SALUD: El Poder de la Mujer y Feminismo

Aprovechando que estamos en plena celebración del Día Internacional de la Mujer, no podíamos dejar pasar por alto este tema que ha estado en la opinión pública como un manjar para las mas ilustradas pero que afecta hasta a las que no han tenido la oportunidad de ser expuestas a lugares solo imaginadas para los hombres. Desde hace varios años se viene hablando de un discurso en el que el protagonista es el muy afamado “Gran poder de la Mujer”. Desde Hollywood y pasando por casi todos los medios de comunicación, tanto anglo como en español, se le ha dado mucha difusión a todos los movimientos que este ha generado. Pero, ¿qué sabemos acerca de esta exclamación de libertad femenina? Pues este concepto fue utilizado por primera vez en la Conferencia Mundial de las Mujeres en Beijing (Pekin) en 1995 para referirse al aumento de la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones y acceso al poder. Actualmente esta expresión conlleva también otra dimensión: la toma de conciencia del poder que individual y colectivamente ostentan las mujeres y que tiene que ver con la recuperación de la propia dignidad de las mujeres como personas. Pero este proceso requiere disciplina, autoconfianza, y sobre todo ser muy crítica de nuestros objetivos por cumplir y las metas por alcanzar. Pero también este concepto ha liberado a muchas mujeres del yugo, mas mental que físico, de sus propias cadenas y tiende a confundirse con otro movimiento muy importante como el del “Feminismo”. El Feminismo ha sido definido como un conjunto heterogéneo de ideologías y de movimientos políticos, culturales y económicos que tienen como objetivo la igualdad de derechos entre varones y mujeres. Pero esto suena muy “acartonado” para hacerlo realidad. Sin embargo gracias a este movimiento tan relevante se han logrado muchos cambios trascendentales para la mujer moderna. El sufragio universal del voto, la legalización del aborto, y la ley del divorcio han sido los logros mas importantes de la revolución feminista desde sus inicios en los años 70’s, los que provocaron muchos cambios a nivel institucional, legal, político y económico para la sociedad occidental. La antropóloga y escritora Helen Fisher dice que la participación masiva en la mano de obra remunerada a partir de la Revolución Industrial de Occidente, y el incremento del número de mujeres empresarias en el mundo, es uno de los fenómenos mas extraordinarios de la larga trayectoria de la humanidad, porque supone la reaparición de la mujer con poder económico después de muchos siglos de opresión por el solo hecho de nacer mujeres. De igual manera este movimiento ha sido también de mucho beneficio para los hombres. Por ejemplo ya no tienen esa pesada carga de ser el único proveedor del hogar porque ya tienen la suerte de contar con una mujer independiente y autónoma que ya no depende económicamente de ellos. Gracias a esta lucha feminista, los hombres también han entendido que su papel como padres y compañeros ya no está limitado a solo ser quien lleva el pan de cada día al hogar y que las tareas domésticas pueden ser asumidas por ellos, sin temor a la vergüenza pública. Además de ser participes activos en la crianza y educación de los hijos al compartirse por igual con su compañera de hogar. Sin embargo también coinciden en que todavía queda mucho por que luchar. Todavía existe mucha desigualdad cuando se trata de la remuneración económica frente a la que los hombres por el mismo trabajo. Pero no vayamos tan lejos porque una de las mas significativas, pero que al ojo de muchos es prácticamente invisible, es esa doble jornada laboral obligatoria que tenemos que realizar. Y me refiero a la de salir a trabajar fuera y luego regresar a casa y continuar con nuestros otros deberes de ‘dueñas’ del hogar. Por último, cómo no citar a el gran Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, con su muy particular manera de elogiar a la mujer: “Creo que la mujer es el ser fuerte, el sexo fuerte, y que gracias a ella la historia sigue adelante. Da la impresión de que los hombres son los protagonistas de la historia, pero si lo son es porque alguien está sosteniendo el mundo detrás de ellos, y ese alguien es la mujer”.

Cathy Montano (cmontano@identidadlatina.com)
Cathy Montano
cmontano@identidadlatina.com
Identidad Latina Newspaper

Identidad Latina
Acerca del Autor