Los Medicamentos y Los Tratamientos del Mañana

Columnista Invitado

Por Peter J. Pitts (*)

Basta la salud…eso es lo que importa. A falta de salud, se espera y se reza que la ciencia médica encuentre una curación antes de que sea demasiado tarde. En este aspecto, hay buenas noticias: una serie de medicamentos nuevos y prometedores se van asomando en el horizonte.

Hablemos, por ejemplo, del cáncer. Actualmente, se están desarrollando 750 perspectivas novedosas que apuntan a derrotar la enfermedad; las mismas incluyen 113 tratamientos del cáncer de pulmón, la causa principal de muerte por cáncer en este país. Al mismo tiempo, unos 90 medicamentos nuevos para el cáncer de mama, que afectará a 180,000 mujeres en los Estados Unidos solo este año, se encuentran en etapas experimentales. Por otro lado, 65 medicamentos combatirán el cáncer colorrectal, cuya incidencia se encuentra en tercer lugar tanto entre hombres como entre mujeres. Sumemos a todo esto 88 medicamentos nuevos para tratar el cáncer de próstata y otros que apuntan a los cánceres de cerebro, riñón, páncreas, ovarios y piel.

También hay esperanza para aquellos que tengan un historial familiar de enfermedades cardiovasculares. Actualmente, se encuentran en etapa de prueba más de 277 medicamentos para superar ataques al corazón y accidentes cerebrovasculares.

Si consideramos que hace apenas 25 años, el único tratamiento disponible para los ataques al corazón consistía en recetar reposo en cama, el advenimiento de los medicamentos que paran un ataque al corazón representa un adelanto enorme. En los próximos años, los médicos contarán con un arsenal totalmente nuevo de medicamentos milagrosos, que podrán combinar con los remedios ya existentes que controlan eficazmente la hipertensión y el colesterol.

Por otra parte, diez y nueve de dichos medicamentos aliviarán los síntomas de la depresión, mientras que otros veinte reducirán la osteoporosis, que afecta a 44 millones de estadounidenses mayores de 50 años de edad. Los diabéticos, la mitad de los cuales tienen más de 55 años de edad, se beneficiarán con 45 medicamentos nuevos para combatir esta enfermedad debilitante. Se están estudiando también diez y siete perspectivas nuevas para los 60,000 casos nuevos de enfermedad de Parkinson que se diagnostican cada año.

También se espera que vengan 547 medicamentos para tratar enfermedades neurológicas, desde las jaquecas hasta la epilepsia y el cáncer de cerebro. Entre ellos, cuarenta y seis atacan la esclerosis múltiple, 35 tratan los trastornos del sueño, y 171 están dedicados a aliviar el dolor intenso. Otras sustancias milagrosas incluyen 92 medicamentos y vacunas para tratar o prevenir el azote de la infección con VIH (virus de inmunodeficiencia humana) y del SIDA. Todos estos medicamentos se encuentran en etapa de pruebas clínicas o se está aguardando su aprobación por parte de la FDA.

Este extraordinario ritmo de innovación en el campo de los medicamentos que se produce en los Estados Unidos está posibilitado por una relación sana entre gobierno y sector privado, que impulsa a las empresas farmacéuticas hacia una inversión cuantiosa en investigación y desarrollo.

Mientras las directrices gubernamentales continúen protegiendo una estructura adecuada de incentivos para la investigación dirigida hacia nuevos tratamientos, el descubrimiento de medicamentos milagrosos no cesará jamás en los Estados Unidos.


(*) Presidente del Centro por la Medicina en el Interés Público y ex Vice-Comisionado de la FDA.Oficinas en New York. (peter.pitts@cmpi.org)

Identidad Latina

Acerca del Autor