Mis Películas Favoritas


El cine sigue despertando fantasías e ilusionando al espectador, pese a que el video y los DVDs hayan intentado matarlo, el cine fue considerado alguna vez como el séptimo arte, quizá siga siéndolo, ha estado junto a nosotros desde hace 100 años y ha desarrollado otro mundo a la par del que vivimos. Se da el caso de cintas memorables que han trascendido el tiempo e incluso han asomado como verdades virtuales creando una nueva dimensión, la película nunca pudo ser igual que un libro o una novela, pues, estas obras escritas desarrollan en los lectores infinidad de imágenes y escenas, en los films los libretos, los personajes y las tramas están allí, están expuestas inequívocamente a los espectadores, es la visión del director, es su obra centímetro a centímetro y es mucho mas compleja que una pintura, una canción o una poesía, pues es todo a la vez, y al final un producto realizado, editado y embalado, apto para todos. Recuerdo a “El Planeta de los Simios” con Charlton Heston como si leyera el Quijote de Cervantes, es que la película tenía algunos ingredientes desconcertantes, era jugar al fin del mundo, como jugar a la guerra cuando niño, el planeta se convertía en un espacio concreto y fascinante, se jugaba con el tiempo y se podía nuevamente fundar la tierra, el territorio era otra vez virgen, todo se acababa y comenzaba de nuevo, es notable la última escena del astronauta mirando los escombros de Nueva York y la estatua de La Libertad enterrada, la ficción, el rodaje y la proyección ingresando en nuestros sentidos y acelerando nuestras emociones.

“Lo que el Viento se Llevó” es la película de historia americana más impactante de todos los tiempos, por su extensión, su reparto, su guión y su magistral producción, aún verla hoy nos conmueve, lo que no pasa con otras películas de hace 50 años, aún no fue superada por otro film, es que quizá su secreto esté en mostrar las crónicas de la Guerra de Secesión como si de verdad sucediera y muestre al mundo la cultura americana en su más cabal realismo. Pero si hablamos de diversión y entretenimiento, para lo que fue creado el cine, tenemos la película musical “Grease”, el aire juvenil que marca cualquier adolescencia, es la clásica realización que la ves 10 veces y la vuelves a ver, te atrapa la música, la fantasía, la energía desplegada y la posibilidad de crear tu propia historia y enamorarte en verano. Luego está “Ben Hur”, otra vez con Heston, una historia kilométrica que la vemos todos los años, y aún no podemos retenerla completa en nuestros sentidos, en cada cuadro descubrimos nuevos elementos, nuevos colores y nuevos escenarios, inclusive nuevas historias, es nueva cada vez que la vemos. Después tenemos otras clásicas, infinidad de películas, protagonistas, directores y escenas y diálogos favoritos, pero cada uno debe tener su film preferido, hay para todos lo gustos; un clásico como “2001, Odisea del Espacio” de Stanley Kubrick, quien maneja los recursos técnicos, artísticos y de ficción genialmente, apuntando una vez más la providencial intervención de la composición musical como ingrediente imprescindible en sus obras.

Otras más y ya es cuestión de ensayar en algunos nombres, “Lo Bueno lo Malo y Lo Feo”, el clásico western americano, con alejamientos y acercamientos repentinos, con vaqueros estereotipados, ferrocarriles legendarios, cañones de tierra y roca y también los verdaderos, otra vez la historia americana y las interminables cintas grabadas y rodadas. “Encuentros Cercanos del Tercer Tipo”, fue una sorpresa allá por la década del 70, sus luces, sus marcianos y la angustia y conmoción por ver a seres de otro planeta, el último contacto, el tercero, con el ser increíble esperado toda la vida, el suspenso y la tensión esperando algo extraordinario. “Belleza Americana” y muchas otras donde se propone cantar al mundo la esperanza, la estética y una visión inédita; competir con la obra literaria, conmover al espectador, transmitirle un pequeño detalle del universo, dejarlo sentado en su butaca y no moverse más con la ilusión y la creencia que hay otro mundo atrás del ecran. Y una ultimita, “Mejor Imposible” o como se llame en inglés, con Jack Nicholson y Helen Hunt, también vista decena de veces y siempre la energía y la fuerza presente, los diálogos a flor de piel, las frases muy bien cuidadas y emocionando nuevamente, “…no puedo entender como cada día, que te veo, los seres que también lo hacen cotidianamente, no advierten ni se dan cuenta de lo extraordinario que puede ser solo tus ademanes o el simple hecho de tu existencia…”, o algo parecido, finaliza diciendo el neurótico Nicholson a su novia desconcertada; y admirados vemos que es solo cine del que hablamos. ¡Luz, cámara, …acción!

Daniel Torreblanca
dalto1961@yahoo.es

Acerca del Autor