¿Qué pasa con las energías renovables en América Latina?

[:es]Como estamos en tiempos de cuidar nuestro medio ambiente, producir o utilizar energías renovables y limpias en el desarrollo de nuestros países, pues se ha tomado conciencia o por lo menos se empieza a discernir al respecto, cuando nuestro mundo llega a límites en su seguridad y en sus recursos naturales. Aquí damos un vistazo a cómo se mueve el asunto en Latinoamérica.
2015 fue el año en el que, por primera vez, el mundo en desarrollo dedicó más dinero a energías limpias que los países desarrollados. Según informes sobre tendencias de inversión en Energías Renovables, la inversión global fue de US$285,900 millones, de los cuales China, India y Brasil aportaron US$156,000 millones. Buena parte de esta tendencia se debe a China, que incrementó su inversión en un 17% y contribuyó con US$102,900 millones, lo que representa el 36% del total mundial.
En nuestra región, los países que invirtieron más de US$1,000 millones, excluyendo a Brasil, fueron México, Chile y Uruguay; y cómo Uruguay logró ser el país con mayor porcentaje de energía eólica de América Latina?. Si bien normalmente no son los Estados los que realizan la inversión, sino empresas privadas y bancos, Angus McCrone, primer autor del estudio y editor en jefe de Bloomberg New Energy Finance, explica que las políticas de gobierno han ayudado a este incremento; por ejemplo, en Chile tienen un programa de subastas, mientras que en México liberaron el mercado de energía. Este tipo de medidas ayudan a aumentar la inversión.
Según el informe, Chile es por un amplio margen el líder en desarrollo de energía solar en Sudamérica; algunos de los proyectos están relacionados con las minas que operan en el norte con poco o ningún acceso a la red nacional de electricidad. A pesar de no llegar a los mil millones, Honduras es el cuarto país de América Latina que más invirtió en energías renovables con más de US$500 millones. Quizás esto se deba, dicen los estudios, en parte a que se necesita más capacidad energética y se busca tecnologías para aprovechar los recursos naturales y que, a pesar de que el precio del petróleo ha caído, el costo de generar electricidad con renovables también ha disminuido significativamente.
Ahora, invertir en paneles solares, continúa diciendo el autor, es una opción económica, mientras que hace cinco o diez años los paneles solares no eran una opción económica para estos países. En los últimos años la tendencia de inversión ha ido en aumento. Si se excluye a Brasil, que es el líder indiscutible, hace 10 años la inversión regional era de US$1,000 millones al año, o quizás un poco más; mientras que en los últimos tres años ha aumentado a US$6,000, US$7,1000 y US$9,3000 millones, así que definitivamente hay una curva de crecimiento en Latinoamérica.
Sin embargo, todavía hay mucho espacio para crecimiento, pues países con economías importantes como Argentina, Colombia y Venezuela están todavía a la cola de la inversión en energías limpias. Argentina empezará a ser un mercado más interesante con algunos comentarios positivos del gobierno y Venezuela tiene que ver con el riesgo político; además han subsidiado mucho el precio del petróleo, al punto que hace poco económico invertir en cualquier otro tipo de tecnología.
Estos son los temas importantes que se deben tratar en los foros internacionales, y después cumplirlos y ponerlos en marcha, que no se quede solo en declaraciones. Las políticas deben realizarse con proyectos sustentables y tomando siempre en consideración el medio ambiente y el planeta, que está resentido y pide a gritos menos agresión y más cordura. Al parecer, ya muchos líderes latinoamericanos se han dado cuenta de ello y encaminan sus gobiernos hacia esa tendencia.[:]

Acerca del Autor