RESEÑA: “Cadillac Crew” en Yale Rep, honrando la lucha por los derechos civiles. Por: Bessy Reyna

Bronte England-Nelson (Sarah); Ashley Bryant (Dee); Dria Brown (Abbey) y Chalia La Tour (Rachel) -Foto cortesía de Yale Rep-

La obra teatral “Cadillac Crew” escrita por Tori Sampson y dirigida por Jesse Rasmussen y Tori Sampson, ha sido escrita debido a que Sampson, mientras leía una biografía de Dorothy Height, una pionera de la lucha por los derechos de la mujer Afro-Americana, encontrara una referencia a algo llamado “Cadillac Crews”. Estos consistían en grupos de mujeres blancas y negras quienes arriesgaban sus vidas viajando juntas al Sur de USA para luchar por la integración racial y el derecho al voto. Sampson, graduada de la escuela de teatro de Yale, con especialización en dramaturgia, empezó a escribir la obra hace tres años. Lo que sirvió de motivación para iniciar el estudio sobre estos grupos y el  escribir la obra, fue la realización de la necesidad que existe de hacer resaltar en el gran trabajo y los peligros que confrontaron estas mujeres, así como la poca visibilidad, que tienen en la actualidad esas mujeres que fueron tan valientes y han pasado al olvido. Cuando se habla, o escribe sobre la lucha de los derechos civiles, ellas y su participación continúan siendo ignoradas.

La obra “Cadillac Crew”  tiene solamente cuatro personajes, todas mujeres. Al iniciarse la obra con una escenografía diseñada por Jessie Chen, nos encontramos en una oficina de activistas de derechos civiles en el estado de Virginia en los años 60. Es un lugar simple con cuatro escritorios, máquinas de escribir manuales, y teléfonos rotativos. Vemos la pared con afiches demandando el voto y la igualdad no solo para las razas sino también para las mujeres. Y es en esta oficina en la que se desarrolla la mayor parte de la obra.

Nos encontramos en la oficina, en el primer acto de la obra. Rachel, quien es la líder del grupo está muy emocionada porque la gran activista Rosa Parks, vendrá a dar un discurso en una iglesia. Afuera de la oficina podemos oír voces de personas protestando la visita de Parks. Parks, se convirtió en líder del movimiento de integración cuando se negó a sentarse en la parte trasera del bus en el lugar reservado para negros. Rachel, ha sido una de las organizadoras de ese evento. Ella es una mujer dominante y poco amable. La actriz Chalia La Tour interpreta a este personaje en forma no convincente. Ella dice todo su diálogo de la misma forma, y con una voz chillante.

El segundo personaje en entrar es Abby, una joven graduada de la Universidad con ínfulas de superación, es ella la que sueña con irse a vivir a Maine, o cualquier otro lugar. Es ella también la que esconde un secreto y la que sufrirá una gran pérdida al conocer que dos de sus amigas de la Universidad han sido asesinadas. La actriz Dria Brown nos entrega un personaje con el que podemos identificarnos. Sus emociones e ilusiones, así como su sueño de una vida mejor, son universales. Es ella la que nos da un momento entretenido al empezar a cantar y bailar con Sarah y Dee. El tercer personaje es Dee, la cual es casada con hijos y tiene menos interés de buscarse problemas, la actriz Ashley Bryant, es la que más sentido común tiene. La cuarta y última mujer del grupo es Sarah, la actriz Bronte England-Nelson, la única de raza blanca en el grupo y cuya abuela fue luchadora por obtener el voto para las mujeres.

La dinámica de estas mujeres va cambiando según lo que está pasando a su alrededor. La iglesia repentinamente les informa de que quieren darle cabida a Rosa Parks, para su discurso completo. Este es un momento en el que ellas se dan cuenta de que no tienen peso, que no son respetadas, dentro de la estructura del movimiento de integración. Es casi un momento solemne cuando van rompiendo los afiches que habían creado para este importante evento, al igual que se han roto sus ánimos.

Este rechazo es lo que hace que ellas se vayan dando cuenta de que tienen que ser más activas, si quieren lograr el cambio necesario para integrar las razas dentro de un ambiente hostil. Esto las motiva a formar parte de uno de los grupos de “Cadillac Crew”. La escena cambia cuando de la oficina, pasamos a una carretera, vemos luces de un carro y un estupendo efecto de cielo y rutas que van pasando mientras transita el carro. Estos, creados con imágenes proyectadas en el escenario diseñadas por Rosean Davonte Johnson. Las activistas van de un lugar a otro, pasando algunos trabajos, hasta que se les daña el carro, y se ven forzadas a tomar una decisión.

En el segundo acto vemos cómo el grupo se va desintegrando, dos de ellas Rachel y Sarah, seguirán la ruta planeada originalmente, sea como sea, mientras que las otras dos deciden regresar a sus hogares.

De repente, y por razones que no comprendo, el diseño de sonido y la iluminación nos regalan un inesperado trueno y relámpago que hacen brincar de sus asientos a los asistentes al teatro.

Y es aquí donde la obra deja de ser interesante y se convierte en un sermón. Nos encontramos con las mismas actrices representando nuevos personajes y participando en una entrevista radial en la época de los 70, en las que ellas hablan de sus experiencias como activistas.

Esta obra, en su estreno mundial, tiene el 75% bien lograda pero el último 25% la desinfla. Es una lástima porque es un tema sumamente importante. La mitad del segundo acto con tres actrices paradas frente al público y una sentada haciendo la entrevista en la radio, es de un contraste tremendo con la pasión, la energía, y la camaradería que tienen las activistas de los años 60 en esa oficina de Virginia.

La obra se presenta hasta el 18 de Mayo en Yale Rep, New Haven. Para boletos visiten

www.yalerep.org o llamen a la taquilla al 203-432-1234.

* Bessy Reyna es miembro de la Asociación de Críticos de Teatro de Connecticut.
bessy Reyna
bessy_reyna@hotmail.com
www.bessyreyna.com

Identidad Latina
Acerca del Autor