Se fue Carlos Fuentes, uno de los genios de la literatura

Güerita, si vamos… Fueron las últimas palabras dirigidas a su esposa, la periodista Silvia Lemus, del conocido y admirado escritor mexicano Carlos Fuentes, quien dejó de existir el pasado 15 de Mayo. Considerado, por derecho propio, uno de los grandes de la literatura, no solo mexicana sino latinoamericana. Su extraordinaria obra literaria lo ubicó como conspicuo miembro del grupo literario del llamado “Boom latinoamericano”, que a partir de los años sesenta puso a Latinoamérica ante los ojos del mundo con su extraordinaria creación literaria, de carácter social y político. Junto a Carlos Fuentes están incluidos como miembros del Boom escritores de la talla del colombiano Gabriel García Márquez, el argentino Julio Cortázar, el chileno José Donoso, además del peruano Mario Vargas Llosa.

Debido al trabajo de su padre, diplomático mexicano, Carlos Fuentes nació en Panamá y luego pasó su infancia en varios países latinoamericanos, como Chile, Uruguay, Ecuador y Argentina, además de Estados Unidos. A fin de que su relación cultural con México no se pierda, su padre hacía que el futuro escritor pase los veranos en la capital azteca. Ciudad a la que regresó definitivamente a los 16 años para realizar sus estudios universitarios. Se graduó como abogado en la Universidad Autónoma de México. Pronto las leyes quedarían a un lado para dar paso a su genio literario.

Sus experiencias, como testigo de la vida social de la capital mexicana, lo llevan a escribir su primera novela, “La región más transparente”, en la cual hace un retrato de la corrupción moral del México moderno utilizando la figura de Federico Robles, revolucionario que deja sus ideales para convertirse en un banquero poderoso y carente de escrúpulos. Se considera a esta su primera novela, publicada en 1958, como una radiografía de los estratos sociales de la inmensa capital mexicana. Su gran amiga, la escritora mexicana Elena Poniatowska, decía que en esta novela Carlos Fuentes “se burlaba de los mexicanos que se habían hecho millonarios gracias a la Revolución”.

Su novela “La muerte de Artemio Cruz”, publicada en 1962, es considerada por la crítica como su mejor creación. En ella, un anciano rico y postrado en su lecho de muerte, evoca diferentes pasajes de su vida. Desfilan en su memoria de moribundo, hechos y mujeres que han marcado su existencia, y que lo han transformado, desde un impetuoso y ferviente revolucionario, en un indolente y acaudalado anciano, rodeado de dos mujeres, su hija y esposa, las cuales solo tienen interés en su testamento. La obra es una crítica al sistema político que hasta hace pocos años gobernaba México.

Enumerar la obra literaria de Carlos Fuentes tomaría tiempo y espacio, lujo que no nos podemos tomar en este artículo. Sin embargo, es bueno señalar que el mismo autor se encargó de integrar su extensa producción en un proyecto que él llamó “La edad el tiempo” y en el cual agrupó sus trabajos de acuerdo a su afinidad temática.
El cine fue otra de las grandes pasiones del insigne mexicano. Muchos de los guiones que escribió se basaron en obras suyas y fueron llevadas al cine con singular éxito. Entre ellas se pueden mencionar “Las dos Elenas”, “Las dos cautivas”, entre otras. También realizó trabajos de la misma índole junto a otro gran aficionado al cine, Gabriel García Márquez, con quién llevó a la pantalla grande “El gallo de oro” y “Tiempo de morir”. Igualmente hizo la adaptación cinematográfica de “Pedro Páramo”, de Juan Rulfo, otro grande de las letras mexicanas. Además, muchos de sus relatos fueron adaptados al séptimo arte por diferentes cineastas, no solo mexicanos sino también de otros países.

Carlos Fuentes era consciente del problema migratorio latinoamericano en los Estados Unidos, por lo cual, con motivo del quinto centenario de la llegada de Colón a tierras americanas realizó y grabó cinco programas para la televisión bajo el título de “El espejo enterrado: reflexiones sobre España y el Nuevo Mundo”. Los cuales presentó en español e inglés, idioma que hablaba con gran dominio, bajo los títulos de “La virgen y el toro”, “La batalla de los dioses”, “La edad de oro”, “El precio de la libertad” y “Las tres hispanidades”. Es precisamente en este último que trata sobre España, Latinoamérica y los pueblos latinoamericanos en los Estados Unidos que están experimentando enormes cambios en las últimas décadas. En este trabajo pide a la audiencia que vea todo los que los latinoamericanos han sido a través de su historia. Luego muestra cómo, a través del arte, se puede experimentar y apreciar la realidad multicultural Latinoamericana.

Indudablemente Carlos Fuentes nos deja un legado cultural invalorable. Su presencia y la claridad diáfana de su pluma se dejarán sentir en las letras latinoamericanas.


Acerca del Autor