MUJER: Bisturí para ser feliz

Bisturí para ser feliz

¿A qué mujer no le gustaría tener las pompis de Jennifer Lopez, la cintura de Kim Kardashian, las “pechugas” de Sofía Vergara o los labios carnosos de Angelina Jolie?  ¡A todas!

Es impresionante cómo anhelamos la perfección de nuestros cuerpos para mirarnos como modelos o celebridades. Es por eso que millones de mujeres se someten a cirugías plásticas con el fin de mejorar su apariencia física. ¡Ojalá hubiese el mismo deseo de mejorar el intelecto y el espíritu! Hay quienes nunca  gastarían quince dólares en un libro, pero pagan $5,000 por un par de “melones” gigantescos.

Actualmente visitar al cirujano plástico es tan común como ir al salón de belleza, pero muchas no toman en cuenta los riesgos físicos, sicológicos y monetarios que conlleva una cirugía estética. Por eso, antes de tomar la decisión de ponerte bajo la cuchilla, te sugiero que reflexiones en estas tres preguntas:

1) ¿Crees que una cirugía plástica te traerá felicidad?

-Mejorar tu “look” te hará sentir feliz temporalmente, pero si no estás contenta con tu interior, al poco tiempo volverás a sentirte insegura. La felicidad viene de adentro y depende de tu manera de pesar y de tu actitud ante la vida.

2) ¿A quién buscas complacer con esta operación?

-Muchas lo hacen para satisfacer al novio o marido, otras para estar a la par con las amigas, unas para ser aceptadas por la sociedad y algunas para conseguir un empleo. Nunca tomes decisiones basadas en los deseos de otros, hazlo porque te complace a ti, sin importar lo que opinen los demás.

3) ¿Puedes cubrir los gastos del procedimiento?

-En estos tiempos se ofrecen planes de pagos muy tentadores, pero asegúrate que puedes pagar sin perjudicarte. Conozco a una mujer que siempre refunfuña: “no tengo seguro médico, ¡los precios son ridículos!” Sin embargo, felizmente paga las mensualidades altísimas del estirón de cara. Si tienes que endeudarte o acabar con tu cuenta de ahorros por pura vanidad, ¡no lo hagas!

Realzar tus atributos físicos, puede traer ciertos beneficios pero no es la solución a problemas, ni llena vacíos emocionales. Toma en cuenta que las cualidades que hacen a una gran mujer no se logran con el bisturí. No hay procedimiento estético que supere la belleza que irradias cuando eres bondadosa, compasiva y amorosa. ¡Invierte en tu interior y después en tu exterior!

Para más motivación visita: www.MariaMarin.com  y síguela en twitter @maria_marin
Maria Marim
Identidad Latina Newspaper

Identidad Latina
Acerca del Autor