Radiografía de mi patria, el Perú

DALTO COMENTA

Estas Fiestas Patrias del 2015 en Perú fueron bien particulares, pues la efervescencia por enrumbarnos al Bicentenario, en 2021, hizo que le diéramos cierto condimento a la celebración; hubo una ansiedad por envolvernos de mayor patriotismo y sentimiento a la tierra peruana; quizá los tiempos acelerados que se viven, las revueltas que se dan por estos lados y la fiebre por sacar adelante a este bendito país, nos hizo marcar ese 28 de Julio como un punto de quiebre para revoluciones futuras.
Parecieran caminos paralelos los que recorren algunos peruanos, si por estos parajes que nos vieron nacer deberíamos dar la vida, o como dice el bueno de Pedro Suárez Vértiz, trabajar hasta las lágrimas, por qué entonces la irracionalidad de ciertos personajes que se venden al mejor postor, o aquellos que con su torpeza política van envolviendo la nación de trampas, mentiras e intrigas?, se pretende arrinconar a la poca o mucha decencia que aún queda.
La cosa se pone difícil porque cuando se intenta arremeter con fuerza, nos encontramos con que no es suficiente exponer ideas, proponer cambios y dar soluciones, pues ya se adelantaron los “iluminados” de siempre para estirar plazos, cambiar las reglas del juego, esconder la verdad, desdibujar la realidad y salvarse como sea, a costa del país y la historia; aunque sabemos que tras estos políticos están pues, los monstruos del capital, los dueños de todo lo visible y lo invisible, o sea los dueños del Perú, y no se imaginan nunca perder sus casas de playa, sus aires de nobleza o sus objetos suntuarios, alojados en espacios bien cerrados, lejos de las punas.
Ollanta Humala es un esforzado presidente que se levanta temprano todos los días, y ve la salida del sol como si fuera las tres cruces de Paucartambo, porque todavía hay una reserva de voluntad, ansia y optimismo por esta patria que alguna vez fue el centro del mundo; Humala, a veces perdido en su laberinto, camina a tientas y sortea muchos obstáculos, quizá con sus propias limitaciones, pero de que se la juega por la blanquiroja, sin duda.
Le hubiese sido más fácil negociar y tranzar con los indultos o la impunidad, pero prefirió el camino difícil, y hoy se encuentra solo, lo han abandonado y los eruditos lo miran de lejos, esperando que se caiga; aun así, luego de verse con los Reyes de España, se vino de inmediato al frio excesivo de Puno y alivió un poco esos rostros rajados de la gente; a la selva, al Alto Huallaga, hace carreteras, la Marginal de la Sierra, el Aeropuerto Internacional en Cusco, el gaseoducto del sur, el subte de Lima, los programas sociales, la mejora en la educación, y la ejecución de un presupuesto mayor a los tres últimos gobiernos; todavía no se dice la verdad por la “concentración” de los medios; pero ya se dirá.
El desfile del 28 fue extraordinario, desde temprano mucha expectativa, cielo nublado, con neblina como caracteriza a la capital, mucha parafernalia, muchos medios y la última tecnología, el presidente en su último desfile, toda la comitiva y 30 cuadras listas para el paso gallardo; y como nunca vi soldados peruanos marchando a paso firme y cantando a viva voz sus himnos respectivos, de la marina, del ejército y de la aviación, eran interminables los batallones, de 15 columnas, me hizo recordar de inmediato los desfiles de los soviéticos, chinos o coreanos, no con la perfección de máquinas de guerra, pero con un patriotismo que se salía por los ojos, como reclamando su lugar en el campo de batalla de la guerra que quizá nunca llegue, vi peruanos que nunca antes los había visto, jóvenes, negros, cholos, mulatos y demás, ese era el Perú en grupos formados de 15 columnas x 10 filas, e iban marchando como quien va a combatir por un puñado de tierra, la mirada iluminada, cantando al unísono, y se venían más, de todos los colores, algunos con cascos, otros camuflados, sosteniendo sus armas, paso alineado, cara pintada; marchas y voces que salen de las entrañas, aceleran el paso llevando al país en sus espaldas; convierten finalmente este tiempo y esas aceras en campos de batalla y adelantan el patriotismo y sacrificio que se viene.
Daniel Torreblanca
dalto1961@yahoo.es
Identidad Latina

Identidad Latina
Acerca del Autor