Padre Iván Ramírez de la Parroquia Saint Lawrence O’Toole de Hartford

“Que la Navidad no sea una alegría pasajera”

Se acerca la Navidad y el mundo católico ya vive un tiempo distinto, de alegría y de ansiedad por el nacimiento de Jesús, el hijo de Dios que salvó al mundo. En nuestro recorrido dominical conocimos la palabra del Padre Iván Ramírez (36) y nos cautivó. Quisimos conocerlo, muy gentil nos recibió en sus oficinas y conversamos de distintos temas. El Nació en Socotá, Departamento de Boyacá, en Colombia. Llegó a Connecticut en Septiembre del 2009 por un convenio de la Diócesis de Duitama, a la que pertenece, con la Arquidiócesis de Hartford. En el 2010 fue asignado a la Parroquia de Santa Rosa de Lima de East Hartford, donde fue Vicario Parroquial y desde el 8 de Enero del 2014 sirve en la Parroquia de Saint Lawrence O’Toole de Hartford. Sus palabras y sus testimonios fueron muy enriquecedores para quien firma la presente entrevista.

-¿A qué edad sintió la vocación de sacerdote?
-Mi familia es muy católica, siempre han sido muy religiosos y espirituales, mi mamá siempre estuvo involucrada en la Parroquia, en la catequesis y coro; recuerdo que mi abuela me llevaba a la eucaristía desde que era niño. El amor por Dios se inicio desde mi casa, ahí empieza todo el fermento de mi vocación.
-¿Tiene hermanos?
-Tengo un hermano y una hermana. Yo soy el mayor de la casa y la verdad es que algo que tocó mi vida en torno a la decisión de ser sacerdote, fue la Navidad, el cómo celebramos la Navidad y el trabajo con jóvenes y niños a través de la fe, experimentando ese gozo del nacimiento de Cristo.
-¿A qué congregación pertenece?
-Yo soy sacerdote Diocesano y pertenezco a la Diócesis de Duitama.
-¿Qué estudios realizó para llegar a ser sacerdote?
-Hice mis estudios en Colombia. En el Seminario Mayor de Duitama estuve un año, luego pasé al Seminario de Tunja, ahí terminé mis estudios y fui ordenado sacerdote el 13 de Diciembre del 2003.
-¿A qué Parroquia lo asignaron cuando llegó a Connecticut?
-Bueno, yo llegué al Seminario de Saint Thomas en Bloomfield, estuve de Octubre del 2009 a Mayo del 2010, luego fuí enviado a trabajar a la comunidad de Santa Rosa, en East Hartford y ahí estuve por más de tres años.
-¿Usted reemplazó al Padre Zapata?
-Si, había una comunidad hispana muy bonita, llegué a trabajar fuertemente con esa comunidad. Fui el Vicario Parroquial y colaboraba con el Párroco en las actividades de la Iglesia.
-Cuando dejó Santa Rosa, mucha gente se preguntó, ¿Qué pasó?
-Nosotros cuando somos ordenados sacerdotes prometemos obediencia al Obispo, de manera que cuando necesitan un sacerdote en cualquier Parroquia uno tiene la apertura para poder decir sí, yo quiero servir. Entonces, fui llamado a la Parroquia Saint Lawrence O’Toole de Hartford a servir desde el 8 de Enero de este año. Realmente he sentido el cambio, porque en Santa Rosa dejé gran parte de mi vida.
-¿Puede ser que en Santa Rosa se sentía más cercano a la gente?
-No, cada Parroquia es distinta, porque uno encuentra gente maravillosa donde quiera que va. En Santa Rosa hay gente muy buena trabajando y en esta Parroquia también hay mucha calidad humana.
-Desde que usted llegó a Saint Lawrence pareciera que hay mas gente en la misa en español, ¿Usted ha notado eso?
-Cuando llegué a East Hartford las personas que iban a Santa Rosa serían unas 200 y cuando yo salí de ahí había 2 misas, yo creo que 700 personas iban semanalmente a la Eucaristía. No creo que la gente venga a esta Parroquia por seguirme sino porque quizá eran habitantes de Hartford y West Hartford y les queda más cerca.
Una de mis prioridades donde esté es sembrar el mensaje de Cristo para que aquel que está sediento de Cristo lo siga y ame en el servicio de la Parroquia donde pertenece, esa es su casa, su familia y el sacerdote es un instrumento que un día está acá y otro día allá, pero queda Jesucristo y la semilla que se siembra queda para dar frutos en esa comunidad.
