SALUD: La lactancia “prolongada”

Mamá, lo estás haciendo bien. La lactancia “prolongada”

Mitos y verdades

Son muchos los comentarios que recibimos las madres que decidimos seguir dándole pecho a nuestros hijos después del primer año de edad: “¿Por qué sigues dándole teta al niño?”, “¡Qué sinvergüenza!”, “¡Ese muchacho ya está muy grande!, y un gran etcétera. Hasta he oído personas y doctores decir que la leche materna “es sólo agua” después del año de dar a luz, o que “no alimenta”. ¿Qué tan cierto es eso? Acaso el momento de destetar a tu hijo se debe a una recomendación médica o porque la sociedad te diga si está bien o mal?

Pongo entre comillas la palabra “prolongada” porque es también allí donde se le da una valoración del tiempo dedicado a la lactancia… ¿Cuánto tiempo se considera prolongado? ¿Más de un año lactando no es debido?, ¿Qué es lo correcto?, ¿1, 2, 5 años? En este caso no hablamos del dejar de dar pecho por razones externas (trabajo, tiempo, etc.), sino el destetar a nuestros hijos por esas creencias que han pasado de generación en generación y que no necesariamente son ciertas. ¿Hasta qué punto nos dejamos llevar por ellas?

Estudios de nuestra especie confirman que desde hace millones de años y a lo largo de la historia, nuestros niños han tenido un destete espontáneo promedio entre los 2 y 7 años de edad, y “no es sino hasta comienzos del siglo XX en los países industrializados cuando, a raíz de la aparición y extensión del uso de los sucedáneos de leche materna y los cambios sociales, que se generaliza el destete prematuro en los bebés”, así lo expresa Martha Gómez Fernández de la Asociación Española de Pediatría en su artículo, Lactancia Materna en Niños Mayores o “Prolongada”.

No sólo entra en debate el destete prematuro por condiciones sociales, algunos doctores aún le dicen a sus pacientes que la lactancia después del año de nacido el bebé “no tiene sentido”. A diferencia de estas concepciones, la Organización Mundial de la Salud confirma que la leche materna no pierde nutrientes con el paso del tiempo, más bien continúa aportando nutrientes de mayor calidad que los obtenidos por los alimentos y le aporta defensas a su sistema inmunológico. Además, aporta el 50% de energía del lactante hasta el primer año de edad y el 35% durante el segundo año de vida. Con toda propiedad exhortan a las madres a que amamanten a sus bebés hasta los dos años de edad “o más”.

Cada mamá tiene su historia y tiene la total potestad de dar pecho y dejar de hacerlo hasta cuando lo crea conveniente. Algunas dejan de hacerlo por razones laborales, de tiempo, o porque ya están listas para destetar, y es completamente entendible. No es mejor mamá la que da pecho o la que da fórmula. Es una decisión que depende solo y exclusivamente de ella, sin embargo es importante estar conscientes de que los motivos por lo que lo hagamos sean por hechos consistentes, y no mitos y creencias con respecto al tema. Mientras más nos informemos sobre los temas relacionados con nuestros bebés, les garantizaremos su salud y bienestar en el presente y futuro.

IG: realmente_mama realmentemama.wordpress.com
Miriam Reyes A.
Identidad Latina Newspaper

Identidad Latina
Acerca del Autor