Panamá mantiene su posición de apelar a la ONU en el caso del barco con armas cubanas

Panamá, 17 jul (EFE).- Panamá mantiene su posición de que sean expertos de la ONU, Estados Unidos y el Reino Unido los que "evalúen la enorme cantidad de armamento" no declarado hallado en un mercante de bandera norcoreana, pese a que Cuba ha reconocido que le pertenece, afirmó hoy una fuente oficial.
"Nosotros no cambiamos de posición, el Gobierno de Panamá encontró este material bélico, serán los técnicos, será el Consejo de Seguridad (de la ONU) a través de su comisión de especialistas, la que emitirá su opinión y Panamá la acatará", declaró este miércoles el ministro panameño de Seguridad, José Raúl Mulino.
La idea es que los expertos internacionales determinen si se está en presencia de una eventual violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, que prohíben a Corea del Norte exportar e importar cualquier tipo de armamento.
"Si Naciones Unidas, a través del Consejo de Seguridad, resulta ser competente para conocer de este tema por las violaciones a las resoluciones emitidas por ellos (...) pues definitivamente el caso concreto sale de nuestra competencia y se le adscribe a la ONU a través del Consejo de Seguridad", afirmó Mulino.
El alto funcionario confirmó, además, que el sábado pasado, antes de producirse el hallazgo del armamento, "el vicecanciller de Cuba le pidió" al presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, "que liberaran el buque", sin aclarar que también llevaba una carga no declarada perteneciente a la isla.
"Lo mínimo que uno puede decir es (que ha habido de parte de Cuba) poca transparencia en el manejo del tema", afirmó el ministro panameño en una entrevista telefónica con la cadena local TVN.
Las autoridades de Panamá hallaron el lunes "material bélico" oculto en el barco Chong Chon Gang, que según reveló este miércoles Mulino, permanece retenido por este país desde el pasado día 10 porque se sospechaba que llevaba un alijo de drogas.
El carguero actualmente es sometido en el puerto de Manzanillo, en la ciudad de Colón, cerca de la entrada del Canal de Panamá por el Caribe, a una minuciosa revisión que se calcula que podría durar entre ocho y diez días, según las autoridades panameñas.
Las armas fueron encontrada ocultas en contenedores, bajo miles de quintales de azúcar, producto éste el único declarado como mercancía ante las autoridades panameñas, confirmó el ministro.
Mulino afirmó que el Gobierno panameño ya hizo las gestiones ante la ONU para que envíe a técnicos del Consejo de Seguridad y también pidió formalmente "equipos y personal" especializado a Estados Unidos, que esta misma semana podría enviarlos.
El Gobierno cubano admitió anoche a través de una declaración que el barco de bandera norcoreana zarpó, en un fecha no precisada, de un puerto cubano rumbo a Corea del Norte con 240 toneladas métricas de armamento defensivo de la isla en estado "obsoleto", para ser "reparado y devuelto".
Con esa declaración, "Cuba lo único que nos va a poner ahora es a trabajar para bajar a todas las bodegas" del barco para "encontrar el montón de armamento obsoleto entre comillas" que la isla ha declarado como suyo, dijo el ministro panameño de Seguridad.
Recalcó que el hecho de que La Habana haya señalado que la "mercancía" (las armas) que transporta el barco está "dañada, obsoleta o vieja, no implica que no la tenga que declarar" ante las autoridades aduaneras correspondientes.
También que el barco de bandera norcoreana es mercante, por lo que carece de cualquier tipo de inmunidad que le permita transportar armamento.
Mulino confesó que le "sorprendió muchísimo el comunicado de La Habana", y que le hizo entender la "reticencia del capitán del buque en cooperar, y los intentos variados de amotinamiento de la tripulación desde el miércoles" 10 de julio, cuando fue retenido para una requisa en busca drogas.

Acerca del Autor