Sobre la Reforma al Sistema de Salud

Al fin se aprobó

El Congreso de los Estado Unidos aprobó la reforma al sistema de salud, aunque altamente modificado, con una votación a favor de 219-212 en la Cámara de Representantes el 21 de Marzo. Treinta y dos millones de americanos que no tenían acceso al seguro de salud ya podrán respirar con menos incertidumbre. Por más de un año se lo discutió en el Congreso y representa el logro más revolucionario en legislación social en medio siglo.

El plan estuvo a punto de ser aprobado hace medio año, pero la intervención egoista, motivada por los incentivos económicos en boca de Joe Lieberman, el senador de Connecticut lo impidió. Este senador pasará a la historia como el instrumento obstruccionista y antipatriótico que engañó al pueblo americano por haberse vendido a las compañías de seguros.

Otros congresistas aferrados a prejuicios y creencias religiosas se opusieron a las reformas por estar en contra del aborto. Como dijeran los mejicanos, ¡Qué poca madre! Parece que no tuviesen compasión humana y un sentido de caridad cristiana, pues no hacen nada por evitar que niños que no son deseados, nazcan en condiciones deplorables. Estos niños están condenados a una vida miserable y sub humana. Estos son los millones de niños que deambulan por las calles abandonados, sin protección de una sociedad que en forma egoista prefiere sus creencias y condenan a niños a vivir en condiciones indignas de una sociedad responsable y civivilizada.

Han prevalecido los intereses egoistas monetarios sobre el beneficio colectivo de una sociedad que paga el más alto precio por los servicios de salud en el mundo entero. Se les ha negado a los minoritarios el derecho a servicios de salud, los que dejan de ser un derecho y una responsabilidad del Estado, por convertirse en un plan de negocios privados, es decir, la salud y la vida humana, no cuentan frente a la opción de explotar la oportunidad de enriquecerse a expensas de ella.

Es un horror lo que ha ocurrido en este proceso de establecer un plan de salud que beneficie a millones de seres humanos. Se han gastado más de 3,500 millones de dólares en una campaña auspiciada por compañías privadas para combatir el proceso que iba a ofrecer un seguro de salud digno y decente al pueblo americano. ¿Imagínese lo que fue tener 8 cabilderos, (lobbyists) por cada congresista en Washington? es decir, se destinaron 543 millones para obstaculizar el proceso legislativo que pretendía establecer un plan de seguros que cubriría el 92 por ciento de la población americana.

Un total de 1,750 empresas privadas con la suma de 4,525 cabilderos, emprendieron una campaña para derrotar el plan de seguridad de salud propuesto por el presidente Barack Obama. No es descabellado pensar que “el establecimiento blanco” (the white establishment) hiciese todo lo posible para evitar que un presidente de color lograse la reforma social más significativa en medio siglo de historia política en los Estados Unidos.

Germán Duque, en un artículo publicado en el Tiempo de Bogotá (20 de Marzo de 2010) presentó unas estadísticas que señalan las cantidades dedicadas a la campaña para derrotar el plan de salud. Como ejemplo tenemos que AMA (Asociación Médica Americana) gastó 20 millones de dólares para derrotar el plan de salud, simplemente para evitar que los médicos que reciben remuneración por ofrecer servicios profesionales dentro del plan Medicare y Medicaid, tendrían que pagar un impuesto de $300 dólares al año.

La industria farmacéutica gastó 270 millones de dólares, los hospitales gastaron 108 millones, las compañías de seguros 164 millones. Otras compañías gastaron entre uno y cinco millones, como Johnson & Johnson, Baxter, Pepsicola, Siemens, Wal-Mart, y Coca-Cola, para evitar un plan dietético que reduciría el consumo de azúcar y así se evitaría la insidencia de la diabetes, especialmente en la población hispana.

Trece sectores emprendieron una campaña masiva para derrotar el plan de salud. Las organizaciones de la salud gastaron $543 millones, entidades de seguros y planes hipotecarios $465 millones, energía y recursos naturales 408 millones, comunicaciones y compañías electrónicas $380 millones, Y para que se asuste, vea que entidades de educación y asuntos religiosos gastaron $247 millones. Los transportes $243millones, y organizaciones políticas y de diseminación ideológica $153 millones. Negocios de agricultura gastaron $141 millones y defensa $135 millones, construcción $56 millones. Para nuestra sorpresa, la Cámara de Comercio de EEUU gastó $144 millones y la Asociación Americana de Bebidas $18 millones.

Como podemos ver, los enemigos del pueblo son los mismos que se benefician al vender productos que son nocivos para la buena salud. Esto implica que debemos estar alerta para no votar por candidatos que estén vinculados a organizaciones que velan por sus intereses económicoa y no por el bienestar del ciudadano.

©Derechos reservados. Marco A. Arenas, PH.D.

Marco A. Arenas, PH.D.
marenas@aol.com

Acerca del Autor

Tribunal de EE.UU. mantiene bloqueo al veto migratorio

La SB4 es inconcebible, antiestadounidense y, lo más probable, anticonstitucional.

INMIGRACIÓN: La SB4 es inconcebible, antiestadounidense y, lo más probable, anticonstitucional

INMIGRACIÓN: Fiscal Nacional dice no deportarán jóvenes indocumentados

INMIGRACIÓN: Detenciones por ICE y sus costos

Padres e hijos separados por estatus migratorio

INMIGRACIÓN: Estrategia de deportaciones a espaldas de la mayoría en EEUU

Los inmigrantes indocumentados no están solos

INMIGRACIÓN: Nuevas Políticas sobre Seguridad Pública

INMIGRACIÓN: Disminuya las consecuencias financieras de la Detención o Deportación

Clima

Mayo 30, 2017, 7:12 am
Cubierto
Cubierto
12°C
sensación térmica: 13°C
presión: 1020 mb
humedad: 89%
viento: 0 m/s N
Ráfagas: 0 m/s
UV-Index: 0
salida del sol: 5:19 am
puesta de sol: 8:17 pm