Una argentina en Bogotá, Colombia

Memorias de un Viaje

Quiero compartir con los lectores de IDENTIDAD LATINA mi experiencia de haber visitado, una vez mas, el país de Colombia. El año pasado tuve la oportunidad de viajar a aquel país, en realidad fuí invitada a un casamiento de unos amigos. No me quise perder de estar nuevamente en esa tierra tan acogedora. Mi destino fue Bogotá donde la gente es muy amable y siempre dispuesta ayudarte. Mientras esperaba el día de la boda decidí caminar por la ciudad junto a unos amigos. Claramente se puede advertir la unión de lo antiguo con lo moderno. De un lado se puede ver los edificios mas modernos casi mezclados con otros del tiempo colonial.

La Plaza Bolivar está rodeada de edificios gubernamentales, es un típico lugar para descansar, comprar artículos regionales. Quedé impresionada con el arte antiguo con trabajos realizados en oro, esculturas y vasijas de barro cocido, cerámicas. Luego ahí cerca estaba la Casa de la Moneda, la Plaza de Toros Santamaría. Después la zona rosa donde se puede comer muy bien y salir de compras y hacer una parada en el Jardín Botánico.

Recorrí La Candelaria que se encuentra en la otra mitad de la ciudad, digamos el casco antiguo que combina con las montañas que la rodea. Por momentos tuve la impresión de estar caminando dentro de un cuadro pintado al óleo. También pude disfrutar en el teatro Popular de Bogotá de una maratón de Salsa y Tango. Realmente conmovedor.

El día anterior al casamiento y esto me enteré que es una tradición aquí, todos los invitados y familiares participamos de un recorrido nocturno en las  famosas “Chivas”, las cuales son un transporte de pasajeros (buses) pero con las ventanas sin vidrios y por dentro y por fuera pintadas con motivos varios de todos los colores, adentro hay buena y fuerte música tropical, incluso hay un pequeño espacio para bailar. En realidad es una discoteca sobre ruedas. Los que van sentados corean las letras y aplauden. Por supuesto, tratamos de movernos como podemos por el espacio limitado. Eso sí... acompañados con un buen aguardiente, que es una bebida típica de Colombia, es un anís (parecido al perno), muy oportuno ya que el clima es algo fresco. Se recorre partes montañosas y la ciudad. De verdad que uno se divierte mucho y sobre todo es sano.

La fiesta fue en La Calera, lugar de ensueño. La Capilla esta construida en madera rústica y vidrio esta se perdía en un bosque de plantas floridas y árboles. Varias cascadas de agua muy cristalinas y su sonido especial conformaban un paisaje encantador. Mas allá se podía ver la Plaza de Toros construida dentro del mismo complejo.

Le doy las gracias a la familias Casas y Sandoval, como también a los novios Luis Miguel y Alexandra Sandoval (ver foto), por la invitación a este casamiento y el haberme acogido durante los 30 días en sus casas.

De parte de Abas, Muchas Felicidades a todos. Ester I. Bellefleur

Ester I. Bellefleur
news@identidadlatina.com

Avatar
Acerca del Autor