RESEÑA DE TEATEATRO: Yale Rep estrena adaptación teatral de “Native son” de Richard Wright. Por Bessy Reyna (www.bessyreyna.com)

Louisa Jacobson, Jerod Haynes, Jason Bowen (back) y Joby Earle en Native Son por Nambi E. Kelley, adaptada de la novela por Richard Wright y dirigida por Seret Scott (Foto de Joan Marcus, 2017. Cortesía de Yale Rep).

Hace unos días asistí a la presentación de la obra Native Son en el teatro Yale Rep en New Haven. A pesar de que la obra se presentó sin interrupción,y dura casi dos horas, se podía sentir la tensión y el interés del público asistente debido a la intensidad del drama que estábamos presenciando en el escenario.

La producción de Native Son, basada en la novela del autor Afro-Americano Richard Wright, publicada en el 1940,  está adaptada por la dramaturga Nambi E. Kelley. Es la historia del joven Bigger Thomas, quien vive con su familia en extrema pobreza en el área Sur de la ciudad de Chicago. La trama se desarrolla en los años 30 y explora los estereotipos que controlan el comportamiento de personas de raza negra, al tener que lidiar con blancos dentro de las circunstancias racistas que imperaban (y aun imperan) en el país.

Al iniciarse la obra, Bigger se pregunta si él es una reflexión de cómo otras personas lo ven, o como se ve él mismo habiendo internalizado los estereotipos raciales. Esta preocupación, es el eje central de este personaje. Las circunstancias culturales que lo rodeaban fueron las que llevaron a Bigger, a tratar de salvar su vida. El joven acababa de conseguir un trabajo como chofer de la familia aristocrática, los Dalton. Mary, la hija, es una joven blanca quien trata de romper las barreras de clase, teniendo un novio comunista y hasta invitando a Bigger a que los acompañe a un bar “de negros” para así conocer su cultura. Al regresar de una noche de parranda, Mary está tan borracha que no puede ni caminar.

La vida de Bigger, al tratar de ayudarla cambiará por completo. La madre de Mary, quien es ciega, entra a la habitación donde la llevó Bigger, este le tapa la boca con una almohada para que no haga ruidos, ya que tiene miedo de ser encontrado en una habitación con una mujer blanca e indefensa. La tragedia empieza por culpa de un accidente, cuando al tratar de evitar que la madre escuche los sonidos, él asfixia a Mary, y luego desesperado trata de buscar la forma para deshacerse del cuerpo.

La novela Native Son, en la que se basa la obra teatral, es considerada por muchos críticos como un catalizador que cambió actitudes sobre las relaciones de las razas en USA, a mediados del siglo XX. A pesar de ser una fuerte crítica de las relaciones raciales en USA en la década de los 40, la misma fue seleccionada por el Book of the Month Club, haciendo así que lograra una gran distribución a nivel nacional con mas de 250,000 ejemplares, vendidos en tres meses, y apoyando esa institución literaria, por primera vez, una novela escrita por un Afro-Americano.

Richard Nathaniel Wright, nació en Mississippi el 4 de Septiembre de 1908 y murió el 28 de  Noviembre del 1960. Es difícil hablar de la novela y la obra teatral, sin mencionar algo de la vida de este importante autor, ya que son esos elementos de su experiencia personal, los que le dan vida a sus personajes. Sus antepasados fueron esclavos liberados durante la guerra civil. Su abuelo Nathan Wright se unió a las tropas del regimiento de negros, mientras que su abuelo materno Richard Wilson, quien se escapó de su esclavitud, entró a la marina, ya casi al final de la guerra en el 1865.

Leer la historia de la vida de Wright es digna de ser llevada al cine, o en una serie de televisión. Abandonado por su padre, cuando apenas tenía 6 años, su madre llevó a la familia a Arkansas y de allí, al ser asesinado uno de los familiares, se vieron obligados a huir a otra ciudad. Debido a las complicaciones familiares este hombre, cuya obra literaria se convertiría en una de las más importantes de USA, ni siquiera pudo asistir a la escuela con regularidad, hasta los 12 años. Fue cuando se mudaron a Jackson en Mississippi donde Wright logró asistir por 5 años seguidos a la escuela.

