Se jubiló el Doctor Humberto Solano

En una agradable fiesta con un grupo de colegas y amigos, se celebró la jubilación del doctor Humberto Solano el pasado 25 de junio en el restaurante Costa del Sol de Hartford. Una suculenta paella fue el deleite para los asistentes.

Como pacientes del Dr. Solano hemos tenido gran confianza en el profesional que nos atiende y nos presta ayuda médica especializada. Agradecemos esa gran preocupación del médico por reestablecernos a la salud y al buen sentir con euforia y tranquilidad.

El autor de esta nota llegó a New Britain, Connecticut en el otoño del año de 1965. Conoció a la señora Sima Kotkin quien, en perfecto español, le extendió su amistad. En su casa conoció a su esposo y a sus dos hijos. Ella había nacido en Rusia, vivió su adolescencia en México y le fascinaba lo hispánico, su lengua, sus cultura, su música y sus bailes. Por intermedio de ella conocimos al doctor Humberto Solano, el nuevo médico mexicano que estaba haciendo su internado y especialidad en el Hospital General de New Britain.

Humberto Solano nació el 14 de febrero de 1931 en el pueblo de Hometepec, en el estado de Guerrero en México. Allí hizo los estudios primarios para luego trasladarse a la ciudad de México donde cursó la secundaria. Participó luego en un programa de intercambio y pasó un año en la prestigiosa Philips Academy en Andover, Massachusetts. Seguidamente ingresó a Trinity College en Hartford, CT donde adquirió una educación humanística y se graduó en 1957. Ese mismo año ingresó a un programa de posgrado en la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York.

Se disponía a viajar a Alemania para seguir sus estudios de medicina, ya que había sido aceptado en la universidad de Heidelberg, pero infortunadamente su mamá cayó enferma de gravedad y tuvo que regresar a Mexico. Ya en su país natal ingresó a la facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de México. Al cursar el tercer año de medicina contrajo matrimonio con Sózima Baños. Al año siguiente viajaron a New Britain, Connecticut ya que Humberto conocía bien el área. Él había vivido cuatro años en Connecticut cuando estudiaba en Trinity College. A su esposa le encantó el área y la gente; y así él decidió hacer su especialidad clínica de medicina en el Hospital de New Britain. Un año más tarde regresó a México a satisfacer el año de Servicio Social Obligatorio para recibir su diploma de médico. En el año de 1966 regresó con su esposa y sus dos niños a Connecticut donde hizo su internado en medicina interna en el Hospital mencionado.

Ya graduado, el doctor Solano se dio cuenta de la gran necesidad que había de médicos que hablaran español para servir las necesidades médicas de una creciente población hispanohablante en el área. Inició su práctica privada y desde el primer año él ha sido mi médico. Bien recuerdo la fiesta de inauguración de su práctica privada.

Es muy importante para el paciente poder comunicar al médico, el dolor y las angustias en su lengua nativa, especialmente cuando no se habla la nueva lengua con fluidez y dominio. La personalidad del doctor Solano y su lenguaje medido con serenidad y tranquilidad inspiran confianza en el paciente que llega agitado, nervioso, temeroso y muchas veces decaido y deprimido. Su ojo clínico ayuda a un diagnóstico acertado y pronto ayuda al paciente a relajarse al explicar sus dolencias en la lengua que entiende sin dificultades..

En 36 años de práctica profesional el doctor Solano ha tenido centenares de pacientes, muchos de los cuales se han convertido en sus gratos admiradores y amigos.

El doctor Solano tiene dos hijos, José Humberto y Elizabeth. José Humberto estudió ingeniería aeroespacial en MIT y vive en California. Elizabeth vive en Avon con su esposo Bruce Paradise y sus cuatro hijos, Benjamin, Alex, William y Juan Carlos. Ella estudió medicina y tiene su práctica privada en el centro Solano Medical en Kensington.

El doctor Solano se ha jubilado el primero de Julio de este año. El ha servido en varias posiciones como voluntario. Fue Asesor de la Asociación de las Visiting Nurses de Central Connecticut. Fue miembro corporativo y miembro de la Junta Directiva da la YMCA de New Britain y fue nombrado miembro corporativo del personal médico de la junta de directores del “Hospital for Special Care”. Fue director médico del Convalescent Home y miembro de la Junta de Directores de varios Convalescent Homes en el área. Él ha recibido muestras de reconocimiento por sus servicios voluntarios y en especial sirvió como miembro de la Junta de Educación del Estado de Connecticut, nombrado por el gobernador William O’Neil.

Deseamos al doctor Solano muchos años de vida y que disfrute de su jubilación bien merecida.

M.A.A.

Acerca del Autor