhattan, Scott Stringer, esta semana después de una votación en la que el proyecto se aprobó con 29 votos a favor, 1 en contra y 10 abstenciones (que cuentan como "no").

Sin embargo, aún ha de superar muchos otros obstáculos, entre ellos administrativos, como obtener el visto bueno de la Comisión de Preservación de Monumentos Históricos de Nueva York, que estudia declarar inmueble protegido al edificio abandonado de 152 años de antigüedad que se levanta en el número 45 de Park Place.

La asociación Cordoba Intiative pretende derribar ese inmueble, que fue de la firma Burlington Coat Factory, para levantar "Casa Córdoba", que contará con teatro para quinientas personas, gimnasio, piscina, salón de oraciones, escuela de cocina y restaurante.

También existen obstáculos económicos, pues requerirá una inversión de cien millones de dólares que, según el imán Feisal Abdul Rauf, el líder espiritual de Cordoba Initiative, se recaudarán "entre comunidades estadounidenses y musulmanas de todo el mundo".

"Este proyecto busca promover la integración, la tolerancia de la diferencia y la cohesión de la comunidad a través del arte y la cultura. 'Casa Córdoba' será un centro de aprendizaje guiado por los valores universales en su forma más verdadera: compasión, generosidad y respeto de todos", dice Cordoba Initiative en su web.

De superarse todas las trabas, la mezquita no abrirá sus puertas hasta al menos 2014, según Cordoba Initiative, y lo hará con trece plantas de altura en el sur de Mahnattan, a tan sólo dos manzanas de donde hasta el 11 de septiembre de 2001 se levantaba el World Trade Center.

Dos aviones comerciales fueron secuestrados por terroristas de la red yihadista Al-Qaeda, que los estrellaron contra las emblemáticas Torres Gemelas, lo que provocó su derrumbe y la muerte de más de 2.600 personas en un atentado que prácticamente fue retransmitido en en directo por cientos de cadenas de televisión de todo el mundo.

Pese a que aún quedaría mucho tiempo para ver levantada esta mezquita -que como mínimo no abriría sus puertas hasta al menos trece años después de los atentados- el primer debate al respecto en el Consejo Municipal Pirmero ha sido muy acalorado.

Políticos, residentes y familiares de las víctimas terminaron gritándose en un debate que se prolongó durante cuatro horas y que fue un claro ejemplo de las opiniones enfrentadas que despierta este proyecto entre la sociedad neoyorquina.

"Será una mezquita para el culto del dios-mono de los terroristas y servirá para hacer propaganda en pro del exterminio de todo lo que no esté aprobado por su religión", dijo Mark Williams, uno de los fundadores del movimiento conservador "tea party".

Ese comentario fue contestado de inmediato por líderes locales de toda índole, incluido el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, quien expresó su apoyo al proyecto y dijo que "en esta ciudad no se tolera eso, ya que está abierta a todos, sin importar su religión".

Entre los xenófobos comentarios que este asunto está provocando, estos días también se ha pronunciado el ex policía Al Santora -cuyo hijo de 23 años fue el bombero más joven que murió el 11-S-, quien afirmó tener un problema con "el levantamiento de una mezquita justo encima (de la zona cero) para que los terroristas puedan regodearse con lo que hicieron".

Mientras que unos consideran indignante que se levante un centro islámico tan cerca de la zona cero, otros creen que es un ejemplo de tolerancia, al tiempo que muchos otros insisten en que nada tiene que ver el Islam con el terrorismo. Un popular blog local apunta hoy que es lo mismo que asemejar Catolicismo con pedofilia.

"Este proyecto puede ser un puente que ayude a cerrar la gran brecha existente", aseguró al respecto el imán Rauf, quien recordó : "somos musulmanes nacidos en Estados Unidos y no tenemos otra aspiración que lograr que nuestros hijos crezcan en un ambiente de paz y armonía".

Acerca del Autor