Los conflictos familiares se vieron agravados en el caso de Wright, por sus conflictos religiosos. Su familia era Adventista y Wright, desde joven, rechazó los valores y creencias que le trataban de imponer.

Si bien esta página se titula “RESEÑA DE TEATRO”, confieso que pocas veces escribo tanto sobre la vida del autor de la obra, como lo estoy haciendo aquí. Pero en realidad, la vida de Wright y sus experiencias me parecen tan fascinantes que decidí compartir algo de ella con nuestros lectores. A pesar de su educación intermitente, una vez que logró estar en un solo lugar, Wright demostró su gran inteligencia y logró empezar a demostrar su talento.

Escribió su primera obra a las 15 años. Su rebeldía ya demostrada dentro del seno de la familia, volvió a hacerse notar, cuando al ser elegido “Valedictoriam” de su escuela, fue seleccionado para dar el discurso de graduación. El director de la escuela de estudiantes negros, buscando no ofender a miembros de la junta de educación, le dio a Wright un discurso ya preparado para que Wright lo leyera. El se negó a hacerlo a pesar de que lo amenazaron que no lo dejarían graduarse. Wright insistió en leer lo que él había escrito. Este gesto de rebeldía y de orgullo, volverá a manifestarse en otras ocasiones en su vida.

En el 1927, se muda a Chicago donde se convierte en miembro del partido comunista y donde se formará y desarrollará intelectualmente, iniciando su conversión en una de las voces mas importantes de la literatura contemporánea. Pero el racismo que pensó dejar atrás al mudarse del Sur al “Norte” continuó formando parte de su experiencia, incluyendo el tratamiento que recibió  de parte de los miembros del Partido Comunista en esa ciudad, quienes eran blancos y no querían aceptarlo.

Siguiendo el ejemplo de muchos intelectuales Afro-Americanos de la época, Wright emigra a Francia, donde espera poder desarrollar su obra literaria y se hace ciudadano. Entre sus amigos están los existencialistas Sartre y Camus. Es investigado por la CIA cuando la cacería de “comunistas” en el gobierno norteamericano estaba en su apogeo, instigado por el Senador McCarthy, la obra de Wright fue puesta en lista negra en Hollywood.

Hasta el final de su vida Wright nunca dejó de siempre de ser consciente de cuáles eran sus valores como persona y su respeto a la dignidad de su raza y nunca se dejó intimidar. A él nunca nadie pudo comprarlo o hacerlo cambiar por medio de amenazas, aun cuando si lo hacía, y aceptaba ciertas entrevistas y charlas patrocinadas por organizaciones con las que él no compartía los valores, no hubiera sufrido tantas dificultades económicas.

Curiosamente, una gran cantidad de manuscritos, cartas y otros documentos de este autor se encuentran en la Biblioteca de la Universidad de Yale, en New Haven, esto hace aun mas relevante que la obra teatral basada en su novela se presente a solo unas cuadras de esa Biblioteca.

Native Son” en el escenario de Yale Rep

            La obra Native Son fue estrenada en el Marin Theatre en el 2014. Desde el principio la adaptación de Nambi E. Kelly, recibió grandes elogios críticos. Kelly, creció en Chicago en áreas cercanas al vecindario donde se desarrolla la obra, tal vez por eso ella ha logrado mantener la tensión y lo complejo de la cultura y el medio-ambiente de esa ciudad, transformando la novela en una obra teatral fiel al original. Seret Scott, quien dirigió la obra en el 2014, también dirige esta producción de Yale Rep. La obra la que en manos de un director menos diestro tal vez perdería su fuerza, cuenta con la magníficas actuaciones de un reparto encabezado por Jerod Haynes en el papel de Bigger, un hombre el que al principio de la obra le preocupa saber si él es “como lo ve el mundo, y si él es solo una reflexión creada por otros”.

