Ola de frío afecta América del Sur

Pareciera que la Cordillera de los Andes se viste con el blanco mortal de la nieve debido a una ola de frío proveniente del Polo Sur, la que ha empezado a afectar a varios países de Sudamérica, causando muertes en Argentina, destruyendo cultivos en Brasil y en Paraguay, y provocando miles de infecciones pulmonares en Perú.

Por lo pronto, a trece ascendió el número de fallecidos por la ola de frío en Argentina, luego que el Servicio Meteorológico Nacional emitiera un alerta para todo el país, ante la previsión de que el fenómeno se extienda por varias semanas. El organismo dependiente del Ministerio de Defensa estimó que durante todo el mes se registrarán heladas generalizadas en casi todas las provincias, que el viento soplará de direcciones variables y que la temperatura máxima alcanzará los 13 grados.

De otro lado, cerca de medio millón de pobladores de las zonas altoandinas de Perú empezaron a sufrir la peor ola de frío de los últimos 30 años, tal como advirtió el jefe de Defensa Civil, Luis Palomino. Por ello, el gobierno peruano declaró en estado de emergencia a 40 provincias andinas, que se hallan por encima de los 4.000 metros de altitud, por bajas temperaturas atribuidas al calentamiento global.

“Es una situación que no se manifestaba en 30 años”, dijo Palomino, tras recorrer provincias del departamento del Cusco (sureste) afectadas por temperaturas por debajo de los cero grados celsius. Detalló que se han construido cobertizos para almacenar alimentos en caso de emergencia y que se ha dotado a las postas de salud de antibióticos para enfrentar infecciones respiratorias agudas.

Por lo pronto, brigadas de móviles con médicos, equipamientos y medicamentos recorren las diferentes localidades altoandinas desde hace semanas para enseñar a los padres a identificar los síntomas de las enfermedades respiratorias. Según el Ministerio de Salud de Perú, la ola de frío provocó la muerte de al menos 233 personas por neumonía de enero a mayo pasado.

A su vez, en Paraguay la ola de frío afectó principalmente a la zona sur del país registrándose temperaturas de cero grados y algunas heladas en los departamentos de Ñeembucú, Misiones e Itapúa. La temperatura fría beneficia a los cultivos de trigo y otras plantas pues elimina las plagas, en cambio perjudica notablemente a la producción de maíz, sandía, melón y a la ganadería.

Campesinos del sur habían manifestado que la larga sequía justificaba la declaración de emergencia en los distritos del sur, considerando que no se han registrado precipitaciones pluviales desde meses atrás. Esa falta de lluvias ha significado la desaparición de las aguadas y no hay pasto para alimentar a los animales.

Similar situación ocurre en Brasil, donde las heladas caídas durante el mes de junio en el estado de Paraná provocaron una reducción de 1,3 millón de toneladas en la producción de maíz y afectaron la de trigo. De acuerdo con el Departamento de Economía Rural, las pérdidas en la segunda cosecha del maíz representan el 20 por ciento de la producción del estado, el mayor productor de ese grano en Brasil. En algunas regiones del estado los daños fueron más fuertes que en otras, por lo que algunos productores de las áreas más castigadas están en situación crítica, con pérdidas mucho mayores que el promedio.

Julio Panduro
jpanduro@gmail.com

Acerca del Autor