María González es reconocida como Mujer del Año por Armando Zarazu

El pasado 10 de mayo del presente año María González, mujer trabajadora, madre, activista comunitaria y líder de la creciente comunidad hispana del Noroeste de nuestro Estado, fue galardonada con el premio MUJER DEL AÑO por la Women’s Leadership Iniciative y United Way of Northwest CT. Un honor que no solo la honra a ella, por todas las cualidades que como ser humano y parte activa de la comunidad latina tiene, sino a todos sus componentes, que ven en ella un ejemplo a seguir, o simplemente, a quien dirigirse en busca de un consejo o ayuda en caso de necesitarlo.

En la actualidad, María González es la Directora y Manager de Servicios comunitarios de New Opportunities de la oficina que esta organización tiene en Torrington y cuya razón de ser es, buscar mejorar la calidad de vida de los más necesitados, proveyéndoles de los recursos necesarios para incrementar su nivel de vida, a la vez de hacer que logren tener autosuficiencia y que sean orgullosos de si mismos, elementos muy importantes para que un ser humano pueda superar cualquier dificultad.

Cuando María González tenía 16 años de edad dejó su pequeño pueblo de Ojo de Agua en Salcedo, República Dominicana, para inmigrar a los Estados Unidos, jamás imaginó lo que el destino le tenía deparado. Inicialmente su familia se instaló en el Bronx, Nueva York, donde terminó su secundaria en William H.T. High School. Estudió en Manhattan Community College y luego, llena de inquietud y confianza en sí misma, como toda joven a esa edad, decidió dejar la casa familiar y enrumbó a Texas para enrolarse en la Universidad de El Paso, en donde, dicho sea de paso, no conocía a nadie.

De regreso a la Gran Manzana, María se dedicó a trabajar en el área de agencias de viajes, hasta que en 1992 decidió establecerse en Winsted, Connecticut, con su hija mayor. A la fecha María es una orgullosa madre de dos hijas y una nieta, que siempre han sido el motor que le ha proporcionado la energía que derrocha en todas las actividades en las cuales participa. Estando viviendo en Winsted, comienza a trabajar como ayudante de maestra en la escuela a la que asistía su hija, la Pearson Middle School; dado su espíritu de preocupación que siempre ha demostrado por los miembros de la colectividad hispana, muy pronto se convirtió en el apoyo que todo inmigrante latino recién llegado, no solo fue la guía necesaria en su nuevo hábitat, sino que también los ayudaba haciendo de traductora, consejera familiar y, sobre todo, alguien en quien los recién llegados pudieran confiar.

Las especiales características personales de María, como alguien relacionada a la colectividad hispana, la llevan a trabajar en Alternative Employment, en donde puede ayudar a conseguir trabajo a los hispanos que lo necesitaban. En esos años, dice María, “la comunidad latina no tenía recursos para ningún programa de entrenamiento laboral. Había muchísimos hispanos que no tenían las posibilidades de realizar el training laboral que eran necesarias para sumarse a la fuerza laboral”. Con mucho esfuerzo María consiguió que el Northwestern Community College ofrezca un programa de asistente de enfermera con algunas, clases en español para ayudar a aquellos interesados que no hablaban inglés. El primer grupo de estudiantes que realizó y terminó el entrenamiento fue capaz de pasar el examen estatal requerido y rápidamente consiguió trabajo.

María González nos cuenta, que desde que llegó al Noroeste de Connecticut, siempre ha estado envuelta con la comunidad hispana del área. En el 2008 comenzó un programa después de escuela en Middle School de Torrington, dedicado a los jóvenes de esa edad, y luego lo continuó en el High School. La meta del programa era ayudar a los participantes a mejorar sus notas escolares, incentivar a los estudiantes a mejorar su record de asistencia y lograr superar el promedio de graduación de los estudiantes de la escuela secundaria. “El primer año que empezamos -dice orgullosamente- de 40 estudiantes, 39 se graduaron de High School, 10 que finalizaron se graduaron en la Universidad, y 20 continúan estudiando para graduarse”.

El 2018 su grupo juvenil enroló a más de 60 niños en el programa, los cuales son expuestos a charlas motivadoras y culturales, además de practicar, en muchos casos aprender bailes tradicionales hispanos. Ahora bien, el trabajo comunitario de María no se circunscribe a la juventud hispana, también se da tiempo para dedicarlo a los adultos.

Es así que en 2013 funda La Asociación de Mujeres Latinas del Noroeste de CT, con el fin de empoderar y dar capacidad de liderazgo a la mujer latina del área. A la fecha son varias las conferencias que con ese motivo ha organizado con la asociación.

Por mi trabajo de maestro en Torrington High School y como consejero del Club de Diversidad Multicultural de ese centro educativo, puedo dar fe de su dedicación absoluta a los miembros de la comunidad minoritaria de esa área. Busca ayuda económica para pagar buses y poder realizar paseos de visita a universidades, ayuda a organizar bailes estudiantiles y a organizar el “Diversity Day”, como se conoce la actividad anual que los estudiantes de ese centro de estudios realiza y en la cual muestran, muy orgullosos por cierto, los coloridos bailes que los identifica con la tierra y cultura de sus padres, de la cual ellos son un excelente ejemplo.

Por todo lo expuesto, el reconocimiento que María González ha recibido de parte Women’s Leadership Iniciative y United Way of Northwest CT, es muy merecido por cuanto ella es un ejemplo a seguir para nuestros jóvenes.

 

 

Armando Zarazu 

azarazu@aol.com

Identidad Latina
Acerca del Autor