Son 356 las víctimas por las lluvias en Río de Janeiro

Río de Janeiro, 13 ene (EFE).- Al menos 356 personas han muerto como consecuencia de las lluvias que castigan la región serrana del estado brasileño de Río de Janeiro y que se intensificaron en la noche del pasado martes, informaron hoy fuentes oficiales.
El número de víctimas fue divulgado por las autoridades municipales de Teresópolis, Nueva Friburgo y Petrópolis, las ciudades más afectadas por las torrenciales lluvias que provocaron deslizamientos de tierras que sepultaron varias viviendas construidas principalmente en las faldas de las montañas.
El último boletín divulgado en la noche del miércoles por el Cuerpo de Bomberos de Río de Janeiro daba cuenta de 270 muertos, pero la alcaldía de Nueva Friburgo informó hoy que el número de víctimas en esa localidad subió desde 107 hasta 168, entre ellos tres bomberos que participaban en las tareas de rescate.
Las autoridades de Teresópolis informaron, por su parte, que los muertos en esa ciudad montañosa, ubicada a 85 kilómetros de Río de Janeiro, aumentaron desde 130 hasta 152.
Las otras 36 víctimas se registraron en el municipio de Petrópolis, en donde los deslizamientos y las inundaciones afectaron principalmente áreas en el valle del río Cuiabá y del distrito de Itaipava.
Mientras que las búsquedas de desaparecidos prosiguieron sin interrupción durante la madrugada en Nueva Friburgo y Teresópolis, en Petrópolis apenas fueron reanudadas este jueves tras haber sido suspendidas anoche debido a la falta de luz y al difícil acceso a las áreas más afectadas.
Las cifras pueden aumentar aún más debido a que los bomberos continúan la búsqueda de personas declaradas como desaparecidas, cuyo número no ha sido establecido, y a que las lluvias no cesan.
En la madrugada de este jueves volvió a llover, pero no con la intensidad de los primeros días de la semana y sin que se registraran nuevos deslizamientos. Los meteorólogos prevén que las lluvias proseguirán en los próximos días.
Los bomberos hasta ahora no han conseguido llegar a Campo Grande, un barrio en las afueras de Teresópolis que quedó completamente aislado por los deslizamientos y en donde se calcula que los temporales afectaron cerca de 2.000 viviendas.
En las tareas de rescate participan cerca de 1.000 hombres de los Bomberos, la Defensa Civil, la policía y las alcaldías de la región, que cuentan con el apoyo de siete helicópteros, dos de ellos cedidos por la Marina de Guerra, que hoy anunció que montará un hospital de campaña en Nueva Friburgo.
Según la propia Defensa Civil, muchos de los barrios de las ciudades afectadas permanecían incomunicados por los derrumbes y los socorristas intentaban abrirse paso entre toneladas de barro para ayudar a las víctimas e iniciar la búsqueda de cadáveres.
El gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, al que la tragedia lo sorprendió en el exterior cuando disfrutaba de vacaciones con su familia, pero que pretende sobrevolar la región este jueves, pidió el envío urgente de socorristas, helicópteros y equipos para la remoción de lodo y escombros.
Cabral dijo que conversó telefónicamente con la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, quien también tiene previsto sobrevolar hoy las áreas afectadas y se comprometió a enviar "toda la ayuda disponible" en forma urgente.
Según la Presidencia, Rousseff llegará a Río de Janeiro hacia las 11.30 hora local (13.30 GMT) y se desplazará en helicóptero hacia la región serrana acompañada por sus ministros de Defensa, Nelson Jobim; Salud, Alexandre Padilha, y Relaciones Institucionales, Luiz Sergio.
El Gobierno anunció que liberará unos 780 millones de reales (cerca de 461,5 millones de dólares) para atender la emergencia.
Los gimnasios y las escuelas de las ciudades más afectadas fueron convertidas en improvisados campamentos para los sobrevivientes y para numerosas familias enteras que perdieron sus viviendas y no tienen para donde ir.
Lo ocurrido esta semana en Río de Janeiro es, según las ediciones de la prensa local de este jueves, una tragedia anunciada por la omisión de las autoridades para adoptar medidas preventivas y la repetición de desastres que se registran históricamente en esta época del año en el tercer estado más poblado de Brasil.
En enero del año pasado al menos 75 personas murieron en derrumbes ocurridos en diversas zonas del estado de Río de Janeiro, incluidas varias de las que hoy volvieron a ser sepultadas por el lodo.

Acerca del Autor