Terror en Francia, expectativa en el mundo

DALTO COMENTA

Ha sido el peor atentado terrorista en varias décadas en Francia. Doce muertos en el asalto yihadista a la revista satírica “Charlie Hebdo” en París, la cual ha tenido su corolario de muerte tres días después, con los presuntos responsables, los hermanos Kouachi, abatidos; tres jornadas de caos; miles de agentes especiales peinando cada rincón del país y una sociedad conmocionada por la masacre de los trabajadores de una publicación, largo tiempo amenazada por su sarcástica visión del integrismo musulmán. Estas son las claves de unos acontecimientos que el presidente francés, el socialista François Hollande, ha calificado como “un ataque al mismo corazón del país”.
Tras la fuga de los sospechosos, comenzó una persecución implacable a lo largo y ancho de varias regiones del país como Reims y Picardía; finalmente los hermanos, atrincherados en un edificio de imprenta situado en la localidad de Dammartin-en-Goële, han muerto en el asalto de las fuerzas especiales francesas.
Mientras esto sucedía en los alrededores de París, en la misma capital, al este, otro presunto terrorista mantenía secuestradas a cuatro personas en una tienda judía, en una acción que todo indica estaba coordinada con aquella; el secuestrador, que ha sido identificado como Amedy Coulibaly sería el responsable del tiroteo que acabó con la vida de un agente y dejó en estado crítico a otro. Este supuesto responsable del asesinato de un policía en las calles parisinas, ha muerto llevándose consigo la vida de 4 personas mas, a las que mantenía como rehenes en una tienda judía de la capital.
No se sabe si los sospechosos actuaron coordinados. Por un lado estarían los hermanos Said y Chérif Kouachi, de 34 y 32 años; el menor de ellos, ya había sido condenado a varios años de cárcel por hacer de enlace y enviar y yihadistas formados a combatir a Irak. En cualquier caso, ambos tienen un currículum integrista probado y eran ampliamente conocidos por los servicios secretos. En cuanto a Amedy Coulibaly, el secuestrador, que según el canal francés BFMTV habría actuado en coordinación con los hermanos y que sería una persona cercana al núcleo familiar de los Kouachi; además, según las mismas fuentes, Coulibaly habría dicho que cumplía órdenes del jefe del grupo terrorista Estado Islámico.
Así las cosas, las intrigas y coartadas son ahora algo confusas y el tema se ha complicado, pues hay muchos elementos e intereses en juego; quizá el denominador común sea la venganza, las acciones y reacciones, lo lejano que nos resulta entender otras religiones, estados y grupos de toda índole. Sin lugar a dudas, lo acaecido ese fatídico 11-S, con la caída de las torres gemelas, este hecho significó un punto de quiebre en la historia mundial, pues, a partir de entonces comenzó una persecución implacable por parte del bloque occidental a los grupos terroristas y a todo aquel que se declare enemigo de Estados Unidos, y vaya sino se logró el objetivo, con las muertes de Hussein, Khadafy y Bin Laden, de manera concertada; y la furia, por otro lado, de los fundamentalistas.
El líder inglés James Cameron ha pronosticado que los atentados seguirán por muchos años, y que la solución debe aun demorar; es pertinente, entonces, que los países replanteen sus estrategias, que se den una y otra vez vuelta a las cosas, tolerancia de ambos lados, que se trabaje pacientemente para desarmar y distender el mundo; por lo pronto mucha cautela, prudencia y paños fríos en todos los bloques, sino queremos un desangramiento inútil de nuestro planeta.
Daniel Torreblanca
dalto1961@yahoo.es

Acerca del Autor