Situación penosa de 60 familias de refugiados de Somalia y Liberia en Hartford

Como nueva residente de Hartford traté de relacionarme con la comunidad. Comencé a concurrir a reuniones donde se exponían los problemas del área. Mi gran sorpresa fue encontrarme en una de las reuniones con refugiados de Somalia y de Liberia. Me interesó mucho cuál era el problema humanitario por el que estaban pasando. Por ellos me enteré que son 60 familias,con niños pequeños, adolescentes, mujeres prontas a dar a luz, personas con impedimentos físicos, etc.

Pero mi mayor sorpresa fue que estas familias fueron traidas legalmente a los Estados Unidos a través de Catholic Charities, quienes asumieron la responsabilidad de proveerles viviendas decentes, trabajo, estudio del idioma inglés para los adultos, estudio secundario para los menores, guarderia para los niños pequeños.

Estas personas no saben inglés, por ello el Gobierno Federal de los Estados Unidos, les provee a Catholic Charities el dinero necesario por un año de ayuda para ubicarlos y colaborarles hasta que puedan desenvolverse solos; pero Catholic Charities, Hartford Archdiocese, a cargo de Ms. Rose Alma Senatore, Chief Executive Officer, cuya dirección es 839-841 Asylum Ave, Hartford, CT, tan solo colaboró dos meses, dejando a estas familias a la deriva. Aunque paresca increible.

Se realizaron repetidas llamadas teléfonicas, como así también cartas dirigidas adistintas autoridades, inclusive al Mons. Reverendo Henry J. Mansell, Arzobispo de Hartford, a la 134 Farmington Ave, Hartford, CT. Y hasta el día que escribimos la nota, nunca tuvimos respuesta para realizar, por lo menos una reunión que aclarara la situación de los refugiados. Estas familias recurrieron a nosotros, que como voluntarios nos hemos acercado a la organización H.A.R.T. que trabaja por la comunidad y hemos integrado el HART Inmigrant Rights Committee. Los refugiados se encuentran cansados y desmoralizados por no recibir la ayuda prometida por el Gobierno Federal.

Nosotros, como ciudadanos que aportamos nuestros impuestos, queremos saber qué hizo Catholic Charities con el resto del dinero público.

Obtuve testimonios de algunos de ellos: por ejemplo Ibrahim nos dijo que quiso registrarse en el Bulkeley High School y le dijeron que no; entonces él les dijo que recurriría a la Policía de Hartford y entonces cambiaron de actitud.

Otro testimonio, el de Mohamed, que comparte 2 dormitorios con 8 personas mas,en una vivienda infestada de cucarachas, ratas y en un área peligrosa. La señora Kadra, con impedimento físico para trabajar, con una hija de tres años y no consigue acceso a los servicios sociales para ayuda de alimentos. Todas estas situaciones se deben a que no cuentan con el debido respaldo del staff de Catholic Charities.

Isabel Bellefleur (HART Inmigrant Rights Committee)

N. de R.- El día 26 de Julio, interesados por la situación de los refugiados, se hicieron presentes personal de la Televisión Canal 3 de CT en los lugares donde residen los afectados, para investigar y denunciar el caso que se ha hecho público.



Acerca del Autor