RESEÑA DE TEATRO: “The Call” (“La Llamada”) en Theater Works. Escribe: Bessy Reyna

Hay obras teatrales con tramas tan simplistas que cualquier persona puede imaginarse cómo van a terminar. "The Call" presentándose en el escenario de Theater Works, ubicada en 233 Pearl St. en Hartford, es una de ellas.
Escrita por Tanya Barfield, "The Call" tiene cuatro personajes. Annie (Mary Bacon) y Peter (Todd Gearhart) Ellos son una pareja blanca, casada, heterosexual y sus amigas Drea (Maechi Arahanwa) y Rebecca (Jasmin Walker), lesbianas Afro-Americanas, quienes también están casadas. Estas dos parejas de clase media alta, forman el eje central de obra, la cual trata de presentar el tema de la adopción de un niño o niña de raza negra nacido en Africa, cuando los padres adoptivos son blancos.
"La llamada" que le da el título a la obra y que es tan esperada durante la mayor parte de la trama proviene de la agencia que está tramitando la adopción y la que decidirá cuando han encontrado un niño que pueda ser adoptado y cuando la pareja debe viajar al Africa para buscar al bebe. Mientras esta pareja piensa que recibirán un bebe o al menos un niño de pocos meses, la agencia les avisa que la niña que han seleccionado para ellos, tiene ya cuatro años. Su idea de cómo iban a criar a un bebe, queda deshecha al confrontarse con la realidad de una criatura de más edad. Es entonces donde ellos después de muchas discusiones entre las dos parejas las cuales le permiten a la dramaturga hablar de problemas raciales, ellos deciden que no quieren adoptar, al menos en ese momento.
La amistad de estas dos parejas se ve apachurrada cuando Drea le dice a Alemu el vecino de origen Africano, que Annie y Peter van a adoptar a un bebe Africano. Aquí la trama se convierte en quien te dio permiso para decirle, etc.
Mientras tanto, el vecino, al enterarse que es posible que la pareja viaje a Africa a buscar al bebe, empieza a comprar todo tipo de cosas para que estos las lleven con ellos y las repartan en Africa, incluyendo pelotas de Soccer.
El unico momento en el que esta obra acaparó mi atención fue cuando Alemu, interpretado por el actor Michael Rogers, va contando a Annie una historia que es parte de una mitología Africana. El mensaje de la historia es tratar de convencerla de que adopte a esta niña.
La mayoría de las escenas tienen lugar en la sala del apartamento de Annie y Peter. Ellos comen sentados en el sofá, conversan sentados en el sofá, y Annie entra y sale trayendo platos. Los actores en realidad casi ni los prueban porque enseguida cambian a otra escena.
La escenografía creada por Luke Hegel Cantarella, es simple y adecuada. El vestuario diseñado por Tracy Christensen, es común de gente que pasa el tiempo en su casa. Sin embargo, hay que notar que la ropa diseñada para la actriz Walker estaba tan estrecha que a veces parecía que no iba a poder caminar. En general el vestuario para este personaje fue casi ridículo.
La obra está dirigida por Jenn Thompson, quien ha ganado varios premios por otras obras dirigidas por ellas. Pero hay momentos en el que se le va la mano a la directora, sobre todo cuando presenta escenas con el personaje acostado en el suelo y casi no se le ve la cara. En otra larga conversación tiene lugar con la actriz de espalda a un área del público sentado al costado del escenario.
Cuando al fin el matrimonio de Peter y Annie deciden que sí adoptarán a la niña, y ponen muñecas en una cuna, ya todos sabíamos cómo iba a terminar esta obra.
Lastima que ni la actuación, ni la trama son lo suficientemente contundentes o interesantes como para recomendar esta obra, la cual se presenta hasta el 19 de Junio.

* Bessy Reyna es miembro de CT Critics' Circle, la Asociacion de Criticos de Teatro de Connecticut.

Bessy Reyna
bessy_reyna@hotmail.com
www.bessyreyna.com

Identidad Latina
Acerca del Autor