Reflexiones de una Inmigrante Dominicana

¡Dios elige a sus mejores guerreros para luchar contra las más grandes batallas porque sabe que ellos van a salir victoriosos!

¿A ver, cuantos de ustedes viven su vida a toda velocidad? Pues le diré que la vida no es una carrera de velocidad como muchos piensan, sino un maratón de experiencias, de aprendizajes, de resistencia y mucha fortaleza! Recuerde que usted es el piloto de su vida y la velocidad con que decide vivirla es solamente suya y de nadie más. Yo me considero ser el copiloto de mi vida porque Dios es mi piloto y él es quien determina y guía mi destino! Todo en la vida está basado en tomar decisiones, no solamente decides qué carrera estudiar o qué estilo de ropa vas a usar diariamente. También decides cómo enfrentar las circunstancias que se te han presentado desde tu nacimiento o a lo largo de tu vida. ¡Puedes decidir estar triste o puedes luchar y ser feliz, tu decides quejarte de las cosas o buscar la solución! Es tu decisión, rendirte o levantarte sobre cada situación adversa y enfrentarla con optimismo y determinación!
El día que supe qué era la Xerodermia Pigmentosa, eso me afectó en gran manera emocionalmente. Y aunque aún estoy procesando este conocimiento y posiblemente siga procesando esto por mucho tiempo porque esta experiencia es parte de mi, es parte de quién yo soy y tengo que caminar mi vida con este proceso. Esto no significa que tengo que ser infeliz, ni tampoco quiere decir que tengo que estar llorando día tras día, y aunque a veces sentimos que la adversidad nos derriba, todo depende de la actitud que tomemos en ese momento. Si uno no tiene una actitud positiva hacia la enfermedad o cualquier problema, por más grandes que estos sean, sin duda que te aniquilan y no te dejan avanzar o progresar con lo que te propongas alcanzar. ¡Tu fe en Dios, tu perseverancia y tus ganas de vivir son el antídoto perfecto para salir de cualquier adversidad, dolor o depresión! ¡Yo soy un ejemplo vivo de que querer es poder!
¡Cuando aceptas lo que estás enfrentando, comienzas a caminar por ese camino oscuro sabiendo que al final siempre hay una luz que irradiará tu vida! Y cuando nos liberamos de esa carga que agobia nuestras vidas, empezamos a darle sentido a nuestro vivir. ¡Y ahí es cuando nos damos cuenta que Dios nos ha dejado en esta tierra para cumplir con una misión!
¡Felicidades a todas las mujeres que en esta noche están siendo reconocidas por ser mujeres emprendedoras y luchadoras; las cuales, así como yo están cumpliendo con su misión en esta tierra o simplemente han hecho de sus sueños una realidad!
¡Felicidades a todas y arriba las mujeres! ¡Mujeres al Poder! ¡Mujeres al Poder!
Fátima Pérez
fatimarpq@gmail.com

Identidad Latina
Acerca del Autor