news@identidadlatina.com | 2015-08-02 12:22:34

¿“Nosotros” Seremos “Ellos” Para Siempre?

Columnista Invitado

La histórica victoria electoral de Barak Obama provocó lágrimas de emoción en mucha gente, incluyéndome, con su mensaje de esperanza y humanización. Efectivamente, el cambio de dirección en los vientos que impulsan a nuestra sociedad refleja muchas y complejas causas pero, en mi opinión, es primordialmente producto de la necesidad que 53 millones de personas sentimos de arrebatarle el poder político y económico a las estructuras corporativas y de recuperar el control de nuestro destino. Los ocho años de administración conservadora concluyen con el lamentable espectáculo de una nación poderosa convertida en tierra arrasada. Es crucial que se pueda mantener la inercia de nuestra recuperación nacional con una vigilancia de la rápida reacción que se debe esperar de todos los rincones opositores. Esta inercia de progreso y recuperación debe alimentarse de la continuada participación de la ciudadanía en el proceso democrático.

El mensaje del presidente-electo luego de su victoria se basa en un ideal de sobriedad, moderación y reconciliación -“Yo voy a ser el presidente de todos los Americanos, incluyendo a los que no me votaron.”- Pero no me sorprendió que desde la mañana siguiente a las elecciones los cancerberos conservadores entrevistados en los programas de radio no hacen más que lamentar el trágico cataclismo que acaban de experimentar. La única expresión de deseo para el futuro es el decir que no quieren que “ellos” -refiriéndose a los votantes demócratas- lleven al país rumbo al socialismo y a la hegemonía del estado como motor del crecimiento económico, cosa que el Senador Obama no ha prometido en ningún momento. Ven el mundo a través del prisma del “nosotros contra ellos”. En ningún momento se les escucha usar la palabra “nosotros” en forma inclusiva de toda la sociedad y me pregunto: ¿por qué será?

Me sorprende y me apena que estos ideólogos sean incapaces de incluirse en el nuevo proceso de búsqueda de mejorar la condición de nuestra sociedad. El único rol que conocen es el de obstruir las iniciativas que no coinciden con sus propias agendas, y su principales motivaciones y estímulos están alimentados por una furia incontenible en contra de “ellos”, a quienes sus paladines gustan de llamarnos con epítetos entre los cuales mi favorito es el de Rush Limbaugh cuando nos denomina “Liberal Scum” o basura liberal.

El Senador Obama ha demostrado ser una voz de la razón y la moderación, cualidades que han brillado por su ausencia en el liderazgo de nuestra nación durante demasiados años. La gente ha sido cautivada no por sus habilidades de oratoria pero por su capacidad de basar su mensaje en conceptos básicos de sentido común y tolerancia. Estos son atributos que los demás países del mundo miran con ilusión y que podrán permitir la recuperación de nuestras relaciones exteriores y nuestro rol como líderes, no ya como superpotencia militar pero como modelo de inspiración para otras naciones. Esta es la oportunidad ideal para una renovación de la identidad nacional con valores que se nutren de nuestras mejores cualidades cívicas. ¡Que así sea!


Enrique E. Juncadella. (enriquejuncadella@yahoo.com)

Acerca del Autor