Sin Evidencias de Liberación de Ingrid Betancourt en Colombia

El cautiverio de Ingrid Betancourt ha provocado una movilización nunca antes vista. Desde jefes de Gobierno, artistas de Hollywood hasta personalidades mundiales en diversas áreas, todos han abogado por su liberación y piden que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) la dejen en libertad, tras seis años de confinamiento en las selvas de ese país sudamericano.

“Aquí vivimos muertos (...) Estoy mal físicamente. No he vuelto a comer, el apetito se me bloqueó, el pelo se me cae en grandes cantidades”, escribió Betancourt en una última carta a su madre, lo que revelaba las pésimas condiciones en que el grupo terrorista la mantenía para exigir un intercambio de rehenes con subversivos encarcelados.

Las noticias del presunto empeoramiento de su estado de salud en semanas recientes, generaron grandes movilizaciones no sólo en Colombia, sino también en Francia, donde el presidente galo Nicolas Sarkozy ha cobrado un protagonismo activo para lograr su liberación. También el ex presidente colombiano Belisario Betancourt, la ex presidenta irlandesa Mary Robinson y el cineasta Woody Allen respaldaron la candidatura de Ingrid Betancourt al Premio de la Concordia 2008, otorgado por la Fundación Príncipe de Asturias.

Estos apoyos se suman a las adhesiones remitidas por otras destacadas personalidades internacionales, como Vaclav Havel, Jaques Delors, Simone Veil, Mario Soares, Javier Pérez de Cuéllar y Nicolás Castellanos, todos ellos galardonados con el Premio Príncipe de Asturias anteriormente.


La rehén más triste del mundo

La fotos más reciente de la rehén muestran a una mujer delgada, cabizbaja y con el gesto de una dolorosa mirada. Ingrid Betancourt, de nacionalidad franco-colombiana, fue secuestrada por las FARC el 23 de febrero de 2002 mientras hacía campaña como candidata a la presidencia para las elecciones de ese año en Colombia. Antes de su secuestro, Betancourt fue reconocida por su insistente lucha contra la corrupción política de su país y siempre defendió la salida negociada al conflicto armado en Colombia.

Para conmemorar el sexto aniversario del secuestro, en Bogotá, la capital colombiana, la familia de la política celebró una misa, y en Francia, donde viven los dos hijos de Betancourt, se organizó una cadena humana frente al ayuntamiento de París. Además, los hijos de la política se reunieron con el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Con ese mismo motivo, la presidencia eslovena de turno de la Unión Europea (UE) emitió un comunicado en el que afirma confiar en que las FARC liberen, tal y como han anunciado, a varios de los rehenes que mantienen retenidos.

De acuerdo a testimonios de otros rehenes liberados, Betancourt ha tratado de escapar de sus captores en cinco ocasiones. Al menos eso es lo que afirma el policía John Frank Pinchao, que se fugó tras casi nueve años de secuestro y que estuvo preso con Betancourt en el mismo lugar. “Ingrid fue duramente castigada por sus tentativas”, ha explicado Pinchao, quien también ha develado que los secuestradores le racionaron la comida y le retiraron la radio.

En los últimos meses la familia de Betancourt ha intensificado la campaña para lograr un acuerdo humanitario que posibilite la liberación de la política y de los demás secuestrados en manos de las FARC. Ello significó incluso que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, interviniera como mediador, pero sin lograr resultados positivos.


Acerca del Autor