-Perdóneme, a la vez que usted tiene un don especial de la palabra, en algunos momentos suena algo autoritario.
-¿Autoritario? No, cuando uno está celebrando la Eucaristía, uno está concentrado en el Misterio y el Misterio de Dios es lo más grande que tiene la Iglesia, es Cristo presente, real y así lo siento. Por lo tanto estoy pendiente de cada gesto, en determinados momentos uno tiene que lanzar el anzuelo porque se dan cosas que no deben pasar como el llegar tarde, conversar, suena el celular… son cosas que distraen cuando estamos celebrando el Misterio. Quizá sea celoso de que las cosas de Dios sean para Dios.
-Usted ha anunciado algunos cambios durante la Misa, ¿Puede explicarnos?
-Habrán cambios comenzando con los horarios de la misa, vamos a quitar una misa en Inglés, las vamos a combinar y habrá una sola a las 10am. La misa en español será a las 12 del mediodía a partir del 4 de Enero del 2015. La decisión de quitar la comunión con la Sangre de Cristo, es por motivos de salud. Cuando uno viene a la Eucaristía, uno viene a comulgar con el Cuerpo de Cristo y El está presente todo entero en la Ostia, de tal manera que cuando uno recibe la Ostia, recibe a Cristo completo; entonces uno recibe las fuerzas necesarias para seguir adelante en la vida, para fortalecerse y conectarse más con Dios.
-Un detalle, usted tiene la costumbre de dejar el púlpito y acercarse a la gente, especialmente durante la prédica del Evangelio…
-A mí me gusta involucrar a la comunidad activamente en la Eucaristía, de hecho en este tiempo de Adviento estoy involucrando a los niños, preparamos la “Corona del Adviento”, una corona verde con cuatro velitas, yo hice una de manera pedagógica, le di a los niños sus materiales para que construyan sus propias coronas en casa y tendremos una fiesta de Navidad para ellos. Tendremos también la Novena de Navidad que nunca se ha hecho completo aquí en la Parroquia, serán a las 7:00pm y después se compartirá un cafecito y buñuelos.
-¿Qué opinión tiene del Papa Francisco?
-No lo conozco personalmente, pero es una persona que enamora escuchando y observando su testimonio de fe, es un hombre que viene del pueblo y se brinda al pueblo. Es un ejemplo para nosotros los sacerdotes y para todos y como él dice que estamos invitados a untarnos de pueblo, que su casulla huela a oveja. El Papa Francisco es una bendición para la Iglesia.
-¿Cómo ve las vocaciones sacerdotales?
-En este país no hay mucha vocación sacerdotal. Es una cuestión social, la gente anda con muchas preocupaciones en la cabeza, la gente ya no piensa en la espiritualidad como una necesidad diaria, piensa más en un ‘Black Friday’, son más materialistas, mas hedonistas; hay un mundo más ligero y muy apartado de cosas esenciales.
-¿Hay suficientes sacerdotes hispanos en Connecticut?
-Bueno, siempre hará falta quien predique la palabra de Dios, sin embargo donde hay comunidades hispanas hay la fortuna de tener un sacerdote hispano, que les sirva y aprecie y pueda trabajar con la comunidad hispana lo que años atrás no existía.
-¿Cómo participa la Iglesia Católica en los temas sociales?
-La Iglesia es un agente fundamental en la defensa de los derechos humanos y de la dignidad de la persona. Cuando yo estaba en East Hartford, cree un grupo de Justicia Social, teníamos contacto directo con abogados, cosas que dignifiquen la vida estando fuera de su país. Eso sigue allá, aquí estoy tratando de formar un grupo así, tratar de informar y defender a la comunidad.
-Su Mensaje de Navidad y Año Nuevo.
-Como dice el Papa Francisco, que la Navidad sea uno mismo, que traiga a Jesús al mundo, que la Navidad no sea una alegría pasajera o un simple recuerdo, que estando Dios en uno pueda ser germen de amor y vida durante todo el año venidero. Les deseo un feliz año, lleno de prosperidad, de salud y bendiciones, siempre en el servicio y en la comunión fraterna. Familias unidas, comunidades juntas y creciendo en torno al servicio y al desarrollo humano y social en Cristo nuestro Señor.

Jorge Alatrista
news@identidadlatina.com

Acerca del Autor