¿Por qué estudiar Ciencias?

La Dra. Mae Jemison, la primera mujer astronaustra negra, habló la semana pasada en Hartford en la actividad del YWCA en compañía de Mujeres. La Dra. Jemison relató su atracción por la ciencias y también por el arte, incluyendo el baile. Cuando terminó sus estudios a nivel subgraduado no sabía si estudiar medicina o dedicarse a bailar. Su madre le dijo, “si estudias medicina siempre podrás bailar, pero si te dedicas a bailar no podrás practicar la medicina”.

La astronauta recalcó que estudiar ciencias no quiere decir que echemos a un lado todo lo relacionado con la parte artística, al contrario, la mayoría debe buscar un balance entre ciencias y arte. También explicó la necesidad imperante de motivar a los jóvenes a que estudien ciencias, ya que del 60% al 70% de los problemas mundiales requieren conocimiento científico. Entre otros, problemas tales como el calentamiento del planeta, la búsquedad de fuentes de energía que reemplacen al petróleo, mejorar las cosechas, impedir que se altere el balance ecológico, etc.

El mensaje de esta mujer astronauta es clave, ya que los Estados Unidos continúa perdiendo terreno en el campo de las ciencias. En comparación con otros países, los jóvenes norteamericanos no estudian ciencias o matemáticas a nivel que se necesita para poder trabajar en esas áreas. Lo peor no es que haya pocos estudiando, lo peor es que tanto los padres como los hijos no creen que se debe mejorar esta situación.

Una encuestra realizada por la organización de la Agenda Pública (Public Agenda) reveló que tantos los padres como los jóvenes no ven una crisis sino que le parece normal el nivel de ciencias y matemáticas que se enseña en las escuelas.

La Agenda Pública también llevó a cabo una encuesta especial para padres y jóvenes de la región de New England. Los resultados son alarmentes porque tanto los padres como los hijos están satisfechos con el nivel de ciencias y matemáticas que se enseña en esta región. En donde otros ven una crisis, los padres creen que el status quo es aceptable.

Casi la mitad de los jóvenes que participaron en la encuesta manifestaron que se sentirían infelices si tuvieran que trabajar en áreas relacionadas con ciencias y matemáticas. Es decir, las carreras en estas áreas no se ven atractivas, al contrario, se perciben como algo que traería infelicidad.

Si la región de New England quiere mantenerse competitiva, tendrá que cambiarse esa actitud radicalmente. En un mundo que necesita científicos, técnicos especializados, y profesionales competentes en las distintas áreas de las ciencias, es esencial que los jóvenes se preparen para poder contribuir en estas áreas.

Nellie Mae Education Foundation auspició la encuesta de New England. Puede leer los resultados de la encuesta accediendo a la página: www.nmefdn.org Esta fundación entiende que tiene que hacerse una campaña para que tanto los padres como los jóvenes vean el estudiar ciencias como algo deseable, tan deseable como ser atleta, ser actor o cualquier otra profesión.

Una mujer como la austronauta Jemison ejemplifica las oportunidades que conlleva una carrera científica, sobre todo cuando para lograr las metas no hay que abandonar la parte creativa.

Los padres juegan un papel fundamental. Tienen que ayudar a sus hijos a que miren la contribución que un científico puede hacer en siglo XXI. Los padres tienen, también, asegurarse que sus hijos tengan acceso a los cursos que los preparen adecuadamente.

Los grandes descubrimientos de este siglo pueden ser el resultado de un científico latino, un joven de nuestra comunidad que entendió la importancia de las ciencias. Otro puede convertirse en Premio Nobel, y una de nuestras jóvenes en astronauta. No es sueño, es una posibilidad que depende de que entendamos que hay que estudiar y ver las ciencias, no como obstáculo sino como una gran oportunidad para descubrir y crear soluciones en pro de la humanidad.

Avatar
Acerca del Autor