Los guatemaltecos elegirán el próximo presidente entre un militar y un populista

Guatemala, 12 sep (EFE).- Los guatemaltecos elegirán a su próximo presidente en una segunda ronda electoral el 6 de noviembre, al no haber podido lograr la mayoría necesaria los dos candidatos más votados este domingo: Otto Pérez Molina y Manuel Baldizón.
Con el 95 por ciento de las 16.668 mesas escrutadas, el Tribunal Supremo Electoral informó hoy de que Pérez Molina, candidato del Partido Patriota (PP), lograba un apoyo del 35,9 por ciento, y Baldizón, de Libertad Democrática Renovada, un 23,5 por ciento.
De esta manera se confirmaron los pronósticos de que habrá una segunda vuelta, que, según la ley electoral guatemalteca, es obligada si ningún candidato a la Presidencia logra el 50 por ciento más un voto en primera instancia.
Tanto Pérez Molina, un general retirado de 60 años que promete "mano dura" contra la violencia, como Baldizón, un empresario de 41 años que se ha destacado por sus propuestas populistas para combatir la pobreza, manifestaron hoy su satisfacción por tener una nueva oportunidad de competir por la Presidencia de Guatemala.
También anunciaron que "de inmediato", junto a sus respectivos comandos de campaña, iniciarán el trabajo proselitista para la cita con la urnas el 6 de noviembre próximo y confirmaron que buscarán alianzas con el resto de partidos, pero aseguraron que "no negociarán" puestos ni cuotas de poder.
En tercer lugar en las elecciones presidenciales quedó el académico Eduardo Suger, del derechista partido Compromiso, Renovación y Orden (Creo), con poco más del 16 por ciento.
La dirigente indígena Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz 1992 y única candidata de izquierda en la puja por la Presidencia quedó sexta con un 3,2 por ciento de los votos.
Menchú pidió hoy a las autoridades electorales que "investiguen a profundidad" las múltiples denuncias de "acarreo" de electores y "compra" de votos en diferentes partes del país.
La dirigente indígena acusó a los partidos ganadores de "lucrar" con las necesidades de los más pobres y aseguró que, a pesar del resultado adverso que obtuvo en las urnas, continuará trabajando en la "reforma del Estado" para lograr la democratización de las instituciones y la igualdad social.
En las votaciones del domingo, los guatemaltecos también escogieron a 158 diputados al Congreso y 20 al Parlamento Centroamericano, así como 333 alcaldes.
Ppasado el mediodía de este lunes aún no se habían dado a conocer los resultados finales de esas elecciones.
La misión de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA) manifestó su satisfacción por la forma en que se desarrollaron los comicios y felicitó al Tribunal Supremo Electoral por el trabajo realizado, pero también expresó su preocupación por la tardanza en el escrutinio.
"La Misión ve con alta preocupación la lentitud con la cual el Tribunal Supremo Electoral entregó los resultados preliminares de los comicios", subrayó el argentino José Octavio Bordón, jefe del equipo de 86 observadores del organismo interamericano.
Bordón dijo que le preocupó el hecho de que los primeros resultados oficiales se dieran a conocer a las 23.00 hora local del domingo (05.00 GMT del lunes) y lo atribuyó a posibles deficiencias en la capacitación de los integrantes de las Juntas Receptoras de Votos o al gran número de boletas electorales (más de 36 millones).
La misión también deploró las denuncias de los incidentes aislados que se registraron durante la votaciones, pero al mismo tiempo aplaudió la masiva asistencia a las urnas, que según las autoridades electorales, puede superar el 65 %, el porcentaje mayor de los últimos seis procesos electorales en el país.
El jefe de la misión de la OEA hizo un llamamiento a los guatemaltecos a respetar los resultados de las elecciones y anunció que la OEA observará también la segunda vuelta electoral.
Las autoridades electorales calificaron de exitosos los comicios, aunque reconocieron que el escrutinio fue "demasiado lento", lo que achacaron a la tardanza en la transmisión de los datos por parte de las juntas receptoras del voto.
A pesar de algunos incidentes aislados registrados en poblaciones del interior, la jornada electoral estuvo marcada por la calma.
Uno de los pocos incidentes destacado fue la quema, esta madrugada, de las sedes de la Alcaldía y de la Junta Electoral municipal del poblado occidental de San Miguel Pachuca por parte de cientos de opositores que cuestionaron la reelección del alcalde oficialista de la localidad.
Medios locales reportaron que al menos una decena de personas que se enfrentaron con la Policía sufrieron heridas leves y síntomas de intoxicación a causa de los gases lacrimógenos, mientras las autoridades no han reportado detenidos por los incidentes y han asegurado que tomaron el control de San Miguel Pachuca.

Acerca del Autor