Esta pregunta es fundamental para entender la conducta de Bigger. Jason Bowen, en el papel “The black rat” es como una sombra, que narra los pensamientos de Bigger, instigándolo a que cometa el crimen, y justifique lo que tendrá que hacer. La actriz Louisa Jacobson, como Mary, asesinada por Bigger, logra convencernos de que está completamente borracha y nos presenta una  de las mejores actuaciones de alguien borracho, que he visto en el teatro; Carmen Roman, tiene el papel de la Sra. Dalton, aristocrática, racista y ciega. Actúa también en el papel secundario de una trabajadora social.

El resto del reparto está compuesto también por actores que tienen varios papeles durante la obra. Rosalyn Coleman es Hannah; Jessica Frances Dukes, en el papel de Vera y luego de Bessie es difícil de reconocer como la misma actriz. El joven Jasai Chase-Owens, tiene varias escenas como el hermano menor de Bigger y también como un empleado. Michael Pemberton se destaca en los papeles del detective, quien trata de resolver el crimen de Mary, y el de un Policía quien, en una muy efectiva escena en “cámara lenta” le entra a golpes a Bigger, quien se había convertido en un prófugo.

La escenografía creada por Ryan Emens, es sencilla, pero permite presentar varias escenas simultáneamente. La magnífica iluminación  creada por Stephen Strawbridge, forma parte integral del desarrollo de la trama, ya que varias escenas pueden presentarse en diversas partes del escenario, iluminando una sección y oscureciendo otra.

Gran parte del éxito de esta adaptación, es que Kelly ha logrado incluir lo esencial de la novela, inclusive una escena donde Bigger, asesina su novia golpeándola con un ladrillo para que ésta no divulgue que fue él quien mató a Mary.

Esta es una obra que nos cautiva desde su inicio, y nos hacer sentir los conflictos emocionales de los personajes de una manera brillante y sin aspavientos ni con actuaciones que son caricaturas de seres humanos. Mientras entraba al mundo de Bigger, no podía dejar de pensar en lo relevante que es esta obra y lo tanto que nos hace ver de la situación actual, donde los racistas blancos, los miembros del KKK y otros grupos fascistas están tomando el poder para continuar victimizando a grupos de personas, simplemente porque son de una raza distinta a la de ellos.

              Native Son, es una obra que debe ser vista por miles de personas, de estudiantes, y su mensaje debe ser discutido y sobre todo internalizado, para que podamos tener una sociedad en las que la vida de todas las personas tienen igual valor.

“Native Son” continúa en Yale Repertory Theatre en New Haven, CT hasta el 16 de Diciembre, 2017.  Para boletos e información visiten www.yalerep.org o llamen al 203-432-1234.

* Bessy Reyna es miembro de la Junta Directiva de CT Critics’ Circle. La Asociacion de Criticos Teatrales de Connecticut.
Bessy Reyna
bessy_reyna@hotmail.com
www.bessyreyna.com

Identidad Latina
Acerca del Autor

MIGRACIÓN: México y EEUU acuerdan acelerar trabajo con Centroamérica

EEUU: Un juez le ordena a Trump reactivar el DACA y aceptar nuevos "soñadores"

EEUU: Piden suspender veto migratorio de Trump

Agogada Milagros Cruz da Consejos de Inmigración

MILAGROS CRUZ: Consejos sobre Inmigración

EEUU: Trump apunta a la inmigración y el comercio como las claves de su discurso en el Congreso

INMIGRACIÓN: La justicia para los Dreamers sigue en espera

EEUU: Salvadoreños con TPS renueven permiso

EEUU: Trump arremete contra México

EEUU: Los soñadores "no son negociables"

Clima

mayo 20, 2018, 8:06 am
Niebla
Niebla
17°C
sensación térmica: 16°C
presión: 1010 mb
humedad: 100%
viento: 2 m/s S
Ráfagas: 2 m/s
UV-Index: 0
salida del sol: 5:26 am
puesta de sol: 8:08 pm