Los líderes populistas deben elegir entre el socialismo o la democracia moderna, dice la prensa

Washington, 6 oct (EFE).- Los líderes populistas de izquierda en América Latina deberán decidir "tarde o temprano" si quieren continuar con un socialismo trasnochado u optar por "la democracia del siglo XXI", según señala hoy el diario "The Washington Post".

En un editorial titulado "Una elección para América Latina", el diario se pregunta cuál debe ser la postura del Gobierno de Estados Unidos ante los países aglutinados en torno al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y si debe ejercer el poderío que le da el ser todavía para ellos un importante socio comercial.

El diario indica que una parte significativa de América Latina ha abandonado el "consenso" de democracia y capitalismo de libre mercado que ha regido durante la última generación.

El último paso en esa dirección, dice "The Washington Post", se ha dado en Ecuador, donde la Constitución aprobada en un referéndum realizado el 28 de septiembre da más poderes al presidente Rafael Correa.

Además de Ecuador, apunta el editorial, varios países han entrado en la órbita del presidente Chávez: Nicaragua, Bolivia y Cuba, mientras que Honduras y Paraguay "pueden estarse inclinando" de ese lado.

La mayor parte de estos países, sostiene "The Washington Post", "dan pasos para adoptar políticas económicas del siglo XX que el mundo fuera de América Latina reconoce de manera casi universal como no válidas, tal y como la nacionalización de industrias".

Los presidentes de esas naciones, agrega, "buscan monopolizar el poder, limitar la libertad de prensa y la independencia de los tribunales, así como presentar a EE.UU. como el enemigo".

Varios de estos países "cultivan alianzas con Irán y el señor Chávez profundiza gradualmente su relación militar con Rusia, que el mes pasado anunció un acuerdo para facilitar tecnología nuclear a Venezuela", apunta.

El diario recuerda que el Gobierno del presidente George W. Bush trata de determinar desde hace años cómo responder a estos acontecimientos.

En el caso de Chávez, en general EE.UU. ha optado por hacer caso omiso de las "provocaciones" y, si el Departamento del Tesoro ha impuesto sanciones a ciertos individuos del régimen por apoyar el terrorismo, el Departamento de Estado ha evitado incluir a Venezuela en su lista de países patrocinadores del terrorismo, "algo que paralizaría su economía".

El mes pasado, recuerda el diario, el Gobierno tomó medidas para suspender beneficios comerciales a Bolivia, pero esos mismos privilegios se renovaron para Ecuador la semana pasada.

EE.UU. "mantiene una enorme capacidad de presión en América Latina", explica el editorial, que menciona como ejemplo el hecho de que 40.000 empleos en Ecuador y 30.000 en Bolivia dependen del comercio con este país.

"El poder para castigar a países ya de por sí empobrecidos no debería de usarse a la ligera", según el "Post".

Pero tampoco, sostiene, se debe permitir que líderes como el presidente boliviano, Evo Morales, o el nicaragüense, Daniel Ortega, "desmantelen instituciones democráticas y ataquen intereses de EE.UU. al tiempo que se benefician de subsidios estadounidenses".

"Antes o después, debe obligarse a (esos líderes) a elegir entre el socialismo de medio pelo del señor Chávez o la democracia del siglo XXI", concluye.

Acerca del Autor